Con motivo del estreno de su más reciente álbum ‘Tomates Fritos’, nos comunicamos con Boston Rex, vocalista y líder de la agrupación de Puerto La Cruz, para que nos hablara un poco sobre cada canción que compone el disco y las historia tras ellas.

Un ejercicio a primera persona en el que el líder y compositor principal de la banda portocruzana nos explica de qué va cada canción incluida en este quinto disco.

1. Multicolor

Este es el primer tema que hicimos para el disco, y es el que abre este nuevo universo. La música la compuse en un piano, pero fue cuando llegamos al estudio que lo llevé al sintetizador. Las primeras palabras y frases que me llegaron a la mente y que tenían dándome vueltas, me recordaron la primera vez que hice ayahuasca, que la hice en esos mismos días. Me encontré con algunas verdades, y más allá del tripeo que puede ser un viaje de ayahuasca, el aprendizaje espiritual que uno saca de es brutal. Me encontré con algunas cosas que no sabía ni siquiera que existían, de ahí sale esa canción.

2. Me cuesta

Esta canción habla sobre una especie de arrepentimiento. Empezar a ver, después de tanta tempestad, que por lo menos para mí lo fue el año 2014, el despertar de finales de ese año, y el 2015, cuando las cosas empezaron a repararse.

3. Calma

Este tema mutó bastante. Al principio era como una especie de balada, estilo Bon Iver, y tenía una letra un poco más profunda, pero después la llevamos a un mood un poco más bailable, y le quitamos un poco de profundidad a la letra también. No tiene un significado profundo más allá de lo que dice.

4. Yo no sé

Este tema lo hice con el piano, y al principio sonaba como Ben Folds Five, pero cuando lo llevé al estudio y lo toqué con sintetizador, todo cambió. Le dimos bastantes vueltas para que llegara a la idea en la que la hicimos, pero una vez que llegamos a esa idea todo fluyó demasiado rápido. Es una canción con la que nos enganchamos muchísimo, es la preferida de unos de la banda. La letra es sobre un episodio chimbo mío, del año 2014, es muy personal.

5. Ya estaba mal

A este tema le dimos muchas vueltas. La letra siempre estuvo con nosotros, pero musicalmente, al principio era como una balada de Fito Páez, Charly García, de finales de los 80. Después llegamos a una versión más rock, tipo Black Keys, y la terminamos llevando a esta idea acústica que después pasa a la estética del sintetizador. La letra lo dice bastante claro: este país siempre ha estado mal. Ahorita está peor que nunca, pero siempre ha estado mal, y habla sobre eso, el conformismo, reírnos de todo cuando la vaina está jodida, nunca tomar las cosas en serio. Es un poco de autocrítica.

6. Me veo sin ti

Al principio, este tema fue el más atrevido. Cuando estábamos haciendo las canciones, sentíamos que esto no somos nosotros, de hecho nos lo preguntábamos, “¿ustedes se ven tocando esto?”. Teníamos un sobrenombre para el tema, lo llamamos “Deep water”, por las aguas profundas donde nos estábamos metiendo. Tuvo como 8 versiones. De hecho, en algún momento nos vamos a atrever a publicarlas, porque es un vacilón cómo fue mutando. Y el tema lo dice todo, de cuando andas con una persona y sabes que ya eso no va a ningún lado, pero sigues.

7. Mitad dual

Este tema fue un accidente dentro del disco, jugando un poco con unos sonidos de teclados. De repente me pareció una canción de Cerati, traté de perseguirla, y en el camino me fui para otro lado, olvidé un poco lo de Cerati. Después retomé la idea de hacer esa poesía un poco abstracta, la del mensaje oculto, de las frases que te llevan a algo. Quise hacer una especie de mini tributo a Gustavo Cerati, o se convirtió en eso, aunque la música no precisamente lo sea.

8. Hospital

Este es un tema que yo escribí hace muchísimo tiempo, me salió como un año después de ‘Hotel Miramar’. Tenía una música al estilo “Zoológico”, de ese disco, que era más parecido a lo de antes, por así decirlo. Pero el tema me perseguía, tenía la letra, es un tema que habla de la crítica a la música actual, el mercado, los que tienen en la mano el poder de hacer sonar la música bien o mal. Lo cambiamos el día antes de ir al estudio, le dimos esta versión que es a la vez como bailable.

9. Me cansé

Esta canción no hay que explicarla mucho en cuanto a la letra. Musicalmente, son estas canciones que de pronto te llegan, llegó con letra, llegó con coro, con todo a la vez. Lo que intentamos fue ponerle un poco de estética. Es de esas canciones que son muy sencillas, pero que por lo mágico de su llegada uno trata de respetarlas siempre y que la esencia se mantenga.

10. Sven

“Sven” es uno de mis temas preferidos del disco. Le dimos muchísimas vueltas. Primero lo llevé al estudio y no les gustó a los muchachos. Después lo llevé como si fuese otro tema, pero ellos no lo recordaban, y esta vez sí me lo compraron. Le dimos muchísima vuelta al intro, porque no encontrábamos la manera de presentarla. De hecho, tú la ves y es rara. El bajo lo toca Kike como si fuera un bajo barítono, yo toco el sintetizador como si fuera el bajo, hay varios cambios ahí. Esta canción habla un poco sobre el venezolano, sobre cómo ha llegado esta nube negra y tú puedes ver en la cara de la gente que muchos están como entregados. Y mucha gente que tenía fe de que las cosas podían cambiar están mal. Al principio no se iba a llamar “Sven” sino “Ven”, pero cambió de nombre por un accidente un poco chimbo que no explicaré por ahora.

11. Volver atrás

Este es uno de los temas más experimentales del disco. Quisimos que el tema no sonara tan común. Cuando la maqueta llegó era común, y estábamos ladillados de la misma canción. Empezamos a cambiarla, y suena más a música de los 80, porque casi todos los sonidos que usamos eran de un teclado de esa época. La letra es bastante clara, las personas no van a cambiar, hay gente con la que tienes ciertas relaciones, y sabes que pueden poner mucho pero siempre vuelven a lo mismo.

12. Huyendo de la tempestad

A esta canción la llamábamos “Zelda”, porque a Max le sonaba como una canción de Zelda. Esta canción la escribí en un tiempo en el que tuve como 5 o 6 panas cercanos, que se fueron a vivir a Argentina o Chile, y todos se iban como huyendo. Habla un poco sobre ese asunto, no sólo cómo se sentían ellos, sino también cómo me sentía yo al respecto.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: