Caramelos de Cianuro es desde hace años uno de los grupos líderes del pop rock hecho en Venezuela, siendo una gran inspiración, tanto para la generación millennial para los jóvenes de hoy en día. Después de décadas con canciones clásicas que siguen rodando en nuestros reproductores, como El Martillo, Sanitarios, La Casa y Verónica y Las Estrellas, CDC nos muestra ahora nueva imagen, otra estructura, otros ritmos. Ahora los volvemos a escuchar a Caramelos en su nuevo álbum: Control. Este consta de 11 canciones en las que Asier Cazalis y Pável Tello descubrieron nuevos sonidos a dúo, y en el que participaron Yolanda Cazalis y Frank Monasterios, bajo la producción de Juan Blas Caballero y grabaciones que fueron realizándose a distancia, desde Buenos Aires, hasta Miami, e incluso en su misma ciudad natal. 

Debido que el proceso de creación dejó atrás a su alineación tradicional y el dúo contó con el tiempo necesario para culminar sin complicaciones, a este lo denominan como el “mejor disco de su carrera”, porque además, tuvieron mayor participación en la producción y contaron con muchas más colaboraciones de excelentes músicos. Este trabajo le sigue a su disco acústico titulado Retrovisor Acústico y a su disco en vivo Live From Paris. Después de estos, tardaron cinco años para presentar un arsenal de nuevas canciones con motivo de complacer sus gustos y el de sus seguidores. 

Actualmente, el grupo se encuentra afinando detalles para comenzar su gira por varios países para promocionar el álbum, pero antes de conocer los detalles de estos próximos shows, nos sentamos con Asier y Pável para conocer más a fondo el proceso de creación del disco, la dinámica con las colaboraciones, sus nuevos pensamientos y puntos de vista con respecto al disco y más. 

Felicitaciones por el lanzamiento de Control. ¿Cómo han visto la respuesta de los fans ante él? ¿Tuvieron dudas al principio de cómo iban a reaccionar?

Asier: ¡Para nada! Sabíamos que era un disco que a la gente le iba a gustar.

Pável: Pasó también que nos enfrentamos al poder de las redes sociales de hoy en día, que es parte de nuestras vidas y uno obtiene feedback de manera inmediata. No recuerdo haber tenido tanto feedback de la gente así de rápido hace cinco años. 

Asier: Es que ahora eres un sex symbol ruso (risas). Eso era antes conmigo pero ahora este me desplazó. Estamos muy contentos porque mucha gente pensaba que iban a encontrarse con unos Caramelos disminuidos o más suaves, o pensaban que nos íbamos a aparecer con un disco más de balada, pero al final es un disco muy guitarrero y rock n roll, Yo creo que mucha de la gente que venía predispuesta con un odio a decir ‘ay, mira lo que hicieron allá en Miami’, luego vieron que este era un álbum con muchos solos y guitarras. Al final nos divertimos mucho haciéndolo, y no solo eso, también pasa que se parece mucho al disco que queríamos hacer, con todo el proceso de trabajar como dúo y como un ente que escribe, que produce canciones, que las graba y que, si queremos buscar a un baterista específico, buscaremos al mejor que nos funcione, o si queremos tocar con un guitarrista, tiene que ser uno bueno de verdad.

Justo por eso dijeron que lo consideraban como uno de los mejores discos de su carrera, por todos los beneficios que les trajo a nivel personal, por el tiempo y más, pero ¿qué le dirían a los que todavía no piensan que es así o que lo primero que hacen es compararlo con los anteriores? 

Asier: ¡No, vale! No le decimos nada, y eso es lo bonito de la música, que habla por sí sola. Yo creo que ahí está el documento y no creo que le tiene que gustar a todo el mundo, es imposible que le guste a todo el mundo. Lo importante es que nos guste a nosotros, y ese siempre ha sido nuestro norte. Lo importante es que estemos orgullosos y que nosotros seamos los críticos más fuertes al final. 

Pável: Y quizás, comparándolo con discos anteriores, creo nunca habíamos tenido el tiempo necesario para terminar un proyecto o disco como este, porque siempre hay limitaciones de tiempo, de horas de estudio, de grabación, o hemos tenido que salir de gira, entonces siempre, a los pocos meses de terminar el disco, uno suele decir ‘coye… si hubiera hecho esto de esta manera hubiera quedado mejor’. En este caso, ya tenemos seis meses con el disco listo y hemos pensado en eso, y por eso es el mejor.

Uno de los lugares en donde grabaron el disco fue en Buenos Aires, Argentina, lugar en donde hubo auge del rock argentino y nacieron bandas que incluso han dicho que son sus influencias principales ¿cómo fue la experiencia en Argentina? ¿Sintieron que pudieron conectar más con esa base con la que comenzaron?

Pável: Sí y fue muy sabroso porque conocimos a músicos que realmente han estado en discos que nos gustan a nosotros desde hace mucho tiempo. Son básicamente historia viviente y es increíble porque también conocimos el poder de la colaboración, que es algo que no estamos muy acostumbrados a hacer por el formato que teníamos antes. Aparte, tener con nosotros a un artista que tiene como 30 años en su escena, habiendo grabado tantos discos y que, para ese momento, quiso prestar música para nosotros fue algo muy valioso. Al final nos divertimos mucho en Argentina. Asier por supuesto no iba a grabar las voces allá en Buenos Aires porque se le pegaba el acento (risas).

Asier: Pero claro, el disco tiene mucho de Buenos Aires por los músicos, los productores, y porque también queríamos experimentar ese ambiente rockero de esa ciudad que habíamos visitado muchas veces para ir a tocar pero nos faltaba esa barajita de grabar como tal por allá. Ya teníamos grabaciones en Los Ángeles y en Nueva York, que la vibra es totalmente diferente –por la gente y el método–, entonces, como Buenos Aires tiene esa tradición del rock tan grande, teníamos esa emoción. 

También pasó que antes de estar en Buenos Aires, veníamos de Miami, de escribir muchas de las canciones por allá con Servando, Nacho y Oscarcito, que son mis panas y hacen otro tipo de canciones. También pasamos por Puerto Rico, donde tenemos mucha influencia y amigos que hacen música allá, entonces fueron todas esas cosas las que nos fueron dando opciones para ver qué era lo que más nos interesaba para nuestra propia película e historia, y esto es algo que queda de enseñanza para todos, de cómo las diferentes culturas ayudan a tener más opciones. 

Si pudieran mencionar inspiraciones de Miami, pondrías a Cardi B, ¿no? Que ya has mencionado que, cuando estaban componiendo, una de sus canciones era las que estaba de moda (I Like It), por lo que te parecía fino agregarle como un boogaloo al disco

Asier: ¡Claro!, es que al final el disco tiene de todo y nos divertimos mucho haciéndolo. Ahora tenemos como esa agilidad de poder hacer algo y luego dejar que la canción vaya hacia donde quiere ir. Nos pasó con Kalashnikov, que fue un hardcore desde la idea inicial, y luego, cuando vimos que Cardi B salió con I Like It, me remontó a cuando yo caminaba por Sabana Grande a los 17 años, cuando era todo bohemio, y lo que se escuchaba era mucho de eso, y yo decía “wow, que buena idea hacer un boogaloo”. Me acuerdo que Ruso (Pável), cuando vinimos con la idea,  agarró la guitarra y comenzamos a darle ese toque. Todo el proceso fue de ponernos un sombrero para luego usar otro y experimentar con diferentes estilos, ¿que quizás con un formato de bandas no hubiera funcionado? Probablemente no tanto, porque tal vez, creando un escenario, el baterista te dice “bueno, ¿pero esta canción no tiene batería?”. Entonces no nos hizo falta complicarnos con eso.

Pável: Recuerda que me obligaste a oír el disco de Ray Barretto

Asier: ¡Claro! Escuchábamos mucha música mientras lo hacíamos, nos divertimos muchísimo y la pasamos muy muy bien.

Comentan que una de las cosas que siempre hacen es consumir todo tipo de arte, ya sea en películas, nueva música, poemas, etc.; debido a que Control tiene una variedad de ritmos y estilos que no habían utilizado antes ¿Ese consumo de arte fue más profundo que en ocasiones anteriores? 

Pável: Creo que lo importante es no inspirarse nada más en la música, como un escritor por ejemplo, que no creo que agarre solo ideas de otros libros para hacer sus proyectos; sino que hay que buscar más allá de la misma música que tú estás oyendo, ya sea leer buenos libros, ver películas, tener una buena conversación con alguien que te termine dando una buena idea, y así. Obviamente nosotros somos melómanos, y no estoy seguro de que estemos oyendo los últimos éxitos de la cartelera radial, pero por supuesto, siempre estamos pendiente de lo que va saliendo en las plataformas.

Asier: Yo creo que tenemos algo, y es que llegamos a ese momento en el que se pierde ese prejuicio por la música; hay veces que la gente dice “yo escucho de todo” y creo que nosotros de verdad escuchamos DE TODO, y puede ser música clásica, música hindú, hip hop, heavy metal, tango, flamenco, puede ser jazz. De verdad que estamos abiertos a ver todo con un mismo ojo. También nos pasa con los instrumentos, porque la cosa no es “tú eres el guitarrista, tú el bajista, y creamos esa serie de roles”, aquí todo es un hermoso jardín donde poco a poco vamos experimentando con distintas cosas según nuestro instinto, o a donde nuestro interés nos lleve. 

Volviendo al tema de Argentina, además de trabajar con Juan Blas Caballero y Didi Gutman, Richard Coleman también los ayudó con las guitarras, quien ha tocado con artistas como Cerati, Fito Páez, Spinneta. ¿Qué tal esa experiencia?

Pável: Juan Blas conocía a Richard porque había producido nuestro proyecto anterior y teníamos una canción (The Cure) de la que Juan Blas se enamoró perdidamente, y pasaba más horas produciendo que las demás canciones, y se le ocurrió que podía ser una excelente idea hacer una muy buena colaboración con Coleman, que es un músico increíble. Éste llegó con la mejor disposición, agregando unos riffs en el tema que quedaron excepcionales. Y no solo está Richard, también contamos con dos bateristas muy buenos, Jota Morelli y Gabriel Pedernela, Lula Bertoldi también grabó para el disco, y Gaspar Venegas también participó.

Asier: Y si te pones a ver, más allá de los bateristas, Pável participaba en casi todas las guitarras, Frank grabó algunas cosas, pero creo el 80% de las guitarras fueron del mismo Pável; que él pudiera tener tanta libertad en ese espacio fue muy importante, porque mantiene esa esencia nuestra con el rock n’ roll que le queríamos hacer. Para esto investigamos cómo hacer un disco de estudio, cómo manejarnos más a nivel de productores que de banda en sí e hicimos todo como más profundo. A la vez, creo que Pável hizo que el álbum fuera tan rockero, que hizo que al final se lograra obtener lo mejor de dos mundos. 

Es un disco muy variado, pero además estamos muy orgullosos de los sonidos y del audio en sí, porque nos vimos obligados a co-producirlo por la misma pandemia. Entonces eso nos retó, no solo como músicos y compositores, sino también como productores, y eso nos brindó mucha seguridad, por lo que ahora en adelante vamos a confiar más en nuestros instintos. 

Pável: Hubo mucha “maquetitis” (risas), que no había mucho en discos anteriores. Llegamos muy bien pre-producidos al disco y, al grabar, todo sucedió con mucha más cautela. Fuimos más meticulosos al pre-producir el disco, por lo que, cuando fuimos al estudio, nos dimos cuenta que muchas de las cosas que hacíamos antes también funcionaban. Por ejemplo, la guitarra de Átame, nos dimos cuenta que ya estaba grabada tiempo antes de viajar a Argentina.

Asier: Sí, en general grabamos cosas en diferentes lugares, y al final trabajamos con mucho instinto, y nos dimos cuenta que lo que realmente nos hace feliz es lo que nos lleva a cumplir con lo que queremos. Teníamos una idea clara de lo que teníamos, fue un disco no tan cerebral. 

Y ya que mencionan todo el proceso de producción, ¿creen que el mayor reto, con la adaptación a formato dúo, fue ese tema?  O ¿qué otros retos enfrentan por este caso?

Asier: Todo lo contrario, a nivel de producción pudimos adquirir la agilidad de aprender muchas cosas rápido, quedarnos con lo que más nos gusta, y desechar rápido lo que no nos gustaba, sin preocuparnos por la ejecución, que siempre es lo que hace que todo se empastele. Creo que el disco suena muy bien, y también, el hecho de que coincidió con la pandemia, y más allá de lo que se hace en un disco de banda de rock, fue hasta mejor. Quisimos hacerlo mucho más moderno en términos de grabaciones, porque además ahora contamos con nuestro propio estudio. Uno aprende de los aciertos y de los errores, y aquí tuvimos la confianza de hacer un disco, que a pesar de que suene caro, no lo fue tanto. 

Pável: De hecho, aprendimos un poco del disco acústico, que fue editado unos años antes de poder verlo, ese fue el el primer disco formal en donde nos dimos cuenta que podíamos tomar ese rol. El rol que agarramos al final, de también ser co-productores, terminó siendo muy fortuito, y se ve en el sonido del disco, porque el productor, Juan Blas, no iba a poder con todo solo, porque recordemos que también él se veía fraccionado el proceso con la pandemia. 

Me llama la atención que tiene una participación importante de mujeres en el disco, como Yolanda Cazalis en las composiciones, junto a  Lula Bertoldi, que grabó las guitarras en Átame, y Selene Quiroga, quien grabó los pianos en Zombie Love. ¿Sienten que este disco tiene más participación de mujeres que en los otros? ¿Y qué aspecto diferenciador sienten que le aportaron? 

Asier: Creo que fue fortuito realmente, no fue algo que nos propusimos, pero al final nos pasa que siempre trabajamos con la gente que nos parece que es buena. El caso con Selene fue maravilloso, Lula es increíble, y mi hermana ya venía ayudándome desde hace tiempo con la composición, entonces nos abrimos cada vez más a ver otros puntos de vista, y como dices tú, el lado femenino.  A ellas tres les agradecemos mucho porque siempre fueron muy amables, ¡no nos quería cobrar! (risas). 

¿Sientes que para este disco pudiste trabajar mucho más con tu hermana que antes? ¿Y cómo fue la experiencia de siempre tener a un familiar contigo apoyándote? Que fue algo que mencionaste en tu TedTalk del año pasado.

Asier: ¡Sí! incluso, ahora que mencionaste lo del Ted Talk, nosotros hablamos de eso un poco, de aprender a componer de una manera más moderna y actual que se salga del rol del compositor clásico, que es la manera que he hecho toda la vida, que consiste en sentarme cerca de un piano, agarrar una guitarra y decir “aquí está la estrofa, el pre-coro, por aquí irá un solo…”, armábamos esa especie de estructura. Para este disco tuvimos muchos hooks buenos e historias llenas de información para compartir, pero que inicialmente no eran canciones en el sentido clásico de la palabra, y por eso Juan nos ayudó mucho cuando lo conocimos, porque ya conocía, por experiencia, un poco de los dos mundos (pop y rock), e hizo que toda esa información que teníamos, tuviera mucho más sentido para convertirlo en canciones. Por eso es que el disco es más colaborativo. 

Trabajamos mucho con personas que tienen la confianza de decirnos “esto es malísimo, vamos a probar esto”. Nosotros también estuvimos mucho más abiertos a las cosas inesperadas, pero siempre manteniendo nuestro concepto. Por eso se llama Control el disco, porque estábamos tan claros de lo que queríamos que hicimos que el proceso colaborativo fuera bastante llevadero, y creo que se nota en la composición, que hay muchas cosas frescas. Este disco es muy Caramelos, y claro, Frank y Yolanda  siempre han estado ahí con nosotros, pero esta vez fue como de forma más profunda.

Durante la producción y grabación del disco, ¿vivieron alguna experiencia inolvidable o graciosa? De esas que uno dice “una en un millón”.

Pável: Wow, no recuerdo muchas porque la mitad del disco se hizo a distancia. Pero sí recuerdo que cuando llegamos a Argentina le dijimos al productor que queríamos comer y nos llevó a un lugar de comida china,  y éste estaba vacío, porque la gente ya estaba relacionado con el coronavirus: había mucho gente hablando ya de eso, antes de que llegara la pandemia como tal, y el productor nos preguntó: “¿ustedes son conocidos en Venezuela? Porque yo no conocía mucho la banda, aquí no los conocen mucho”, y de repente, del mismo restaurante chino salió alguien llamando: “Asier, Asier, Asier….

Asier: Sabes que, viéndolo en retrospectiva, las canciones, que compusimos en varios sitios que paramos, tienen como ese swing de cada ciudad, porque por lo menos, Booty Call es la canción más Miami que tiene el disco. Me acuerdo que para esa yo estaba con Nacho (él también tiene mucho estilo de Miami, entonces imaginate) y me dijo “vamos para una fiesta en casa de Marc Anthony” y yo, sin negarme, dije “VAMOS”. Fue buenisimo, divino, toda la gente del mundo del pop estaba por allá, nos rascamos, y al dia siguiente me fui a correr y comencé a cantar “por qué no hablamos de sexo, es que hay un vínculo…” que terminó siendo una canción SUPER latina, y creo que nunca hubiéramos imaginado que tendríamos una canción con ese swing, de hecho, los acordes son como muy de bolero. 

Al final uno mezcla todo, puedes estar oyendo a Mayer, Lana del Rey o Adele y uno va sacando cosas de ahí. Creo que toda la música es hermosa y uno a veces puede sentirse gigante o puede sentirse pequeño, vulnerable y otras veces muy fuerte, pero todo eso uno lo debe convertir en canciones. 

Hay una parte del disco que para mí fue como una catarsis, muy personal, pero luego el disco se va poniendo como mucho más adulto, como con Te Vas, Me Voy, y Zombie Love, que son canciones que hablan de momentos difíciles y años difíciles que pasamos antes de llegar a esta conclusión. Creo que es el deber del artista, y es bueno para los seres humanos también, dejar salir las cosas, cerrar capítulos y ser honesto con uno mismo y con el público.

Si tuvieran que escoger una canción del disco que piensen que es la más significativa para ustedes ¿cual dirían y por qué?

Pável: A mí me gusta mucho The Cure, porque, como dijo Asier, que una vez en una entrevista nos preguntaron si trataba de un viejo amor, es verdad, es sobre un viejo amor, pero por la música que se hacía antes, y aparte fue una de las canciones que salió más rápido, todo lo contrario a Que El Desayuno Espere, que es una canción que desde el disco pasado habíamos tratado de compartirla y no la queríamos dejar morir, hasta que después de muchas interacciones la pudimos resolver. Pero The Cure fue un tema que en dos días salió y se hizo a partir de una frase nada más, que Asier dijo: “oye, me gustaría hacer una canción como The Cure, como si la estuviera tocando The Cure”; yo en verdad no soy tan fanatico de esa banda, pero recordaba que tenía algo en la cabeza que podía funcionar, y al dia siguiente se lo llevé a Asier, la trabajamos y ya la canción estaba lista. Curiosamente nació también en Miami y terminó de agarrar forma en Argentina, que se nota porque tiene mucha influencia de allá. A los músicos de Argentina les encanto la canción, y hasta Héctor Castillo (Sentimiento Muerto / Dermis Tatú) dice que la escribimos para él.

Asier: Y eso que a Héctor no le gusta nada, porque para que algo le guste a Héctor es un gran logro (risas). Me acuerdo que un día le llevé La Casa y me dijo: “meh… está bien… más o menos”. 

Ahora, de mi parte me gustan todas (risas), pero Que El Desayuno Espere me parece muy característica del disco, tanto por la temática como que, cuando logramos terminarla, ya estábamos saliendo de un sitio muy oscuro, llegamos de un año de muchas crisis, mucha tensión (que fue el 2019). Ya en el 2020, como que ya el panorama estaba cambiando, como cuando uno está mal y sientes que te vas a quedar mal toda la vida, y de repente hay un momento en que logras decir: “no, fijate que está saliendo el sol” y la canción justo habla de eso, del amanecer, de un antes y un después donde se canalizan todas las energías en hacer algo positivo. Por eso siento que es una de las más especiales para mí, más allá de que a la gente le guste y esté bien escrita, tiene esa sinergia de trabajar entre los dos. Es un disco que está basado en el respeto, la admiración mutua y con las ganas de impresionar a otro.

Ya que mencionas lo de ese año lleno de tensiones, al final fueron cinco años sin grabar nuevo material por esos mismos momentos difíciles de rupturas, enfermedades… ¿En algún momento pensaron que su carrera musical terminaría?

Pável: No, creo que no. De hecho, creo que todas las situaciones difíciles que vivimos realmente no sucedieron todas al mismo tiempo. Cada una de las situaciones, a nivel de producción se pudieron resolver. La salida de los integrantes las fuimos resolviendo con el contacto de otros músicos, pero también entró la parte de nuestra vida personal, que fueron los momentos más difíciles de superar. A pesar de todo eso, no lo vimos como cosas que fueran a interferir con el futuro de la banda, sino que, al contrario, nos ayudó a sacarnos de esas situaciones. Llevó mucho tiempo controlarlo, pero aquí resolvimos todo de una manera más práctica.

Asier: De nuevo, creo que por eso el disco también se llama Control porque nos dice: ‘hey, deja de tenerte lástima a ti mismo, todo el mundo sufre, todo el mundo tiene momentos buenos y malos; ahora toma el control de tu destino, de tu carrera, de tu mensaje, de lo que quieres hacer con tu vida’, y eso fue lo que hicimos, canalizamos tanto  lo positivo como lo negativo y lo convertimos en algo productivo, para sacar el disco que siempre quisimos hacer. 

En explicaciones sobre los ritmos más modernos que tiene el disco han mencionado mucho a sus hijos ¿ellos tuvieron mucha influencia? ¿Se inspiraron en la música que ellos escuchan?

Asier: Bueno, tenemos pendiente hacerle la canción de Minecraft a mi hijo (risas), que ahora es obsesivo con ese juego y me pidió hacerle como un punk rock. Además, tenemos que volver a meternos en el estudio, tenemos ya un año sin componer o escribir ni un acorde, con la excusa de terminar el disco, pero ya tenemos que volvernos a meter. Es curioso, porque de hecho Booty Call la escogimos aquí mismo, cuando hicimos una pequeña presentación entre colegas y mi hijo andaba gritando “booty call, booty call” (se ríe), nos dimos cuenta que les gusta mucho porque es muy pegajosa, y justo queríamos salir con algo así, como más alegre, más sencillo, y también queremos jugar un poco con las expectativas de la gente y nos divierte mucho. Como tu decías antes, nos encanta que cada quien haga su interpretación de las canciones y que se le despierte ese sentido de imaginación a cada quien.

Pável: Por eso es que uno trata de no hablar mucho de las canciones, para no darle tanta explicación a la gente. Antes las bandas no explicaban sus canciones, en la época en la cual uno creció, pero después uno empezaba a conseguir información de los discos que escuchaba y se perdía un poco la magia.

Asier: Pero aquí no nos aguantamos porque, como  buenos artistas, tenemos una lengua muy grande y nos encanta hablar de nosotros mismos (se ríen).

Es un disco que sale en medio de la pandemia, ¿creen que llegó en un momento más oportuno que lo que pudo ser antes o después de la pandemia? 

Asier: Es que ya lo teníamos listo y no lo queríamos tener guardado por más tiempo. Era como un pancito, que cuando está en el horno lo quieres sacar porque está más sabroso, de hecho, lanzamos el sencillo Booty Call un mes antes del lanzamiento del disco, y creo que fue el mes más largo de nuestras vidas, porque nunca habíamos sacado un sencillo antes. Había mucha presión a nivel de recaudación, nos pedía que todo debía salir ya, hasta nos pidieron que sacáramos cuatro sencillos antes del disco y ahí sí dijimos “¿qué? eso no existe, aquí la gente va escuchar el disco completo para que se sienten a escucharlo”. Queríamos presentarlo como una sola obra porque era importante para nosotros.

Pável: Nosotros no somos muy amigos de las degustaciones (risas). Y eso es algo que hace mucha gente, el sacar sencillo a cada rato y mira, si nos das a cada rato algo de comer, llegará un momento en el que se nos quita el hambre.

Asier: Para nosotros es difícil trabajar por singles, y nos encantaría intentarlo, porque qué  sabroso es componer un tema, grabarlo y sacarlo, pero nosotros somos más vieja escuela y nos gusta mucho el formato de disco, nos gusta el viaje completo y parir al muchacho completo de una vez.

Ya se encuentran preparando la gira, ¿qué nuevas ideas tienen para los shows? 

Asier: Sí claro, ya está montada la banda y estamos super contentos con lo que se está preparando, porque además contamos con unos músicos increíbles, como por ejemplo, Sebastián Araujo (Sebastián Araujo / Dermis Tatú), que comenzó a trabajar con nosotros recientemente –no ha hecho el primer show todavía– y nos parece que toca demasiado bien, que toca adecuado para nosotros, y más allá del tema generacional y tocar con bandas que siempre hemos admirado, el entendió lo que necesitábamos, incluso más que Frank y los guitarristas que nos acompañan. Estamos ya montando la nueva gira, coordinando las luces, realizando los visuales.

Pável: Posiblemente arranquemos en julio en Puerto Rico, y después seguiremos a Estados Unidos, que ya se están coordinando conversaciones con un aproximado de cuatro a seis fechas en agosto. 

Una de las cosas que más han mencionado las bandas en los últimos meses, con motivo de que ya se están retomando los shows en vivo, es el tema de reinventar el formato de espectáculo, porque ya no todo será igual que antes porque habrá gente con tapabocas, otras que querrán mantener distancia… ¿cómo ustedes manejan eso?

Asier: Creo que para las bandas de rock es más difícil lograr capturar la esencia de un concierto en vivo a nivel de streaming o en algo remoto. Hemos tenido varias ideas interesantes de hacer algo en esos formatos, pero como ya sacamos el disco y ya estamos encima de la gira, es algo que no sabemos si le dedicaremos el tiempo y el esfuerzo que requiere para hacer algo bueno de ese nivel. Quizás más adelante lo haremos, siguen sucediendo este tipo de cosas. 

Pasó algo muy curioso que, cuando recién sacamos Booty Call, no había entrevista que no te preguntaba “¿y el streaming?”. Dos semanas después, ya con el disco afuera, ninguna persona nos ha preguntado por eso. Entonces creo que algo pasó en ese switch de la gente. Nosotros, como ya tenemos fechas decretadas,  tenemos que tomarnos el tiempo de armar la banda, por temas de deadline y eso. Yo me imagino que el mundo irá normalizando poco a poco, pero de nuestro lado, lo que más nos gusta hacer es tocar en vivo, y cuando ya tenga que tocar a niveles masivos estaremos preparados. 

¿Y cuando llegó el contacto con Sebastián o cuando decidieron integrarlo a la banda?

Pável: Bueno, a él ya lo conocimos desde hace mucho tiempo, porque tocaba en las bandas que nosotros admiramos como Sentimiento Muerto, Dermis Tatú, Bacalao Men… estuvo un tiempo viviendo en Barcelona y volvió, y realmente fue una casualidad que, cuando él ya estaba regresando a Venezuela, nosotros nos quedamos con él. En verdad, él lo que más quería era  tocar y dijo que, de alguna manera, estaba esperando esa llamada de nosotros. Como dijo Asier, es un gustazo tocar con él porque es de nuestra generación y estamos ansiosos.

Tocando ese tema de generaciones. ¿Cómo sienten ustedes que ha influido CDC como tal, con toda su trayectoria, en las generaciones actuales del rock veenzolano?

Asier: Para nosotros es un honor, incluso, nos encanta hacer una entrevista contigo, que eres bastante joven y el hecho de que hayas escuchado el disco, y ver que también haya jóvenes que están bastante interesados nos parece muy cool. De verdad que este es un disco en donde pensamos mucho en los chicos, porque los chamos están agarrando las guitarras otra vez y hay una edad (como a los 13 y 15 años) que es cuando uno descubre el rock n’ roll y le gusta porque tiene que ver con todas esas angustias adolescentes que uno siente, o esas emociones rebeldes que nacen a esa edad. Por eso también queríamos que el proyecto tuviera solos, es decir, que tuviera canciones que los chicos y chicas pudieran sacar en la guitarra y en el bajo. Fue todo pensando en eso, porque sabemos que, no solo era la música que nos gusta a nosotros, sino que se trata de música con estilos viejos que le siguen gustando a los chicos, y nos encanta. 

¿Y como han visto el surgimiento de la música venezolana actual con un contexto como el de ahora, que a pesar de las limitaciones, se sigue creando mucho?

Pável: En verdad hay mucho movimiento, lo lamentable es que no existan tantos sitios para tocar, esa es una realidad tanto social y económica que le ha pegado al venezolano, y lamentablemente muchas bandas han tenido que emigrar, como es el caso de muchos de nuestros amigos como VINILOVERSUS, Mcklopedia, LAGOS, Los Mesoneros, Rawayana… Es increíble la movida que existe afuera, y parece que poco a poco se está gestando algo grande aquí, pero esperamos que no se mueran en el intento, porque la situación para tocar no es la óptima. Recuerdo hace 10 y 20 años que uno tocaba en todos lados, y había sitios para tocar; ahora son momentos difíciles, pero si logramos atravesar esta turbulencia puede ser que salgan muy buenas cosas –que sé que están pasando–.

Asier Cazalis y Pável Tello / Fotografía Vía Press Kit CDC

Dijeron que por ahí se acerca el próximo video musical ¿qué nos pueden adelantar de eso?

Asier: Por ahí sale el video de Escalofrío, y lo hicimos casi que con el mismo crew de Booty Call, y estamos contentísimos.

Pável: Es una historia inesperada.

Asier: Ya estaban terminando su colonización para publicarlo pronto.No podemos aguantarlo ahí tanto (risas). Probablemente hagamos otro por ahí más rápido. 

Si pudieran describir el disco en tres palabras, ¿cuales escogerían?

Asier: Para mí es un disco que tiene mucho color, por eso es que la portada es bien sinestésica. Me acuerdo que hicimos nuestras fotos y llegó el fotógrafo, sacó esos fondos de colores y nos pareció buenísimo, porque el disco tiene muchos colores diferentes en sí. Queríamos que la portada se viera como suena. Creo que es un disco que tiene mucho color, muchas emociones y mucha energía. 

Pável: Optimismo, Nostalgia y Rock

Ya para terminar ¿Que están escuchando actualmente?

Pável: Yo estoy escuchando mucho el nuevo disco de Fiona Apple, el de Lana del Rey también porque es un poco introspectivo. Me encanta St. Vincent y su nuevo álbum. Estoy oyendo full mujeres.

Asier: Yo escucho un poco de todo, pero ahora estoy un poco más metido con el metal raro como Black Midi y su último álbum. Nunca he sido muy heavy metalero, pero ahora sí lo estoy escuchando mucho más, que he descubierto un poco más esa estética.

Última pregunta ¿Qué consejo le dan a los próximos músicos que intentan seguir sus pasos?

Pável: Que no piensen en el formato, en los likes o los views, que piensen en la música primero porque lo demás llega solo. Nunca pierdan la humildad, los músicos nunca deben perder eso porque, cuando formas tu banda pasas por muchos procesos primero, te quieres comprar el instrumento –que la mayoría de las veces no se tiene–  o lo tienes que pedir prestado. A veces pareciera que se toman las metas en el orden equivocado. Si se fijan primero en la música, todo lo demás va fluyendo. 

Asier: Yo recomiendo que escuchen cosas diferentes, porque siento que ahorita muchos se centran en escuchar solo las cosas que les gustan, y sé que sonará muy de viejito gruñón, a mi me encanta Drake, La Rosalía, Bad Bunny, pero hay mil millones de cosas maravillosas que escuchar además de eso, y lo que he visto es que muchos se empeñan en escuchar a los mismo cinco artistas y ya, y eso te puede matar la originalidad. Está bien saber lo que está pasando en el medio, pero también hay que descubrir cosas de antes, ver qué se hacía o se escuchaba hace 20 años, en eras antiguas.  Hay que abrir la cabeza y disfrutar de toda la música. 

A %d blogueros les gusta esto: