El baterista Orestes Gómez es uno de los músicos más infravalorados de la escena alternativa venezolana, combinando sonidos del jazz con electrónica alternativa y pop además de ser pieza fundamental de grupos como McKlopedia.

Por tanto no es de sorprenderse que su nueva sesión en viva ‘Live At Tihuatlán’ sea tan brillante como extraña. Acompañado de Agustín Ayala en los teclados, Daniel Briceño bajista de La Vida Bohème y Leonardo Jaramillo “El Kamaron” de Okills en la guitarra muestra una capacidad única de crear paisajes sonoros en clave de jazz.

Puedes disfrutarlo aquí:

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: