Los compilados de lados b son seres extraños en el mundo del pop. Usualmente una mezcla larga de temas que fueron desechados por una buena razón, sea que no conectan con el resto del disco para el que fueron compuestas, o bien simplemente no estaban a la altura del resto de su trabajo.

Y entonces tenemos ‘The Masterplan’ de Oasis. Lanzado en 1998 el recopilatorio de Lados B sale en un momento interesante para la banda, justo después del lanzamiento del pretencioso ‘Be Here Now’ de 1997 (un disco que a pesar de sus momentos de brillantez cae bajo el propio peso de sus ambiciones) y que sirvió para que muchos se reencontraran con el grupo.

‘The Masterplan’ volvió a Oasis al lado más accesible aunque altanero de sus dos primeros discos, en buena parte porque eran temas descartados de esos dos trabajos, lo que demuestra la extraordinaria capacidad de Noel Gallagher para crear grandes temas en esos años.


Uno de los puntos que separan ‘The Masterplan’ de las composiciones de la banda posteriores a ‘What’s The Story (Morning Glory)’ son las letras. En buena parte por haber sido compuestas durante la época en que aún no eran grandes estrellas las canciones como “Listen Up”, “Rocking Chair” o “Fade Away” son canciones sobre el miedo a envejecer y  piezas como “Half The World Away” y “Stay Young”. Por otro lado el grupo demuestra un lado psicodélico poco visto en su carrera con la instrumental “The Swamp Song” y su cover en vivo del clásico de los Beatles “I Am The Walrus”


Lamentablemente ‘The Masterplan’ solo sirve como un pequeño lateral en la carrera del grupo. A pesar del buen recibimiento el grupo no siguió la línea de este disco, tomando solo las pinceladas psicodélicas como influencia en su siguiente disco ‘Standing In The Shoulders Of Giants’ del 2000 que tuvo el mismo recibimiento pobre que su ‘Be Here Now’. Al grupo aún le tomaría hasta su lanzamiento de 2004 ‘Don’t Believe The Truth’ para recuperar el sonido de sus primeros trabajos, pero sonaba más como una reliquia que como un nuevo comienzo.

De allí que en perspectiva ‘The Masterplan’ parezca una pieza tan importante en el mapa de Oasis. El disco muestra a unos hermanos Gallagher aún en sintonía y cuyo ego no les había quitado el hambre de éxito, no sabían convencido que aún durmiendo en sus laureles podían ser la mejor banda del mundo, lo que les costó la posibilidad de cumplir la promesa de ser los siguientes Beatles.

Oasis pudo ser un grupo directo, capaz de tomar la foto de su Manchester natal y de las dificultades que enfrentaba la clase trabajadora de la ciudad, un espacio que terminaron ocupando los primeros dos discos de los Arctic Monkeys, y siempre será curioso pensar que pudo haber pasado si estas canciones hubiesen sido lanzadas en lugar de su tercer disco.

El resto de la historia es conocida. Los Gallagher pelean continuamente, hasta hacer que la banda implote lo deja a Liam haciendo canciones que suenan como piezas menores de Oasis y a Noel experimentando con diferentes sonidos con resultados bastante variados en cuanto a calidad. Pero por suerte tenemos algunos discos clásicos, y ‘The Masterplan’ debe contar entre ellos.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: