Al empezar el nuevo año 2021, el beatmaker venezolano Un Tal Yupi, junto a uno de los precursores del hip hop venezolano, Johnny Flecha, conocido como DJ 13, estrenaron su nuevo disco titulado Aristocracia, que sorprendió a todos los escuchas de la onda urbana, no solo debido al nivel de producción que presenta, sino también por la gran cantidad de invitados que formaron parte del disco y se encargaron de ponerle vida a cada tema. 

Yaherber Palma, conocido como Un Tal Yupi, es un beatmaker y productor musical venezolano nacido en Ocumare del Tuy, que desde temprana edad desarrolló grandes gustos por el género urbano y dedicó su adolescencia a perseguir su sueño de hacer beats y mixtapes hasta crear grandes proyectos y discos. 

El joven, inspirado en ritmos de soul y jazz, comenzó a lanzar sus propios temas al mercado y a trabajar con diferentes raperos del país, hasta lograr sacar sus álbumes Descartes, Pronto, Creator, The Messenger y Personal. Pero fue el año pasado cuando recibió un mensaje inesperado de un gran exponente de la música urbana venezolana, Carlos Julio Molina, lo que le ayudó a descubrir un mundo más amplio del género y le permitió conocer a grandes voces del mundo del rap para crear un disco inolvidable.

En conversaciones con Yupi, hablamos sobre los inicios creativos de Aristocracia, sobre su experiencia utilizando nuevos métodos de producción, su trayectoria en el ámbito musical y mucho más. 

¿Cómo y cuándo nació el proyecto Aristocracia? ¿Desde el principio fue organizado en conjunto con Johnny Flecha, a.k.a. Dj 13?

Ese proyecto empezó el 17 de agosto del 2020, yo estaba en Ocumare del Tuy visitando a mi mamá que estaba por allá, y me llegó un mensaje de WhatsApp de DJ13, con quien ya había tenido contacto tras una invitación que me hizo a su podcast Sabor y Control en el que entrevista a beatmakers y  a músicos urbanos. Él me mandó un sampleo ese día, y gracias a esto fue que se empezó a dar el proyecto. Yo lo que hice fue trabajarlo, se lo mande, a él le encantó y me volvió a mandar dos sampleos más. Después de eso seguimos trabajando y, ya al tener como cuatro instrumentales fue que salió la idea de Aristocracia como tal. Al principio iba a ser un mixtape –un disco de instrumentales– pero luego Johnny fue invitando a unos raperos y, cuando ya teníamos el primer tema, que fue el de Robert Tiamo, fue que dijimos “tenemos algo, tenemos para hacer un disco” y de ahí comenzamos a conceptualizar y luego nació el nombre Aristocracia. Poco a poco nos fuimos reuniendo por zoom y produciendo para darle color al disco y a las diferentes mezclas.

Fue en el 2019 cuando DJ 13 te entrevistó para su podcast Sabor y Control, en el que dijo que se sentía muy bien al descubrir música y que disfrutaba mucho tu trabajo, ¿cómo te sentiste al terminar armando un proyecto con él mismo, como le dicen, padre del hip hop venezolano?

Eso fue para mí una sorpresa y, por eso mismo, mi respuesta fue rápida para comenzar a trabajar el sampleo que mandó, porque DJ13, para la cultura del hiphop, es muy representativo, y que él me haya dicho “vamos a hacer algo juntos” fue toda una sorpresa. El anteriormente me había dicho que le gustaba mucho mi trabajo y que, gracias a un mixtape que yo saqué en ese entonces, llamado The Messenger, lo escuchó y dijo “este chamo tiene algo” y de ahí hizo el experimento de darme el sampleo para trabajarlo. 

Cuéntame un poco de la producción de este álbum, ¿se enfrentaron a dificultades debido a las restricciones del COVID?

Si. Gracias al COVID, el 95% de la producción fue a distancia. DJ13 fue el que invitó a los que él creía que iban a ser lo que el beat necesitaba, porque fue así que lo vimos. Una de las mayores restricciones que tuve, estando en Venezuela, fue el tema del internet, y aunque fue una de las mayores dificultades que enfrenté todo se logró. Otra cosa es que yo siempre andaba viajando, porque mi mamá vive en los Valles del Tuy y mi novia en Valencia, y yo estoy en Caracas, entonces me tenía que mover de aquí pa’ ya como fuese posible y, al estar en Ocumare, todo era por Whatsapp porque, como es una zona rural, las señales eran muy malas. En Caracas y Valencia fue mucho más sencillo.

Otra dificultad era el tema de los estudios, porque a pesar de que muchos de los artistas invitados estuvieran en Venezuela, los estudios, al ser lugares cerrados y todos tratábamos de tomar las medidas de prevención necesarias, era un poco difícil a la hora de trabajar. 

Algo que mencionaste de forma muy rápida fue el nacimiento del nombre del disco ¿De dónde nació el nombre Aristocracia para el LP?

El nombre se me ocurrió a mí. Salió porque estábamos en la búsqueda de un juego de palabras, entonces comenzamos a buscar sinónimos de lo que se nos venía a la mente. Una de las palabras que pusimos fue “Excelencia” como idea, y buscando sinónimos encontramos la palabra “Aristocracia”. De ahí yo busqué toda su definición  y después decidimos apropiarnos de ese nombre para el disco porque era muy acertado, ¿por qué? Sentíamos que ya teníamos a una gran cantidad de raperos venezolanos bastante talentosos y significativos para la cultura, y dijimos “estamos haciendo la aristocracia del rap”, con pura gente buena que tiene calidad (entre ellos los músicos invitados) y por eso fue que conceptualizamos el disco de esa manera.

Desde que le presenté el nombre a 13 le encantó y también me ayudó a conceptualizar todo lo relacionado con el disco y ahí salió. 

Y con respecto a las formas de trabajar, ya que el álbum presenta una gran cantidad de colaboraciones conocidas de Venezuela, ¿descubriste algo nuevo al tener a tantas personas juntas? como una nueva manera de hacer mezclas, otro punto de vista de hacer las cosas.

Lo primero que descubrí fue que todo lo que había hecho antes me sirvió para yo poder hacer todo ese trabajo, desde grabar a artistas hasta hacerles instrumentales a otras personas; todo ese proceso me sirvió para yo trabajar en el disco. Ya antes había hecho un diplomado de producción musical, luego varios trabajos que se vinieron después, nunca estudié ingeniería de audio como tal pero sí hice mi diplomado trabajando con varios géneros, y gracias a todo ese camino fue que me pude fajar con la elaboración del disco.

Otra de las cosas es que yo nunca había trabajado con artistas de estas envergaduras, como con Lil Supa, Rotwaila… no había tenido la oportunidad de trabajar con raperos de esa talla; y aprendí que cada quien tenía su manera de trabajar, donde unos son más fáciles que otros, algunos son más exigentes, otros menos, etc. Creo que también aprendí bastante de los métodos de cada quien y de  la capacidad que tenía al estar trabajando con un proyecto de DJ13, 

También tuve la oportunidad de trabajar con Sanabria, quien está en Los Ángeles, y quien nos ayudó con la mezcla de tres temas porque ya tenían una relación con esos raperos y sabía  más del sonido de cada uno. Entonces ahí entendí la capacidad que tenía para trabajar y el entendimiento, porque fue un reto tratar de entender ideas y juntarlas a distancia.

¿Cómo sientes que fue el crecimiento de tu música desde tu disco The Messenger (2019) hasta Aristocracia?

El disco The Messenger fue casi un disco de instrumentales que otras raperos me habían rechazado, y los solté para que la gente conociera mi trabajo y tuvieran una base de lo que podía hacer y el sonido que puedo desarrollar. Hay una diferencia bastante grande porque puedo sentir que para Aristocracia tengo un poco más de madurez, gracias a la dirección de DJ13, y madurez en el sentido de instrumentales. The Messenger también fue un desarrollo porque lo hice después de salir de ese diplomado de producción musical y creo que el disco fue un gran avance a nivel personal, pero Aristocracia me llevó muchos más allá; y con la magia de Ricardo  Sangiao –quien masterizó todo el disco– me ayudó a entender lo que involucra cada tema, como se tenía que presentar y en general a aprender mucho sobre sonido y que no es tan fácil definirlo, porque para eso necesitas un buen oído para desarrollarlo. 

¿Cómo fue tu primer acercamiento con el género de beatmaking y producción musical? ¿Qué te inspiró a dedicarte a esto?

A mí siempre me gustó el rap. De pequeño siempre quise ser rapero, e incluso estuve metido en grupos de breakdance pero, en general, eran cosas que yo veía que estaban relacionadas a lo urbano, y si me gustaba, de una las quería hacer. Al tiempo descubrí que muchas cosas de esas no se me daban bien (se ríe). En el 2009 me metí en unas escuelas que para ese momento se llamaban EPATU, y ahí había un profesor de producción musical y tuve la dicha de quedar en esa clase, por razones que no eran, porque al principio me iba a meter en las clases de canto y, como no coincidía con mis clases del liceo, me metí en las que se daba el tiempo que eran las de producción. Ahí comencé a experimentar con el estudio de la música porque, además, en ese momento el profesor se enfocó mucho en dar clases de música, y ninguno de los alumnos quería ver las clases sino que querían empezar a hacer un beat y ya. Al final fui el único que quedó en la clase y poco a poco comenzó mi acercamiento al hip hop cuando aprendí a usar programas profesionales como Reason, y ahí fue cuando empecé a hacer instrumentales utilizando las herramientas y aprendizajes que había adquirido en las clases para ese momento. 

Si pudieras describir tu música en una palabra, ¿cuál sería?

“Aristocracia”, tal cual el nombre del proyecto (se ríe) 

¿Cómo vemos a Un Tal Yupi en el futuro? ¿Tienes otros planes o nuevos proyectos para este año?

Bueno, lo del disco ahorita se está desarrollando mucho más; pero se va a sacar mercancía alusiva al disco, videoclips, sigo trabajando con DJ13 en un disco para otro rapero, y en general seguimos haciendo proyectos. En un futuro me veo con más responsabilidad, porque esto lo veo como una responsabilidad más que otra cosa, es mi trabajo y lo quiero seguir desarrollando como un reto constante. 

Este año viene muchísimo más trabajo, tanto yo solo, como con DJ13 juntos, y también me dedicaré a presentar proyectos nuevos que son buenos, que sean underground, raperos casi no conocidos pero, aprovechando esta plataforma que tengo en este momento, donde ya más personas sabe quien soy y qué es lo que hago, voy a utilizar ese recurso para ayudar a aquellos que puedo apoyar. Es seguir trabajando, mezclando y sacando muchos más temas.

¿Qué te encuentras escuchando ahora? ¿Podrías hacernos un top 5 de tus canciones favoritas del momento?

A parte de Aristocracia, que lo escucho todos los días (se ríe), escucho mucho  a Tyler The Creator, Kali Uchis, la producción de Castellanos para Jonas Sánchez y Lil Supa con el EP de Crack (porque el nivel de producción fue magnífico), también el EP de Dann Niggaz llamado Momentos,  y por último diría a Logic, de quien vi un documental y lo comencé a escuchar bastante.

A %d blogueros les gusta esto: