Cuando vienes del mundo del rock entrar a la electrónica puede ser complicado. Hay una parte que no quiere aceptar lo que se puede lograr con una laptop, hasta que un artista particular te sorprende con su manera de crear sonidos y emociones a base de beats digitales, loops y samples.

En mi caso el grupo que hizo eso fue el dúo caraqueño Masseratti 2Lts y el disco fue su lanzamiento del 2010 ‘Colores de ideas’. Formado por los hermanos Fernando y Armando Gómez el grupo tenía una visión de la electrónica y sus posibilidades que haríamos bien en rescatar en esta época de fiestas de trap y EDM.


‘Colores de ideas’ es el séptimo disco de la banda, pero tiene varias cosas que los separan del resto de la discografía de la banda: Es el disco donde la banda se despega en principio de su tono downtempo para entrar de lleno en el mundo bailable, también se abren a hacer música que suena a Caracas y finalmente tiene el mejor uso de colaboradores de todo su catálogo.

El primer tema “Para:Lupe Del:Chino” es en el que más obviamente se notan sus orígenes en los sonidos downtempo con el grupo usando los beats y la voz de Nana Cadavieco para abrir la puerta a un tema ambiental que sin embargo apuesta por contagiar un tono esperanzador, una apuesta constante en todo el disco y que se transmite al segundo tema “Hello.My Name Is Mars”. Esta segunda canción combina sus sonidos electrónicos con el folk celta de Gaëlica para crear un sonido bailable y que da las primeras pistas de algunos experimentos posteriores de ambos grupos.

El intermedio “Mini.Lude para llevar” sirve como perfecta apertura para la sexy “Turn Me On. It’s Free” donde Nana Cadavieco destapa el lado más bailable del disco invitando a encenderla con un juego de palabras con el mundo digital.  

Sin embargo el grupo retoma su lado más ambiental con “All Alone 365º” cuyo uso del piano y de los sintetizadores vocales recuerdan al trabajo de Daft Punk cuando deciden bajar la velocidad, sobre este beat downtempo el grupo va sumando elementos hasta crear un sonido casi orquestal en base de sintetizador.  La construcción del tema anterior sirve de contrapeso a “Le Tropical Blues Symphony.Le” un tema que combina estilos para hacer una reflexión sobre nuestra relación con la música, también tiene un beat extraordinariamente pegajoso que evoluciona del blues a una especie de merengue electrónico sin sentirse extraño.


La guitarra vuelve a tomar prioridad junto a la voz de Elisa Rengo en “Believe & Create. #Follow Me” aunque la percusión latina y los vocoder la separa del rock y el pop para crear un sonido muy particular que solo Masseratti 2 lts puede construir. La oda downtempo a Caracas “Caracas te quiero” mueve sus beats alrededor de un poema recitado que gira alrededor de la ya icónica frase “Caracas te quiero, vivirte sin miedo”.

“Over.Survive.Me” es quizas el tema más simple del disco simplemente apostando por crear un beat  bailable y no ha mucho más, aunque hay que decir que es inescapable. El grupo vuelve a explorar los confines de la electrónica creando el tema bailable y de protesta “L.e.v.a.n.t.a_te” que ya en 2010 conseguía poder en el refrán “Pero el problema es que nadie se levanta”.

Con un beat más rápido que le debe más al trance que el resto del disco “Hora, loca & Ron Confessions” es una dulce representación de las cosas que podemos estar dispuestos a decir bajo la influencia del ron. El poema recitado en el medio de la canción sirve para elevarla por encima de la mayoría de canciones de amor pensadas para las pistas de baile.

Un sampleo de “Turn me on…” sirve como apertura para “Ay! Juana beso.Le x 7” (los títulos de las canciones son quizás uno de los motivos que hacía de los Masseratti un grupo complicado de acceder) un tema que combina lo sensual de la voz de Cadavieco con la dulzura de las letras del grupo.

El grupo clava los frenos cerca del final con “Ex.Terlude Informatique Automatique” otro tema que construye sobre una base ambiental hasta llegar de nuevo a los ritmos bailables que abren el tema “Two Thumbs Ing Sessions”. De nuevo en la voz de Cadavieco el grupo deja un coro que dice algo así como “Quiero ser tu verbo” pero es complicado traducir el juego de palabras.

Finalmente el disco cierra con la Sumito Estévez narrando un cuento sobre la gastronomía venezolana en clave de bossa. “Cuento bossa en tocoyo mayor” es honestamente una canción difícil de explicar pero la historia que cuenta y su ritmo funcionan para contextualizar el disco.

‘Colores de ideas’ es fácilmente el mayor logro del dúo, sus canciones son más que piezas bailables o ambientales apuestan por crear reacciones emocionales y sonidos distintos. Sus discos anteriores y posteriores son sin embargo piezas importantes para entender de dónde sale este disco, y el lugar de un grupo irrepetible en nuestro panorama electrónico.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: