Es normal y completamente entendible que la percepción actual de la sociedad sobre los políticos sea bastante pesimista. Pero de igual manera, todos asumimos que son un mal necesario.

Lo que hay que terminar de entender es que son tan humanos como uno. Si bien su trabajo es guiar naciones al bienestar (a veces lo logran, a veces no), no significa que no puedan tomárselo con algo de sentido del humor, y dejar salir su lado más artístico de vez en cuando. Y es esa cara de los políticos las que nos hace ver que no necesariamente están perpetuamente arruinando nuestras vidas, sino que también pueden entretenernos, aunque sea por un rato.

Para demostrar eso, hicimos una selección de políticos al rededor del mundo que han dejado ver su faceta de artistas, deleitándonos con su talento y tratando de ganarse nuestros corazones a través de sus voces.

Silvio Berlusconi

Berlusconi, primer ministro de Italia en cuatro ocasiones, es todo un personaje del medio italiano. Bastante polémico en cuanto a sus declaraciones, sus amistades (se consideraba amigo cercano del difunto dictador Muammar Gaddafi) y sus escándalos sexuales (orgías, acoso a menores). Pero fuera de eso, Berlusconi también ha logrado cultivar una carrera artística. De joven era cantante de crucero, y realmente nunca dejó de cantar. En el 2011 publicó un álbum de baladas de amor escritas por él, y se sabe que se ha presentado en fiestas privadas de líderes mundiales como George W. Bush y Vladimir Putin.

En el 2013, se presentó en la fiesta de cumpleaños del Alcalde de Roma, para cantar “Un monsieur attendait”, del francés Georges Ulmer.

Vladimir Putin

Putin no sólo disfruta del buen entretenimiento, sino que también le encanta entretener. El presidente de Rusia, considerado como una de las personas más poderosas e intimidantes del mundo, asistió en el 2010 a un evento de caridad celebrado en San Petersburgo para reunir fondos para los niños con cáncer. En medio del evento, la anfitriona se acercó a pedirle que subiera a la tarima a cantar, y terminó accediendo.

Putin interpretó la canción “Blueberry Hill”, original de Fats Domino, abriendo con un sutil piano para luego ponerse de pie y cantar el resto de la canción.

Barack Obama

Obama es probablemente el líder mundial más cool que ha habido, y eso lo ha dejado ver a través de su sentido del humor en momentos como su slow jamming de noticias con Jimmy Fallon, o en su discurso en la cena de corresponsales en la Casa Blanca, donde sorprendió a todos con su mic drop.

En el 2012, en la Casa Blanca se organizó el evento ‘Red, White & Blues’, donde se invitó a importantísimos artistas como B.B King, Gary Clark Jr., Mick Jagger y más, para rendir homenaje al blues. En medio de la fiesta, Obama hizo su featuring, cantando un par de versos de la canción “Sweet Home Chicago”, de los Blues Brothers.

Bill Clinton

Para la celebración del cumpleaños número 80 del recién fallecido primer ministro de Israel, Shimon Peres, parte del entretenimiento fue un coro compuesto por 40 niños judíos y 40 niños árabes, dirigidos por la cantante y activista israelí Liel. Entre los invitados se encontraba el Presidente Clinton, y Liel lo invitó a subir a la tarima para acompañarlos en la siguiente canción.

Fue así como Clinton terminó cantando “Imagine”. El hecho de contar con judíos y árabes cantando por la paz es bastante enternecedor, pero todo el performance de Clinton es en realidad muy incómodo. Nada que ver con su presentación en el show de Arsenio Hall, cuando tocaba el saxo.

Hugo Chávez

Para Venezuela y el mundo, Chávez no fue sólo presidente, sino un ícono de la cultura pop, digno de gritos y llantos cual Elvis Presley. Su legado es amplio y extenso, que va desde un envidiable archivo de tweets que sirven para todo, vídeos con sus más increíbles momentos, y toda una colección de fotos para satisfacer nuestra sed de memes.

Dejando la politiquería y el quiebre absoluto de una sociedad de lado, la empatía de Chávez era innegable, y de cadena en cadena dejaba ver su lado más humano, uno en el que canta en vivo y en directo a nivel nacional “Se me olvidó otra vez”, de su allegado y recién fallecido Juan Gabriel.

BONUS: Nicolás Maduro

A pesar de que el llamado “hijo de Chávez” no logra igualar sus proezas, por lo menos lo intenta. No podemos olvidar el pasado musical de Maduro, cuando tocaba en su agrupación Enigma. Y de vez en cuando decide lucir sus habilidades musicales.

No pasó por alto para nadie cómo en una de sus más recientes cadenas nacionales, mientras inauguraba una nueva escuela, se puso a cantar para los niños una serie de éxitos infantiles de ayer y de hoy, incluyendo la clásica “María Moñitos”.

El más puro talento presidencial.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: