El pasado viernes el cantante pop, Justin Bieber, fue avistado en las calles de Amsterdam, Holanda, utilizando un extraño disfraz. El objetivo de este no era celebrar ninguna fiesta tematizada en halloween sino para pasar desapercibido entre sus fanáticos de la localidad.

Era un disfraz realmente malo así que no le sirvió de nada. Debajo de la peluca mal colocada, la barbilla que parece un parche y unos bastante perturbadores bigotes postizos se hizo obvio que se trataba de Bieber. Tal vez el andar con sus guardaespaldas tampoco lo ayudó.

 

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: