La disputa legal entre Katy Perry y su disquera Capitol Records con el rapero cristiano Flame, ha llegado a su fin luego de un largo juicio, dándose a conocer que la cantante pop, junto a Capitol se les acusara de haber copiado fragmentos del tema Joyful Noise en el sencillo Dark Horse.

A pesar de que es un gran monto que deben pagar, en el juicio final se dio a conocer que no es ni la mitad de lo que originalmente había recaudado el lanzamiento del sencillo, su disco y el DVD publicado, ya que confirmaron que fueron más de 31 millones.

De los 2.78 millones, Katy Perry deberá desembolsar 500.000, mientras que la disquera pagará el resto, según informa Pitchfork.

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: