El cantautor pop norteamericano y ex-N’sync Justin Timberlake no esta desconectado de lo que pasa en su país.

El artista interpretó el tema de Sam Cooke “A Change Is Going To Come” uno de los temas que sirvió de himno para el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos durante los años 60.

La interpretación sucede justo cuando el país enfrenta una controversia por las protestas en la NFL y un día antes que el artista se presentará en el concierto de la solidaridad en Charlottesville en respuesta a las concentraciones de supremacistas blancos en la ciudad.

Escucha el cover aquí:

A %d blogueros les gusta esto: