La cantautora inglesa Lily Allen siempre ha dicho que tiene cosas de las que arrepentirse, y acaba de revelar una de ellas. Según cuenta  la artista rechazó presentarse a cambio de un pago en Bitcoins que al día de hoy la habría hecho más rica que la reina Isabel, Madonna y Beyoncé.

Al parecer está es una de las historias que estará incluida en la autobiografía de Allen que debe aparecer el año que viene y que ella a prometido que será muy abierto con su público.

A %d blogueros les gusta esto: