En situaciones de crisis es normal que todos queramos conseguir una manera de aportar a resolver el problema. Cada uno busca como hacerlo desde su propia trinchera y los músicos no son la excepción.

La reciente crisis en Venezuela ha llevado a varios artistas a organizar el concierto: Venezuela Aid Live. Es complicado no pensar en eventos anteriores para buscar pistas de lo que puede conseguir y empezar a revisar los archivos de la historia del rock y el pop para ver los resultados anteriores.

La historia política contemporánea está llena de ejemplos. Desde los conciertos Live Aid y Live 8 creados por Bob Geldof con la intención de juntar fondos para combatir la hambruna en África, o los eventos como el concierto de Roger Waters en donde una vez estuvo el muro de Berlín. Al mismo tiempo eventos que no fueron pensados como sucesos políticos terminan teniendo un peso importante en el desarrollo de los hechos, como el paso Bruce Springsteen por La República Democrática Alemania (el lado controlado por la USSR).

Estos conciertos son una institución interesante dentro del mundo musical. Es normal que los artistas sueñen con cambiar el mundo, después de todo el no es un mito la idea del músico bohemio que empezó en las calles.

Sin embargo muchas veces son criticados como medidas pobres que no resuelven los problemas reales que los motivan. El concierto Live Aid de 1985 recaudó unos 150 millones de libras, pero su manejo no fue tan útil para enfrentar los problemas de Etiopía.  Un artículo de Spin publicado originalmente en 1986 y re-publicado en 2015 relata cómo el dinero recaudado por el evento fue usado por el gobierno etíope para comprar armas de guerra que uso para masacrar a su gente, por su lado la serie de conciertos Live 8 no consiguió llevar sus propuestas a la cumbre del G8 de 2005.

Irónicamente el hombre que inspiró a Bob Geldolf parece haber entendido mejor estos problemas. En 1971 George Harrison organizó el recordado Concierto por Bangladesh. Por un lado lo recaudado por el concierto y el disco fue manejado en su mayoría por Unicef , y Harrison supo la importancia que las voces de artistas como Bob Dylan, Billy Preston, Eric Clapton y Phil Spector juntos elevando su voz por una causa común. Aunque el dinero no llegó a la UNICEF a tiempo por problemas de impuestos los medios voltearon a ver el caso de frente. Como Harrison lo expresó en una entrevista para su autobiografía “Lo importante no era realmente el dinero, lo importante era subrayar lo que pasaba en Bangladesh, y ver si era posible terminar con la guerra”.

Los efectos del concierto aún son recordados por varios historiadores de Bangladesh como un punto de quiebre en la opinión pública internacional sobre el tema, convirtiendo el caso en uno de los más hablados de los ciclos noticiosos del momento. Ejemplo que parece haber heredado el concierto por el cumpleaños 70 de Nelson Mandela, con un lineup que incluyó a Sting, Stevie Wonder y Whitney Houston. El evento sirvió para hacer presión sobre el gobierno sudafricano, que empezó su proceso de negociación para liberar a Mandela por las mismas fechas.

Por su lado sucesos como el ya mencionado concierto de Springsteen en la Alemania comunista terminaron marcando a una generación de jóvenes. Un repaso del artículo escrito por el diario El País de España narra el evento, recordando la despedida del artista: “pero tengo la esperanza de que algún día caigan las barreras. No creo en este Gobierno, pero eso no impide que os asegure una cosa: tarde o temprano todos los muros, como el que divide esta ciudad en dos, van a saltar en mil pedazos”. Aunque no fue convocado como concierto político es difícil pensar que un comentario como ese, a metros del emblemático muro, no haya tenido efecto alguno en los presentes.

Antes que Springsteen dinamitara los cimientos del muro con algunos acordes, David Bowie había empezado a causar algunas grietas en la idea de un muro. El icónico tema “Heroes” fue compuesto inspirado en el muro, y en una pareja de amantes que se entregaban besos furtivos cerca de su vigilancia.y su concierto de 1987 fue una de las primeras veces que para muchos la idea de una Alemania unida paso por la mente de algunos de los habitantes de Berlín. Presentándose cerca del muro en la Alemania Occidental cientos o miles de personas del otro lado decidieron acercarse a escucharlo, aunque no pudiesen verlo. “Podemos ser héroes sólo por un día” pasó a ser más que un sentimiento por un pequeño minuto.

La música no es capaz por sí sola de generar un cambio. Pero la historia nos demuestra que es una buena manera de canalizar esfuerzos y de hacer que la posición pública voltee a ver lo que pasa en una esquina del planeta que quizás no había oído nombrar nunca. Lo que pasa hoy en Cucuta puede ser un paso importante, tanto por lo que nos haga animicamente cómo por la posibilidad de que todo el planeta nos vea.

En este momento canales internacionales están transmitiendo lo que pasa en Venezuela y reseñando nuestra crisis. Sumando ojos y voces a nuestro drama particular. Nombres como Miguel Bosé, Fonseca, Juan Luis Guerra, Carlos Baute, José Luis Rodríguez y Maluma ya han llamado la atención a nuestra frontera. No parece ser un día facil para la dictadura, aunque intente sacar los canales del aire.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: