Este fin de semana comenzó el Lollapalooza 2021, que estuvo repleto tanto de drama -por la pandemia- como de momentos musicales que alegraron a todos aquellos que esperaban con ansias los festivales, tras largos meses de confinamiento. A continuación, te explicamos y mostramos cómo fueron algunas de las presentaciones:

Miley Cyrus

Desde invitados consecutivos de hip-hop hasta mega-hits sin parar, el cartel de Miley dejó mucho de que hablar, solo siendo la primera noche de Lollapalooza. Además de emocionar a sus fans con temas de su álbum Bangerz y su hit del 2009, 7 Things, uno de los momentos más importantes llegó cuando Billy Idol bailó el vals casualmente en el escenario para acompañarla en Night Crawling, para luego cantar White Wedding. Este fue un cameo no anunciado tan masivo que dejó a la multitud aturdida al principio y muy emocionada.

Grandson

Luego estuvo Jordan Benjamin (también conocido como Grandson) que en su presentación reflexionó sobre el 2020 y recordó a los asistentes del festival que sean amables entre sí. «No tienes idea de lo que ha pasado la persona a tu lado», aconsejó.

Él mismo confesó que había sido un año aislado y agregó que todos se sienten oxidados cuando se trata de asistir a festivales. Además, bromeó que estaba «jodidamente harto de cantar en la ducha» mientras él y su banda presentaban una mezcla de rock, hip-hop y EDM, para luego cantar a cappella Bury My Face Down .

También trajo invitados sorpresa. El rapero de Chicago Vic Mensa se unió a él para interpretar Oh No !!! y más tarde, Jessie Reyez y Grandson interpretaron Rain, una canción que escribió para la próxima película de The Suicide Squad.

Tyler, The Creator

Tyler, the Creator, en su regreso más reciente a Lollapalooza, ascendió a cabeza de cartel en el escenario principal. El chico, para su set, decidió demostrar sus diversas épocas, reconociendo su controvertido pasado mientras aún les daba a los fanáticos de la vieja escuela una muestra de esos primeros días.

Entre su propuesta de escenografía llevó un bote. «Fui asqueroso», dijo el rapero recordando su propuesta. «Yo era jodidamente desagradable» y «feo».

Su serie de canciones más recientes (del álbum CALL ME IF YOU GET LOST) fue lo más destacado, pero también lo fueron sus a temas como See You Again, 911 y Boredom, que aunque fueron escritas antes del Covid, resonaban con el anhelo y la soledad propios de la época.

Tyler, en su discurso, quiso recordarle a los críticos que puede haber redención después de la ignorancia juvenil.

G Herbo con Chance the Rapper y DCG Brothers

G Herbo estuvo a punto de ser agregado en el último minuto a la alineación oficial del festival para reemplazar a Young Thug, quien fue subido a un puesto de cabeza de cartel en lugar de DaBaby el domingo, pero los fanáticos que lo adoraban sabían que estaba donde pertenecía. Ya había actuado con Miley Cyrus el jueves, y anteriormente tocó en el Lollapalooza del 2018.

Compartió el espacio con los hermanos DCG para interpretar Mmhmm. Luego destacó lo importante que es que todos nos cuidemos unos a otros.

“Necesitamos normalizar, desestigmatizar y hablar sobre salud mental”, dijo, antes de interpretar PTSD, canción dedicada al fallecido rapero de Chicago Juice WRLD. Para esta, decidió subir a los raperos Lil Uzi Vert y Chance the Rapper.

Foo Fighters

Foo Fighters, ya conocidos como veteranos y «banda de festival por excelencia» decidieron no alejarse mucho del material que presentaron en otros sets recientes, interpretando algunos de sus mayores éxitos como The Pretender, Learn to Fly y My Hero.

También le agregaron al set un aire familiar, ya que para la hija de Grohl, Ofelia, cantaron Feliz cumpleaños, y él y su hija Violet cantaron su versión de Nausea de X. Presentaron también Times Like These y, durante dos horas, se pudieron escuchar las cautivadoras historias de Grohl, moviéndose al ritmo de las improvisaciones como si nada más importara, excepto sentir las vibraciones de un espectáculo sólido. Según la prensa y los fanáticos asistidos, «fue un pequeño escape antes de que la realidad regresara».

Machine Gun Kelly

Fue parte de la organización del festival y la empresa Bud Light el organizar sesiones sencillas y sorpresa para artistas selectos en un pequeño jardín de Grant Park. De esto muy pocos fanáticos sabían, y Machine Gun Kelly era uno de los que planeaba llegar para su actuación sorpresa el sábado por la tarde. Los afortunados que llegaron a tiempo pudieron disfrutar de My Ex’s Best Friend, Bloody Valentine e incluso una versión de Misery Business de Paramore. La voz del rapero pop-punk solo podía ser transmitida hasta cierto punto por la configuración de los altavoces en miniatura del escenario, pero sus fanáticos gritando hicieron que muchas personas corriera a disfrutar de su espectáculo.

Roddy Ricch, Polo G y Mustard

Estos tres cantantes decidieron presentarse juntos en la tarima del Lollapalooza. Uno de los momentos más recordados fue cuando Roddy Ricch expresó riéndose: «Hice mal, la cagué», durante su interpretación de Down Below, a lo que sus fanáticos, entre risas, parecieron perdonarlo.

Para mejorar ese momento fue cuando el chico acudió a la ayuda del rapero de Chicago Polo G, que acababa de actuar al otro lado de Grant Park, para cantar Fame & Riches -del mismo Polo G-; luego Roddy se unió a Mustard para High Fashion, para luego interpretar Late at Night.

Rich también metió en el set su tema con el fallecido Nipsey Hussle, Racks in the Middle. También le rindió tributo a Pop Smoke cuando interpretó la canción The Woo. Una canción que soltó, sin dirigirse a su colaborador original, fue el megahit Rockstar con DaBaby, que estaba programado para actuar el domingo antes de que lo sacaran por lo sucedido días previos a su discurso ofensivo y homofóbico.

Ed Maverick

El cantautor mexicano Ed Maverick , con tan solo 20 años, cautivó al público del festival sus canciones maduras y con gran nivel de sabiduría y angustia, común de personas más allá de sus años.

Durante las primeras horas del Lollapalooza, se apresuró a hacer que los fanáticos, especialmente aquellos con banderas mexicanas sobre los hombros, se desmayaran con su trabajo de guitarra sin esfuerzo y su voz de espíritu viejo y conmovedora.

Durante su set tanto su música como sus bromas en el escenario fueron estrictamente en español. A pesar de que algunos espectadores parecían no hablar el idioma -mientras que otro si-, todos estaban igualmente cautivados por su actuación serena y emocionada.

Flo Milli

La rapera de Alabama, hoy en día convertida en sensación de TikTok, fue llevada al escenario de Grubhub, una plataforma de tamaño mediano escondida detrás de los árboles, que no impidió que sus canciones atrajeran a una multitud demasiado grande para el espacio.

Desde temas como Beef FloMix hasta In the Party, los versos de Flo Milli giraron en torno a su estilo hiperfemenino y de conversación pegadizo, que recuerda a canciones de artistas de la década de 2000 como Lil Mama y Kreayshawn.

Cuando soltó May I, la multitud salió a la calle y se paró de puntillas junto a la valla para rapear.

Kim Petras

Aclamada como la primera estrella pop trans de Estados Unidos, la chica realizó una actuación digna de un estadio en Lollapalooza con singles explosivos, láseres llenos de humo y bailarines bien coreografiados.

Para abrir el set, debutó con una próxima canción a estrenarse llamada The Future Starts Now, que sonaba «como un remix de Daft Punk de Dua Lipa» expresaron así los fanáticos y la prensa.

Megan Thee Stallion

Podría decirse que una de las mayores exponentes del hip-hop en los últimos dos años ha sido Megan Thee Stallion. La rapera de Houston, comenzando su «verano de chica sexy», interpretó los temas que la convirtieron en una fuerza imparable : Savage, WAP y su debut Hot Girl Summer, tema que la puso en el centro de atención.

Megan no solo pudo realizar esos éxitos para los fanáticos en persona, sino que también pudo ver el impacto de su himno positivo para el cuerpo en tiempo real mientras personas de todos los tamaños y de todos los lugares del mundo bailaban.

Journey

Esta agrupación ha formado parte del cartel del Lollapalooza por años. Esta vez, los espectadores ocasionales que esperaban escuchar Don’t Stop Believin o Any Way You Want It obtuvieron interpretaciones melodramáticas y mejoradas de las canciones, haciéndolas perfectas para un festival.

Journey, a pesar de sentirse cansados de interpretar esas pistas después de reproducirlas en repetición durante más de 40 años, parecían orgullosos de entregar sus productos básicos. El cantante Arnel Pineda, tenía tanta energía en el escenario, que hizo que su fanaticada estuviera cantando todo el set como karaoke, sin dar indicios de rendirse en ningún momento.

A %d blogueros les gusta esto: