Si un estilo musical se ha ganado una mala reputación es la música disco. A pesar de tener varios artistas clave para el desarrollo del pop en sus filas, nombres como The Bee Gees, Abba, Donna Summer, Chic y Giorgio Moroder, el sonido terminó siendo considerado un tanto cliché y aburrido, al menos hasta los 90 y Daft Punk.

El dúo de electrónica francés fue formado hace un poco más de 25 años por Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter a principios de los 90, luego de que no les fuese tan bien en una banda de punk, junto a Laurent Brancowitz de Phoenix. Con un nombre que se burlaba de una de las reseñas de uno de los eventos en vivo de su grupo original, los franceses rápidamente dejaron claro que eran diferentes dentro del mundo electrónico.

Su debut de 1997 ‘Homework’ fue mucho más que un primer aviso, fue una declaración de principios. Sí, la influencia del techno y el house es evidente, pero ya se empezaba a notar otras influencias en la banda. El disco tiene pistas de música disco y funk en particular temas como “Da Funk” o “Daftendirekt” y en el resto de las canciones el sintetizador no se aleja demasiado de las lecciones de Morode; vale escuchar el clásico “Around The World” si se busca una prueba.

Sin embargo no es hasta su segundo disco, el explosivo ‘Discovery’ que la banda mostró abiertamente su amor por la música disco. Aunque aún es un trabajo de house, la banda simplemente deja viajar sus canciones a la dirección que necesitaban y esto permitió que el grupo dejara que las guitarras de funk y los vocoder tomarán fuerza, llevándonos sin demasiados problemas a una discoteca de los 70 ubicada en marte. Vale escuchar los temas como “One More Time”, “Aerodynamic”, “Harder, Better, Faster, Stronger” y la balada “Digital Love” que cada una sirve al mismo tiempo como un salto adelante en toda la música bailable y un tributo a lo que vino antes. Daft Punk ya estaba aquí dando la definición de retrofuturismo en la música.

Este sonido a medio camino entre el trance y el disco en clave technicolor. sirvió de base para empezar la carrera de varios artista del mundo electrónico. Nombres como David Guetta, Justice, o Avicii nombran no solo a la banda sino a este disco entre sus grandes influencias.

Sin embargo al grupo le quedaba un reinvención más. Luego del divisorio ‘Human After All’ (2007), una gira mundial aún considerada una de las mejores de la electrónica (capturada en el disco ‘Alive 07’) y una colaboración con Kanye West cuando todavía era un músico y no una figura de tabloides, el grupo desapareció por un tiempo.

Finalmente, luego de un anuncio épico con el que se robaron el Coachella sin presentarse, De-Homen Cristo y  Banglater volvieron en 2013 con un disco cuyo impacto parece aún infravalorado: ‘Random Access Memories’. El disco es un retorno de lleno a la música disco, con la guitarra de Nile Rodgers, miembro de Chic, guiando el sonido por encima de los sintetizadores y las laptops. El grupo se juntó con los colaboradores más llamativos de su carrera, Julian Casablancas presta su voz para “Instant Crush”, el respetado compositor Paul Williams pone sus manos en la ópera disco de “Touch”, Todd Edwards vuelve a prestarle su voz al dúo francés en “Fragments Of Time”, Panda Bear de Animal Collective ayuda a crear la pieza electrónica “Doin It Right” y por supuesto Pharrell Williams pone su voz en los clásicos inmediatos “Get Lucky” y “Lose Yourself To Dance”.  El disco consiguió una amalgama entre la música disco y el pop, pero sobre todo se alimentó de la misma energía “cool” de trabajos de los Strokes o del debut de Justice.

En perspectiva, el disco ha tenido una influencia importante. Sirvió como primer balazo de un movimiento de neo soul con una deuda profunda en el disco music. De hecho, Pharrell Williams, Mark Ronson, The Weeknd e incluso músicos de hip-hop han tomado los beats del disco como base en algunas canciones, es difícil pensar que “I” de Kendrick Lamar o “Tints” de Anderson Paak fuesen hits sin Daft Punk reabriendo la puerta.

Estos franceses son la definición moderna del sonido disco, pero más que eso consiguieron que el género pasara de una fogata masiva en un campo de béisbol a ser considerado genial de nuevo, y eso solo podían hacerlo un par de robots.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: