Hace un tiempo empezamos con una recopilación de disco que sentimos deben escuchar, apostando por trabajos a veces ignorados pero que son importantes dentro de la evolución de la cultura pop y dentro del mundo de la música alternativa. Abrimos hablando de un trabajo local, el influyente ‘Aeropuerto’ de Todosantos y ahora salimos de nuestras fronteras para irnos al punk norteamericano de Bad Religion.

Bad Religion es uno de los grupos clave de la segunda oleada del punk. Apareciendo en 1980 en Los Ángeles tomando influencias de The Ramones, The Clash y los Sex Pistols la banda irrumpió en la escena con un sonido explosivo pero no fue hasta su tercer disco ‘Suffer’ (1988) que consiguieron su estilo particular, que utiliza algunos toques de pop y armonías vocales inspiradas en los Beatles y sirve como predecesor del movimiento pop punk californiano.

Que esta combinación del punk con pop y Beatles no los engañe, el grupo es uno de las propuestas más políticamente conscientes y directos del género. Apuntando contra el gobierno norteamericano, los abusos de la religión y las diferencias sociales de Estados Unidos.

Está combinación de coros accesibles con letras incendiarias fue perfeccionado en su disco de 2002 ‘The Process Of Belief’. Describir el disco como el mejor trabajo de la banda californiana sería una exageración, ese es seguramente el ‘Recipe For Hate’ de 1993, pero es el punto donde el grupo consiguió un sonido a mismos niveles agresivo y atractivo para la radio.

Este balance se debe a varios puntos. A principios de los 2000 el grupo estaba en proceso de reunirse con su guitarrista original Brett Gurewitz, quién había peleado con el vocalista del grupo Greg Graffin en su disquera, Epitaph Records. Sin embargo la banda no perdió para nada la experiencia en crear temas para la radio y se nota en su manera de abordar el disco. Los primeros tres temas “Supersonic”, Prove It” y “Can’t Stop it”, aún tocados en bloque durante los conciertos, uno detrás del otro apostando por su intensidad y brevedad como carta de presentación.

De allí el disco estudia las diferentes facetas del punk “Broken” es un tema sobre la juventud desilusionada con un futuro que no los enamora, “Kyoto Now!” es un grito de guerra contra el cambio climático con guitarras, “Sorrow” explora la difícil relación de Gurewitz con la fe religiosa y “Evangeline” es lo más cercano a una canción de amor que Graffin podía componer por esas fechas.

Sin embargo la mejor canción, y la que sirve como una carta de presentación a todo la escena de punk californiana es la emocional “You Don’t Belong” donde la banda recuerda su adolescencia. Mencionando grupos clave del momento como The Descendants, Black Flag o No Control con un tono de nostalgia que resalta con la velocidad que interpreta la banda, algo bastante difícil de lograr dentro del sonido del punk.

Justo cuando la versión más pop de este sonido estaba en su mayor auge gracias a Blink 182 y Sum 41 Bad Religion sirvió como recordatorio  de la posibilidades reales del género. En 2004 el grupo sería aún más abiertamente político en ‘The Empire Strikes First’ disco que marcaría la pauta luego tomada por el ‘American Idiot’ (2004) de Green Day.

Bad Religion es uno de los grupos clave del punk moderno, y es una lastima que no aparezca más seguido en la conversación.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: