Todos sabemos quién es Kanye West. Hasta el que no quiere saber, está al tanto de lo que sucede en torno a él. Es como si ‘Game Of Thrones’ fuese una persona. El artista ha sabido mercadearse a sí mismo como nadie nunca. El rapero, productor musical, compositor y diseñador de modas supo aprovechar el impulso de su innegable talento musical para volverse una de las personalidades más relevantes del mundo. Pero Kanye tiene un detalle bastante particular, que lo ha hecho mantenerse en el top-of-mind de la cultura pop. Además de ser un músico visionario, es también una de las personalidades más polémicas de la industria. Quizás para él es una reacción natural, pero parece ser que es una de esas personas que no soportan no ser el centro de atención.

Autodenominándose “Yeezus” -tras un juego de palabras entre su apodo Yeezy y Jesús- con su lanzamiento del 2013, Kanye sólo reconfirmó lo que muchos ya sabíamos. El tipo es un megalómano. Y está buscando perpetuamente llamar la atención, indiferentemente si es de manera positiva o negativa, y por el medio que sea.

Su talento es indiscutible, y fue éste el que le dio la fama desde que empezó como productor, alcanzando grandes nombres como el de su colega y amigo cercano Jay-Z. No fue sino hasta el 2004, con el lanzamiento de ‘The College Dropout’, que el nombre de Kanye empezó a escucharse verdaderamente. Obtuvo 10 nominaciones a los Grammys por ese disco. Pero parece que desde ese momento se abrió una caja de Pandora, y ahora no hay quien la pueda cerrar.

El masivo ascenso de Kanye fue solo el inicio. Su reconocimiento como personalidad en el mundo artístico abrió las puertas a algo más grande: a un ser humano dispuesto a cambiar el mundo, según su propia perspectiva.

Sus primeros escándalos

En el 2005, Kanye fue uno de los artistas que formaron parte del Live 8, un festival de música que se realizó desde 8 países distintos simultáneamente para recaudar fondos para combatir la pobreza y el SIDA. Frente al micrófono, el artista desató polémica al declarar en tarima que fue el gobierno el que creó el SIDA y lo llevó hasta África, de la misma manera en que en los 80s creó el crack para disolver al grupo rebelde de las Panteras Negras.

Más tarde ese año, fue invitado como personalidad para hablar en nombre de la Cruz Roja en televisión nacional. La transmisión especial buscaba despertar conciencia y recolectar dinero para las víctimas del Huracán Katrina. Fue entonces cuando Kanye ignoró el teleprompter y, tras una serie de declaraciones en torno a lo que la tragedia significaba para las víctimas negras, dijo que al presidente de Estados Unidos George Bush no le importaban las personas negras. Esto tomó fuera de base a todo el equipo de producción, y costó unos cuantos segundos al aire para volver a la normalidad.

Fue a partir de entonces que Kanye entendió el poder de los medios, magnificado por su poder como figura pública. Su canción “Jesus Walks” obtuvo un Grammy por Mejor Canción de Rap, y fue enlistada por medios como Rolling Stone y Pitchfork como una de las mejores canciones de los 2000.

Ese mismo año publicó su álbum ‘Late Registration’, que sólo le dio más fama aún. Recibió un Grammy por Mejor Disco de Rap, y fue nominado a Disco del Año. Su fama solo siguió en ascenso.

Luego, en el 2006, el músico apareció en la portada de la Rolling Stone usando una corona de espinas, con sangre corriendo por su rostro. Esta portada encendió polémicas, a lo que Kanye respondió: “¿Quieren que sea grandioso pero no quieren que diga que soy grandioso?”
Kanye West Jesus Cusica PlusEl ego de Kanye ya había alcanzado niveles sin precedentes. Sus apariciones públicas se volvieron cada vez más escandalosas. Publicó ‘Graduation’ en el 2007 y ‘808s & Heartbreak’ en el 2008, otro par de extremadamente aclamados discos para el artista. De estos álbumes se extraen trascendentes éxitos como “Stronger”, “Good Life”, “Love Lockdown” o “Heartless”.

La imagen de Kanye se fue haciendo cada vez más pública y relevante para los medios, y empezó a adentrarse en la vida de aquellos que no estaban al tanto de nada, ni siquiera de la escena del hip-hop.

La infame interrupción de Taylor Swift en los VMAs

Un punto clímax en su entrada al mainstream fue su reconocido episodio en los Video Music Awards del 2009. En estos premios, el músico recibió varias nominaciones, y asistió acompañando a sus buenos amigos Jay-Z y Beyoncé. Las nominadas a Mejor Video Femenino incluían a Taylor Swift con “You Belong With Me” y Beyoncé con “Single Ladies (Put a Ring On It)”. Anunciada Taylor Swift como la ganadora, Kanye West decidió que era muy prudente subir a la tarima a expresar su opinión al respecto. Le quitó el micrófono a Taylor de las manos en medio de su discurso de agradecimiento para decir que el video de Beyoncé es de los mejores que ha salido este año, destruyendo el momento de la artista primeriza. Más tarde Beyoncé recibió un premio y se disculpó públicamente con Taylor por la actitud de su amigo. A pesar de esto, Kanye se adueñó de los titulares alrededor del mundo durante esa semana, y dejó como legado el épico “I’mma let you finish”.

Este episodio es quizás uno de los más polémicos y que más alcance ha tenido para Kanye. Ahí fue cuando logró emanciparse del mundo de hip-hop para posicionarse como figura pop, aunque fuese negativamente. Montones de artistas, incluyendo al Presidente Obama, se pronunciaron en torno al hecho, condenando la actitud de Kanye. Pero, a pesar de las circunstancias, Kanye logró que el mundo entero hablara de él. Se disculpó más tarde a través de diferentes medios, pero ya el “daño” estaba hecho. Se volvió un punto de referencia desde entonces, y fue a partir de ahí que los medios decidieron que las acciones de Kanye a cualquier nivel eran relevantes.

Pero consciente del escándalo en el que se había metido, Kanye decidió alejarse un poco de los reflectores y se encerró en el estudio hasta que lanzó en el 2010 su álbum ‘My Beautiful Dark Twisted Fantasy’, un disco donde la mezcla entre maximalismo orquestal y electrónico dio como resultado uno de los discos más importantes del siglo, que sirvió como base e influencia para montones de músicos. Fue altamente aclamado por las críticas por su carácter innovador y visionario. Este disco significó para Kanye una nueva faceta como artista. Una quizás un poco más sobria, inclinada más a destacar sus dotes como curador y artista, mezcladas con sus habilidades musicales. De este disco se extrae el film ‘Runaway’.

En este punto fue cuando Kanye empezó a ser percibido de manera distinta a como se le venía viendo desde antes. Antes era considerado uno de los músicos más destacados e influyentes del mundo, pero se convirtió en un artista multifacético, dispuesto a destacar en todas las áreas posibles. Aunque ya había mostrado interés por la moda, y ya había tenido un par de colaboraciones con líneas de zapatos para Nike y Louis Vuitton, a partir de esta nueva etapa empezó a involucrarse muchísimo más en el mundo de la moda. Otro sitio para Kanye para destacar y ser el centro de atención.

Un año más tarde, publica su álbum colaborativo con Jay-Z ‘Watch The Throne’, que incluye el épico himno “Niggas In Paris”. A pesar de que fue igualmente aclamado por su increíble producción musical, una crítica general que se le hizo al disco fue que las letras eran banales y vacías. Fue el disco más Kanye que Kanye había publicado hasta la época, donde los raperos se encargaron de alardear de toda su fama, su fortuna y su estilo de vida, y una que otra crítica social.

Haciendo un reconteo, Kanye en este punto es famoso por: su música, sus inclinaciones hacia el arte contemporáneo, su estética, su involucramiento en el mundo de la moda, sus escándalos. Le faltaba solo una cosa. Una pareja. Y ¿quién más apta para ser pareja del Señor Kanye West que la reina de los reality shows, Kim Kardashian?

Su relación con Kim Kardashian

Si Kanye es como ‘Game Of Thrones’, Kim es como ‘Crepúsculo’. No quieres saber de ella, pero simplemente sucede porque el bombardeo es masivo. Un par de encuentros y se formó en el 2012 una de las parejas más llamativas del mundo del estrellato. Cuando parecía que la hermana Kardashian le dio algo de estabilidad al rapero, se publica en el 2013 el sexto disco de Kanye, y probablemente el mejor y el más ecléctico de toda su carrera: ‘Yeezus’. En este disco contó con la colaboración de más de 20 artistas, y declaró como inspiración la arquitectura y el diseño minimalista, cosa que se refleja perfectamente en el sonido.

Ya a estas alturas es bien sabido que el músico no tiene pelos en la lengua al referirse a él mismo como “el artista más grande de todos los tiempos”. Con “I Am A God” simplemente termina de definirse y básicamente le dice a cada persona que sepa de su existencia que a él realmente no le importa lo que opinen.

Kanye Croissant Cusica Plus

Desde entonces, el músico ha dado de qué hablar en varios ámbitos, como el lanzamiento de su marca de ropa, que generó polémica al tener a la venta una franela blanca -ni más ni menos- por $120, sus apariciones con su esposa Kim Kardashian West, cuando se montó en la tarima de los Premios Grammy del 2015 al ver que a Beck le dieron el premio por Álbum del Año en lugar de Beyoncé -aunque reaccionó justo a tiempo y se devolvió a su asiento-, su postulación a la presidencia de Estados Unidos para el 2020 en los VMAs 2015, y por supuesto, sus arranques en Twitter.

Los agresivos encuentros de Kanye por Twitter

Desde el 2013, Kanye anunció que estaba trabajando en su siguiente disco, al que inicialmente le dio el nombre de ‘So Help Me God’, y anunció que estaría lanzándose en el 2014. Esto no fue así, y el lanzamiento se aplazó dos años enteros, con un cambio de nombre en el 2015. A principios del 2016 anunció que ‘SWISH’ sería publicado en febrero. Luego, el 26 de enero, publicó a través de su Twitter que cambiaría el nombre del disco a ‘Waves’ y que no sería el disco del año, sino “el disco de la vida”.

Cuando anunció el último cambio de nombre, ocurrió un episodio bastante peculiar que captó la atención de miles de usuarios de Twitter. El rapero Wiz Khalifa soltó unos tweets donde indirectamente desaprobaba el nuevo nombre, y mencionaba algo relacionado con “KK”, lo que sin duda alguna desató la ira del semi-Dios al pensar que hablaba de su esposa y la descargó a través de mensajes sucesivos de 140 caracteres. En este descargue, Kanye le recordó a Wiz que él es de la vieja escuela, y es su original gangster (OG). También llamó “stripper” a su entonces-pareja Amber Rose (que resulta ser también ex de Kanye). La riña fue verdaderamente trascendente, y Kanye eliminó cada tweet después de enterarse de que “KK” (Khalifa Kush) es una clase de marihuana confeccionada especialmente para Wiz. Por suerte, hay evidencia suficiente por la web sobre el escandaloso suceso.

Kanye Whiz Kahlifa Cusica Plus

 

Las perennes modificaciones de su último álbum

Superado el suceso, Kanye decidió cambiar el nombre de su disco una vez más, y esta vez fue la decisión definitiva. ‘The Life Of Pablo’ fue publicado el 14 de febrero de este año, exclusivamente a través de TIDAL, por lo menos al principio. También declaró que el formato de CD está muerto, y que lanzaría su música solo a nivel digital a partir de entonces. Dos semanas más tarde anunció el lanzamiento de ‘Turbo Grafx 16’, un nuevo disco que probablemente lanzará este verano.

Aunque no todo se quedó ahí para ‘The Life Of Pablo’. Se ha reportado que Kanye ha retirado el disco de las diversas plataformas, lo actualiza y lo vuelve a montar. Cambia el orden de las canciones, agrega canciones, quita otras, reversiona las que están. Kanye ha llamado a su disco una “expresión creativa que vive, respira y cambia”. Es innegable que Kanye ha revolucionado la manera de compartir música desde la perspectiva del artista, y ha abordado las plataformas digitales y las herramientas que ofrecen de una manera como nadie se lo había planteado nunca.

Finalmente, el controvertido video de “Famous”

La vanguardia en torno a ‘The Life Of Pablo’ no solo la dejó en su ruptura de paradigmas en cuanto a su lanzamiento y distribución. El 24 de junio en un evento exclusivo, y simultáneamente a través de TIDAL, Kanye compartió el vídeo oficial de su canción “Famous”. Este lanzamiento de Kanye rompió internet, y volvió, una vez más, a aparecer en titulares alrededor del mundo. El vídeo es una especie de film casero de 10 minutos donde la audiencia somos unos voyeristas viendo a un montón de celebridades durmiendo en una cama gigante después de lo que aparentemente fue una orgía de superestrellas. Y como Kanye no iba a poner a cualquiera en su vídeo, se encargó de que los participantes fueran casi tan polémicos como él, o que guardaran relación con él y sus polémicas personales.

 

En orden específico, los protagonistas de “Famous” son: George W. Bush, Anna Wintour, Donald Trump, Rihanna, Chris Brown, Taylor Swift, el mismo Kanye, Kim Kardashian, Ray J. (el loquillo que hizo famosa a Kim Kardashian), Amber Rose, Caitlyn Jenner y Bill Cosby. La crème de la crème de la cultura pop gringa del siglo XXI. Todos desnudos en una cama. West se inspiró en la obra “Sleep”, de un pintor contemporáneo llamado Vincent Desiderio. Sin previo aviso, la gente de Kanye lo contactó, lo montó en un avión y lo llevaron a un salón donde le mostraron el vídeo completo. Desiderio, quien había escuchado hablar alguna vez de Kanye West, comentó en una entrevista con The New York Times que sintió una conexión inmediata con el músico, y ambos mostraron su mutua admiración.

La reacción que el vídeo generó a lo largo y ancho del mundo ha sido variada. Unos lo consideran el más grande artista de todos los tiempos, otros lo consideran un sociópata. La mayoría de los personajes que aparecen en el videoclip (y que se han pronunciado) no le han dado mucha relevancia al asunto, obligando a West que pidiera que alguien lo demandara de una vez por todas, a través de Twitter.

Kanye Tweet Cusica Plus

El único ofendido fue Ray J., aunque es poco probable que su reclamo vaya muy lejos, legalmente hablando. Ni siquiera Taylor Swift se ha mostrado afectada, aunque West alude específicamente a ella en un verso de la canción: “I feel like me and Taylor might still have sex / Why? I made that bitch famous” (Siento que Taylor y yo podríamos seguir teniendo sexo / ¿Por qué? Yo hice a esa perra famosa).

El más reciente escándalo de West es prueba fehaciente de que es un artista irreverente y vanguardista, talentoso sin lugar a dudas. Pero es cuestión de tiempo para determinar si sus constantes alaridos en búsqueda de atención y reconocimiento mantendrán a su audiencia y al mundo atentos, o todos nos cansaremos de los “mayores logros” de Kanye, y esperaremos que sólo se calle y siga lanzando música sin fastidiar mucho.

Aunque si así llegase a ser, probablemente ya no sería Kanye.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: