Son miles las canciones que exploran un corazón roto pero no todas son tan honestas como “Agnes” de Glass Animals. Entre el beat alegre y la depresión de la letra crean un contraste que dibuja perfectamente el proceso de superar, o intentar superar, una relación.

Mención aparte merece el simple pero efectivo vídeo dirigido por Eoin Glaister. Grabado en una centrifuga humana muestra las reacciones del vocalista Dave Bayley que no duda en compararlo con un corazón roto: “Literalmente puedes sentir como tu corazón cambia de forma y pelea para seguir latiendo… se aplasta dentro de tu pecho, es similar a la horrible sensación de hundimiento y dolor de pecho que solo viene con total y absoluta tristeza. Luego te desmayas” expresá el artista en la descripción del video.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: