Enrique Márquez, ahora conocido por su nombre artístico PAARIS, ha estrenado recientemente su primer EP titulado Nora, donde se adentra a mostrar su pasión por la guitarra, en un material totalmente instrumental.

Más allá de ser músico, PAARIS también tiene un papel importante dentro de la industria musical de Venezuela, y trabaja con bandas como Arawato, La Vida Boheme y Malanga, además de formar parte del equipo global de Spotify en Los Ángeles.

Conversamos con él, para conocer cada detalle de este nuevo trabajo.

¿Cómo llegó esa evolución de trabajar como manager de bandas y en la industria musical en general, a tener tu proyecto musical solista?

Bueno, siempre estuve involucrado con otras bandas como lo mencionas, pero por lo menos en Venezuela cuando estaba tocando con la banda Primera Edición, comenzaron a salir oportunidades interesantes como la de un contrato discográfico, o firmar con una editora y diferentes contratos de patrocinio, pues yo también estaba estudiando derecho, por lo que aprendí a llevar toda esta parte de contratos, así que decidí tomar ese rol de manager, que quizás no es tan divertida para mucha gente, y además me di cuenta de que era algo que me apasionaba muchísimo, entonces como que comencé a hacer todo en paralelo, y me dio la ventaja de entender ambos lados de la industria. Eso me ha ayudado muchísimo al trabajar con bandas como La Vida Boheme, Malanga o Arawato.

Con este proyecto quise mostrar toda mi pasión de la guitarra, y toda la música que me ha inspirado a mi a llevar un formato instrumental que siempre ha sido mi noción.

¿Desde cuándo estás trabajando en la realización del material?

Bueno hay par de temas que eran maquetas que comencé a trabajar desde 2010 pero que no había terminado por completo. Pero como tal, diría que diciembre de 2018 que fue cuando comencé a reunirme con Rudi y le comenté la idea de hacer un EP instrumental. Luego le dedicamos todo el 2019 para que se hiciera de la manera correcta.

¿Rudi Pagliuca se encargó sólo de la producción, o también grabó algunos instrumentos?

Rudi se encargó de la ingeniería y la producción del disco al 100% Ha estado super involucrado conmigo desde el principio.

Sufriste algún retraso en la grabación del EP a causa de la situación actual con el Coronavirus? ¿O ya lo tenías grabado?

No, ya lo tenía listo antes de que todo esto ocurriera. Desde finales de 2019 ya estaba casi listo, solo faltaban algunos detalles.

Lo que sí tardó un poco ya la razón por la cual tardó en salir, fue que algunos de los artistas que colaboraron, estaban de gira con sus diferentes proyectos, y tenía que esperar que llegaran para poder grabar sus respectivas partes.

Otra cosa que sí se atrasó, fueron los videos oficiales que quería lanzar con el EP. Pero bueno, ya lo haré en otro momento, porque no lo descarto.

Al ser temas instrumentales ¿En qué concepto querías llevar esos videoclips? ¿Quizás contando alguna historia en específico?

En principio, tenía la idea de hacer una especie de historia, porque hay una de las canciones que va en torno a una historia ficticia que creé que es Apolo.

¿Cuáles bandas fueron tus influencias directas para este EP?

Lo que hice fue enfocarme en todas las influencias musicales con las que crecí que me inspiraron a agarrar el instrumentos. Obviamente hay temas como Primera, que son basados en Primera Edición; de hecho los tres primeros acordes son los que siempre usaba antes de cada ensayo para verificar que estaba todo bien para comenzar a grabar o tocar.

Con respecto a las otras canciones, hay momentos donde me inspiro en Slash, que es mi guitarrista favorito, así que hay muchas cosas que aprendí estudiándolo a él. Me inspiré mucho también en lo que está pasando en las movidas actuales de la guitarra de músicos como Félix Martin también, entonces eso también fue motivación que toda esta gente que admiro sigue haciendo lo que también me gusta a mi.

¿A donde buscas apuntar con este lanzamiento? Sabiendo que es un estilo de música que no es para todo el público en general ¿En Los Ángeles hay un público para esta música?

Sí claro, de hecho en Los Ángeles es una de las ciudades donde más se concentran guitarristas de sesión super talentosos. Pero más que Los Ángeles, mi intención con este disco es abrir un poco más las puertas en el sentido de que “hey, miren, en la música progresiva hay exponentes a nivel global importantísimos”, como lo Dream Theater para Estados Unidos ¿Sabes? Por ejemplo en Venezuela tienes a Felix Martin. Así que yo quería traer este proyecto para que sepan que hay latinoamericanos con este tipo de proyectos y que se tomen en cuenta.

¿Has seguido de cerca las bandas nacionales aquí en Venezuela? ¿Del género metal has escuchado alguna en específico que te haya llamado la atención?

Te diría que del género metal ahorita, no he escuchado tanto. Sería interesante escuchar esas propuestas nuevos

Es que yo vengo de esa vieja escuela de Candy66 que es como la banda más legendaria en Venezuela en lo que es el metal, y claro, Discord, que también son muy buenos amigos míos.

Se que Felipe Gruber y Max Manzano, que son de las personas con las que más mantengo contacto, están posteando sobre el género metal en Venezuela, ya que además son de los principales que impulsan el género allá. Ellos son mis contactos para estar al tanto de lo que está pasando.

¿Qué bandas recomiendas escuchar en esta cuarentena?

Oye, yo diría que ahorita hay un poquito de todo. He estado escuchando el disco de Orestes Gómez que me parece super interesante

También he estado revisitando canciones mucho más viejas de los años 80’s. Por ejemplo hay una canción de Phil Collins que se llama Easy Lover y fue muy exitosa en su época. Buscando en YouTube, vi que Mark Lettieri que es un super guitarrista hizo un cover que está bien interesante. He estado con un poco de todo.

El proyecto solista de Daron Malakian, guitarrista de System Of A Down también está muy bueno, y sinceramente es lo que más se acerca a un nuevo disco de System Of A Down.

¡Por cierto! Historia curiosa: El estudio donde estoy instalado con Rudi, es la misma locación donde el bajista de System Of A Down tiene su estudio, entonces siempre coincidimos con él en los pasillos.

Al ser Los Ángeles una ciudad donde residen muchos artistas y músicos ¿Has tenido la oportunidad de convivir con algunos? 

De trabajar como tal, he trabajado con Alanis Morissette, Lady Gaga, Mark Ronson, Skrillex, Kesha, Phil Lawrence que es el productor y mano derecha de Bruno Mars, que de hecho estuve trabajando con él hace poco en una nueva sesión de composición.

Mucha gente no sabe que trabajas en Spotify ¿Cuál es tu papel dentro de la plataforma?

Yo actualmente soy gerente a nivel global de todo lo que es adquisición de derechos musicales para contenido original, que en teoría es negociar con las disqueras, con las editoras, con los managers y artistas, para poder licenciar todos sus derechos musicales y poder utilizarlos en nuestro contenido original.

Contenido original, me refieron a todo lo que sale de Spotify Studio, que son todos esos podcast originales, mini documentales que se montan dentro y fuera de plataforma, entre otras cosas.

Y mi segundo rol, es lo que llaman songwriter selection, que es la interacción de los productores y compositores en latinoamérica, con la plataforma. Yo soy ese medio de comunicación.

Tenías ocho años sin venir a Venezuela, y regresaste con el Cusica Fest ¿Cómo fue ese reencuentro con la industria musical venezolana?

El Cúsica Fest fue algo que recuerdo con muchísimo muchísimo cariño, porque fue una experiencia única, hubo muchas cosas que me gustaron del festival. Yo llegué sin saber qué esperar, porque precisamente tenía ocho años sin llegar a Venezuela, y no sabía qué esperar de un festival en la situación actual del país, y me encontré con un festival que no tenía absolutamente nada que envidiarle a cualquier festival internacional, y se lo dije a Furro (co-fundador de Cúsica) que estaba sumamente orgulloso y honrado de haber formado parte del festival, y que bandas con las que yo trabajo tocaran en el festival.

La percepción en general, no solamente mía, sino de todos los amigos músicos que pude ver que fueron a tocar también, fue que la energía del público fue algo que no se había vivido antes; además de la camaradería entre las bandas fue única y fue como un reencuentro entre amigos ¿no?

También me dio mucha esperanza ver que hay mucha gente joven en el país que apuesta por el talento nacional, y la receptividad de todos. Una de las cosas que más me llamó la atención, es que en la época donde yo tocaba, si ponías a dos bandas que era de géneros diferentes habían dos tipos de público diferente y no necesariamente se quedaban para escuchar a la otra. En cambio aquí fue todo diferente, aquí todos se quedaron a escuchar todas las bandas sin importar su género, y respetaron los sets de cada uno; creo que eso fue algo que yo no había visto pasar en Venezuela, y es algo sumamente importante, porque en el momento en el que tu haces festivales de este tipo, todo el mundo se queda y apoya a todos. Eso habla muy bien de la calidad del que escucha música, y del que atiende este tipo de festival. 

Yo espero que esto se repita de nuevo, porque sin duda necesitamos algo así de nuevo. No hubo mejor manera de cerrar ese 2019.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: