Andremustdie, músico venezolano en Los Ángeles, desarrolla su carrera artística a pesar de las circunstancias del mundo, lejos de su país natal, sacando a flote la creatividad y la escritura de nuevas canciones.

Si bien la pieza musical de Andremustdie más escuchada es el cover que realizó de Rojo de J Balvin, el artista ha estrenado diversos temas durante el año, entre ellos, una colaboración El Otro Polo, músico venezolano que conoce desde su infancia. Además, también ha apostado por sonidos urbanos, pop y alternativos, saliéndose del área del metal del que provenía.

Para conocer más sobre su carrera, proyectos y procesos creativos durante el confinamiento, Andremustdie nos concedió tiempo para conocer sobre su carrera:

Del metal a lo urbano, y de lo urbano a los sonidos pop ¿Cómo llegaste a esta transición de géneros tan diferentes?

A mí toda la vida me ha gustado la música. Crecí escuchando Metallica, Linkin Park y todo lo que los chamos de los 90 escuchaban porque era lo que estaba en MTV, pero Metallica me marcó la vida y empecé a tocar guitarra gracias a ellos, y una vez que me vine a vivir a Estados Unidos se me comenzaron a abrir más las puertas en la música, y me enamoré de My Chemical Romance y sus letras, lo que hizo que me enfocara más en otros géneros de música, porque me quedé como “coye, si no le estaba parando a la música emo en aquella época porque estaba demasiado enfocado en el metal ¿de qué otras cosas me estaba perdiendo por estar solo en un género musical?”

Después de allí empecé en un mood loco de enamorarme de bandas como We Were Promised Jetpacks; al mismo tiempo estaba escuchando La Vida Boheme, y caí en todo ese rollo de Ed Sheeran y en general toda esta diversidad de género que estaba básicamente confundido ¡jajaja! Si te tengo que describir el género que hago, es como música confundida o pop esquizofrénico, porque no tengo un solo género. Por ejemplo Tuve Que Perderte es una canción muy latin pop, pero la canción Te Alejas con El Otro Polo es muy pop alternativo, que escribí pensando en The Beatles, y de hecho en la primera línea de la canción dice como mi canción favorita, pero al final en la versión larga de la canción, se vuelve un rollo todo “místico” que lo agarré influenciandome de Twenty One Pilots, que también es una de mis bandas favoritas. Simplemente estoy haciendo música que yo quiero y necesito escuchar.

¿De dónde nació la idea de ahora hacer música en español? Venías de realizar solo temas en inglés antes de ‘Tuve Que Perderte’
Quise hacer temas en español, porque en mi locura de estar escuchando cosas distintas, caí en el hueco de J Balvin y Bad Bunny, y además ya había escrito cosas en español para otra gente, y fue como “¿sabes que? voy a escribir para mí algo en español”. Yo siempre trato de escribir de lo que conozco, de algo que me ha pasado, y escribí esta canción y se la mostré a mi amigo Thiago Muller y me dijo “Man, tenemos que sacar esta canción juntos” aunque yo no tenía pensado sacar música en español, pero en ese momento cuando estaba hablando con él, decidí hacer un cover de Rojo de J Balvin en Instagram, y como empezó a tener tracción la grabé y la monté en Spotify (es la canción que más streams tiene en mi perfil). Entonces eso me llevó a lanzar la canción en español con Thiago a ver que tal, y ha tenido muy buenos resultados.

¿Cómo llegaste a trabajar con Thiago Muller?

Bueno, soy el manager de Thiago. Además de hacer música, tengo mi compañía de management con mi socio Rubén Castro, y tengo manejando a Thiago desde el 2017-2018. Curiosamente nunca habíamos hecho una canción juntos, siempre habíamos hecho canciones para otros, pero él y yo nunca habíamos trabajado como artistas, hasta que él decidió que Tuve Que Perderte debe ser un tema de los dos.

¿Cómo es la unión entre músicos venezolanos en Los Ángeles? Hay varios como Bruno Romano, Isra y Enrique Márques

Aquí en Los Ángeles hay una comunidad fuerte de músicos venezolanos. De hecho, Diego Alvarez uno de los productores del disco Será de La Vida Bohème vive acá en Los Ángeles y somos amigos cercanos. Siento que desde que él se mudó para acá, la comunidad de músicos venezolanos ha crecido bastante. Antes sentía que yo era el único venezolano y cada vez que venía Diego, disfrutábamos juntos. Pero desde 2015 aproximadamente, han llegado muchos venezolanos.

¿Cómo ha sido la adaptación cultural y musical en Los Ángeles? Vienes de una industria musical muy diferente como la de Venezuela.

Para serte sincero, siempre he querido saber cómo funcionaba la industria de la música. Yo me vine y en vez de querer hacer ese plan humano que todos quieren hacer que es llegar y tratar de entrar en Berklee, mi plan siempre fue “fino, quiero ir a Los Ángeles a ver cómo funcionan las disqueras” nunca fue ser el mejor Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, Do.

Cuando me vine para acá, lo que hice fue tratar de estudiar todo lo posible sobre la industria. Yo me considero más conocedor de cómo funciona el Music Business, de lo que me puedo considerar mejor músico.

Si fuese por mí, yo creo que todos los músicos deberían entender cómo funciona el negocio, porque es muy importante. El cómo hacer dinero en la industria de la música no es tan fácil, no es solo el “ah bueno, hago esta canción, la vendo y me gano plata”, hay demasiadas ruedas moviéndose.

¿Cómo fue ese reencuentro con El Otro Polo? Tengo entendido que se conocen desde hace mucho tiempo

¡Claro! Carlos (El Otro Polo) y yo, nos conocemos desde que teníamos camisa blanca en el colegio, imagínate (risas). 

Yo siempre lo he admirado muchísimo y siempre hemos sido amigos durante todos sus proyectos; recuerdo que tenía bandas en el liceo, y después tuvo Fuego Montevideo, y ahora con el proyecto de El Otro Polo, me parece que Carlos siempre ha sido constante con la música. Me parece que si había alguien que lo iba a lograr, era Carlos, porque es una persona muy, muy constante con lo que hace. Y bueno, para hacerte el cuento largo-corto, yo quería que Thiago Muller tuviese un tema con Carlos, pero cuando me siento a hablar con él y se mete en mi Spotify me dice “Brother, pero yo quiero hacer una canción contigo” y de ahí salió Te Alejas. Luego le mostré lo que tenía de la canción y me dijo que sonaba bastante a The Beatles, y él también estaba en esa onda.

El proceso de trabajar en confinamiento y desde diferentes países, ¿cómo fue? ¿Cómo sientes que pudo afectar eso de manera positiva o negativa?

Cuando no estábamos en cuarentena, yo me la pasaba encerrado en el carro yendo y viniendo del trabajo siempre, y ahora la cuarentena me ha dado tiempo no solo para pensar, sino también para trabajar en mi música. Yo, en este confinamiento, he escrito más de siete canciones y ha sido una cuestión de que el tiempo que no tenía por estar en el carro manejando 4 horas ida y vuelta todos los días y que estaba tan cansado que ni quería tocar la guitarra, a ahora tener tiempo libre, lo he usado para hacer lo que me gusta que es escribir canciones.

En este caso, trabajar de lejos con Carlos fue muy fácil. Yo le mandé la canción y dos días después yo tenía la letra y las voces de él grabadas, ahí no hubo revisiones, no hubo nada, para mí él hizo un trabajo increíble, y fue como “Okey, estamos en la misma onda e hiciste lo que yo sentía que ibas a hacer y viceversa”. No sé si es que tenemos años conociéndonos, o es que el confinamiento hizo eso.

Por último, puedes recomendar 3 artistas o bandas que más has escuchado en confinamiento:

  1. Peach Tree Rascals: Son increibles
  2. Surfaces: Son los que cantan el tema “Sunday Best”. Tuve el honor de trabajar con ellos. Trabajan con la disquera que estoy yo.
  3. Nani: Es una artista venezolana que aún no ha sacado música original, pero siento que es el secreto mejor guardado en la industria musical venezolana.

A %d blogueros les gusta esto: