Kendrick Lamar es ya uno de los raperos más importantes de la historia. El artista de Compton ha dejado algunos de los álbumes más relevantes de lo que va de siglo, incluyendo un par que debieron conseguir el Grammy a disco del año, el aplauso de la crítica y el público e incluso un premio Pullitzer de poesía por su trabajo en Damn.

En su larga trayectoria, Kendrick se ha reinventado a sí mismo y al género varias veces, saltando entre el hip hop duro, las combinaciones con el jazz y el rock e incluso las colaboraciones con otros artistas sin despeinarse. En el camino ha dejado 8 discos de estudio que lo han visto crecer como MC y letrista, además de transformar la forma en la que pop entiende la instrumentación del hip hop. 

Esa discografía, llena de obras maestras, merece ser celebrada, por eso nos tomamos el tiempo de organizar sus discos desde el de menor calidad hasta su mejor trabajo. Si bien es difícil tener una opinión definitiva de Kendrick y su catálogo, es un ejercicio válido para entender en qué posición poner a cada uno de sus discos en el panorama del pop, y para poder medir el impacto de, quizás, el mejor artista de la historia del Hip Hop.

8 .- Black Panther The Album

Fecha de lanzamiento: 4 de enero de 2018

Este no es un mal disco. Kendrick no tiene uno de esos en su catálogo, pero es lo menos Kendrick de todo su repertorio. Tiene sentido, conseguir a un artista que está dispuesto a hablar de la violencia en su vida y en la de su padre, encerrado en las exigencias de una banda sonora de una cinta distribuida por Disney, obviamente iba a tener un efecto visible en su trabajo. 

A pesar de todo, aquí hay canciones necesarias para entender a al artista, All The Stars y Pray For Me son de los mejores usos del pop por parte de Kendrick y King’s Dead es una gran muestra del talento de varios raperos de su generación. Pero parte del problema es que hay sangre nueva en este a la que Lamar deja el protagonismo con Bloody Waters dejando el micrófono a Anderson Paak, I Am a Jorja Smith y Opps a Vince Staples. Es un disco en el que el intérprete, prueba que tiene buen ojo para el talento, pero aparece muy poco para ser considerado uno de sus grandes trabajos.

7.- untitled unmastered
Fecha de lanzamiento:
4 de marzo de 2016

¿A qué suenan las sobras de Kendrick Lamar? Probablemente mejor que el resto de sus competidores en su mejor momento. Este compilado de demos no utilizados, salidos de las sesiones de To Pimp A Butterfly dejan ver a un K.Dot un poco más libre, sin preocuparse de las expectativas que hay sobre cada uno de sus trabajos.

Es cierto que al ser una colección de demos sin terminar, la mayoría de las ideas musicales de este disco tendrían más repercusión en otros discos y canciones. Como pieza del rompecabezas de Kendrick Lamar es importante, pero lo cierto es que no es un disco para convencer a nuevos fieles, sino para aquellos atentos de escuchar toda la discografía del artista. Igual es bueno tenerlo.

6.- Overly Dedicated
Fecha de lanzamiento
: 14 de septiembre de 2010

El inicio de todo, pero ya un trabajo que brota de talento por todos lados. El cuarto Mixtape de Lamar, pero el primero en presentarse realmente como un disco, el artista por primera vez se acerca a las influencias y samples del Jazz para empezar a darle forma a su universo musical, pero aún amarrado al sonido de su tiempo. Es un disco en el que Kendrick intenta adaptarse a lo que es popular en lugar de decidirlo. 

Sin embargo, parece imposible que esconda su talento y sus intereses. Canciones como Alien Girl lo dejan ver como un artista interesado en hablar del mundo que lo rodea, y otras como Michael Jordan son piezas de hip hop más tradicionales, pero donde el flow de Lamar ya está por encima del promedio. 

Es justo en Michael Jordan en la que Kendrick presume que se transformará en el Jordan del rap. Lo cierto es que este disco es como ver a la leyenda de los Bulls en su primera temporada, aún había espacio para crecer; sin embargo, la magia ya es evidente.

5.- Section .80
Fecha de lanzamiento:
2 de julio de 2011

Tan solo un año después de Overtly Dedicated, Kendrick dejaba lo que para muchos es su primera obra maestra. Section .80 es la historia de dos jóvenes afroamericanas viviendo en la época de Reagan y como una sociedad profundamente racista las apartaba de una epoca de lujos y excesos en Estados Unidos.

Sin miedo a ver lo más complicado de la época, temas como Ronald Reagan Era o el sencillo HiiiPoWeR sirven para aclarar las ideas del disco, mientras que piezas Tammy’s Song (Her Evils) o Keisha’s Song (Her Pain) sirven para conocer el mundo interno de sus personajes. Es el trabajo con el K.Dot entraría de lleno a la conversación del mejor rapero en activo, pero al dejar de apuntar y apuntar a sí mismo, en su siguiente disco llegaría incluso a puntos más altos.

4.- Mr. Morale And The Big Steppers

Fecha de lanzamiento: 13 de mayo de 2022

Es complicado ponerle lugar a un disco que apenas tienes 6 días de lanzado. Con todo ya es complicado pensar en un fin de año en e que Mr. Morale no esté entre los mejores discos del año. Un retorno a los sonidos de jazz y soul que llenaba To Pimp A Butterfly, tras el rap más puro de Damn, es también el primer disco solista de Lamar en 5 años.

Líricamente, habla de los años cuando el rapero estuvo ausente del pop, pero además se abre a dramas interpersonales en canciones como We Cry Together o a hablar de la aceptación de los individuos LGBTQ en piezas como Auntie Diaries. Es un Lamar que ha madurado bastante, que se despide de su discográfica Top Dawg Entertaiment con un trabajo, que sin ser una revolución musical, se le considera uno de sus mejores trabajos líricos.

3.- Good Kid mAAd City

Fecha de lanzamiento:  22 de octubre de 2012

Es llamativo tropezarse con este disco casi 10 años de su lanzamiento. Producido por Dr. Dre, porque no podía ser de otra forma, el disco consigue a Lamar narrando su propia juventud en Compton, la violencia de su entorno, la brutalidad de la policía y la presión por participar en las pandillas que lo rodeaban.

El resultado es una foto bastante honesta de la juventud afroamericana en el barrio donde creció Kendrick. Hay clásicos absolutos aquí desde Swimming Pools (Drank) o la canción mAAd City y un par de las mejores apariciones como invitados de artistas de la talla de Drake, en Poetic Justice, y el propio Dr. Dre en Compton. 

Es uno de los trabajos más honestos sobre la cultura afroamericana, un espejo en el que Lamar ve sus propios defectos y los de su comunidad y los enfrenta, pero en el que no deja de pensar en el futuro con esperanza y consigue algo de nostalgia en una juventud rota. 

2.- Damn

Fecha de lanzamiento: 14 de abril de 2107

Damn es probablemente el disco más oscuro de la carrera de Kendrick. Es la primera vez que el rapero se siente como el GOAT después del éxito critico y comercial de sus últimos dos discos. Desde el primer sencillo, la explosiva Humble, era evidente que estábamos ante un artista en la cúspide de su poder presumiendo  el mismo.

A pesar de todo, no deja de lado sus temas sociales; aquí ya muestra una parte evidente del imaginario de Kendrick, y pasa en canciones como Duckworth o DNA, y al mismo tiempo se deja seducir por sonidos más pop en Element y Loyalty en las que colabora con Rihanna. Es un disco en el que el rapero sigue sonando peligroso (incluso cuando colabora con U2).

Es cierto que Damn ocurre tras dos lanzamientos profundamente más políticos, pero al mismo tiempo es un trabajo en el que finalmente Lamar se siente liberado y eso ya es bastante. 

1.- To Pimp A Butterfly
Fecha de lanzamiento:
15 de marzo de 2015 

Probablemente el mejor disco del hip hop en lo que va de siglo, un trabajo en el que la música negra desde el jazz hasta el hip hop se encuentran en un solo sitio y en el que Kendrick habla abiertamente de la diáspora africana, el racismo en Estados Unidos, las marcas históricas de la esclavitud y su propia batalla contra la ansiedad y la depresión. 

Puede ser la carga política de King Kunta o Blacker the berry o las piezas instrospectivas como U o I, pero lo cierto es que el disco puede saltar entre estos temas sin dejar de ser accesible. En parte se debe a los músicos con los que Lamar entró al estudio, con nombres como Kamasi Washington, George Clinton, Stephen Lee Brunner y Ronald Isley paseándose por varias canciones, lo cierto es que para cuando Snoop Dogg o Dr. Dre aparecen en la lista, ya han sido opacados por el tamaño de otras leyendas en el tracklist.

To Pimp a Butterfly es uno de esos discos que pasan una sola vez en nuestra vida, que cambian cómo entendemos un género y su importancia en el pop y en la cultura. No es únicamente un momento clave en la carrera de Kendrick, es un momento clave en la historia del rap.

A %d blogueros les gusta esto: