El pasado 20 de enero día de la investidura presidencial de Donald Trump en Estados Unidos el vocalista de Slayer, Tom Araya, hizo una publicación en Instagram en la cual la banda aparecía acompañada por el ahora presidente en una foto. Obviamente un montaje que ahora fue posteado en la cuenta de la agrupación donde Araya explica que no sabe las razones de por qué la foto fue borrada de su cuenta pues la publicó porque “le parecía gracioso”, pero no fue así para todos sus seguidores.

Araya dice además estar sorprendido por las reacciones, sobretodo negativas de algunas personas, esto no ha caído muy bien tampoco a algunos de los seguidores de uno de los cuatro grandes del thrash metal, incluyendo a uno de los editores del portal Stereogum, Michael Nelson, quien incluso acusó al cantante y bajista de ser un “indefendible asqueroso”, al llamar “snowflakes”  (que en el Urban Dictionary se define como “personas hipersensibles que no pueden lidiar con alguna opinión que difiere de las propias”)a las aquellos que criticaron el post.

Lo cierto es que en ningún momento se confirma el apoyo de Slayer al nuevo presidente de la nación norteamericana pero el “les guste o no este es el nuevo presidente”, no los ayudó ante sus seguidores. Lo cierto es que Araya hizo la publicación para pedir una explicación de por qué se había borrado la original de su cuenta personal pero no creemos que reciba alguna respuesta positiva.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: