Durante la boda de Chelsey Gaudet y Ryan Parks quienes realmente no conocemos, apareció alguien sin anunciar justo en el momento en el que le iban a tomar fotos a la pareja ya como marido y mujer, Justin Timberlake.

Aparentemente el cantante se encontraba almorzando en un restaurante cerca de la locación donde se encontraba realizando el evento cuando el padre de la novia lo vió así que le pidió que se acercara y se tomara una selfie con la pareja.

Gaudet declaró a ET: “Estábamos por tomar las primeras fotografías cuando de repente Justin Timberlake aparece de la nada, le da la mano a mi esposo, nos felicitó y se tomó una foto”.

Hace poco Timberlake tuvo un encuentro menos afortunado con un fanático en un torneo de golf.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: