El venezolano Santos Palazzi, quien es productor y músico establecido en Los Angeles, cuenta su experiencia trabajando para productoras y compañías que crean exclusivamente música para series de televisión, películas, cine y más.

Los cinco años que tiene Palazzi viviendo en Estados Unidos ha hecho que se haga una carrera en la empresa, y siente que todavía hacen falta más para seguir creando lo que le gusta.

En conversaciones con Santos, habló sobre sus temas, el momento que pensó que quería dedicarse a la música, su paso con artistas nacionales e internacionales, y también nos comentó del lanzamiento de Short Tales Vol. 1 y 2, un material para apreciar por completo cuando no se hace durante la serie.

¿Qué te motivó a salir de Venezuela e intentar en Estados Unidos?

Yo siempre había tenido el deseo de venir a Los Angeles desde hace muchos años, pero me tocó hacer carrera en Venezuela. Yo estoy reciente aquí en L.A., tengo apenas cinco años y medio, que en realidad es algo reciente, obviamente para empezar de nuevo.

Me fui de Venezuela como muchos que han tenido que salir del país buscando nuevos horizontes e intentar fuera. Me fui por la situación del país, eso hay que admitirlo, el país está muy complicado, sobre todo para mi medio, y mucha gente con la que yo trabajaba profesionalmente, con quien había hecho carrera y quienes se hicieron un nombre, tuvieron que irse, y yo dije: “No voy a ser la excepción, tengo que hacer lo mismo”.

Me vine a Los Angeles a comenzar desde cero, cosas que otros te pueden contar, y es muy difícil, pero el trabajo duro y el esfuerzo que uno hizo en Venezuela, la experiencia y la enseñanza, todo eso dará sus frutos definitivamente, y este es un país gratificante en ese sentido, hay quienes vienen y trabajan, y eso tiene mérito.

¿Cómo llegas a trabajar para cadenas televisivas? ¿Cuál fue tu primer tema que llegó a escucharse en la pantalla chica?

Cuando llegué a Los Angeles tuve contacto con una compañía, y aquí hay muchas de ese estilo que producen música y proveen música para diferentes shows, cadenas de televisión y compañías productoras.

En este caso, con la primera compañía con la que hice contacto fue Music Mindtrax, donde comencé a crear un catálogo con ellos, y tengo con ellos más de 300 tracks, y después se encargan de distribuirla a los shows con quienes están comprometidos; luego hice contacto con otras dos compañías más.

Unos de los primeros shows fue Vanderpump Rules, un reality show super popular aquí en Estados Unidos, y quien también tiene un muy buen rating en Los Angeles, porque es un show basado en esta ciudad, y también otros de mis tracks aparecieron en otras cadenas televisivas como ABC, The Bachelor, The Bachelorette, Nat Geo, Life Below Zero, y en muchas series de Telemundo.

De recordar cuál fue el primero, está difícil porque fueron varios al mismo tiempo y no sabría mencionarlos, pero sí recuerdo el debut de mi música en Netflix en el stand-up comedy llamado Los Amargados Somos Más del colombiano Ricardo Quevedo.

¿Tienes un tema que hayas creado para la tv que sea tu favorito por encima de los demás?

De momento, no, todos los que he hecho me han gustado hacerlos, no tengo una preferencia. Es como tener tres hijos y preferir a uno sobre los otros, pero no, tanto para lo que hecho aquí en Estados Unidos como lo hice en novelas de Venezuela.

Sin embargo, me gustó mucho el proyecto Escándalos, quien lo hice en conjunto con el productor y director de la serie, fue muy chévere.

¿Cuándo fue el momento que dijiste “esto es lo que realmente quiero hacer”?

Desde adolescente, me acuerdo inclusive que tendría 14 años donde estaba tomando clases de guitarra, en Puerto Ordaz, y ese mismo día que mi mamá me fue a buscar le dije: “yo quiero ser músico”, con toda la ingenuidad del mundo porque obviamente no sabía en lo que me estaba metiendo, pero fue uno de esos momentos en los que uno está totalmente confiado, en donde esto es lo que es, no hay más para dónde agarrar.

Y bueno, a partir de allí la historia comienza, donde empiezas a estudiar y te das cuenta de algunas dificultades, pero nunca me lo he replanteado como profesional, siempre he estado claro en esto.

Con respecto a la música, a pesar que he trabajado con todo tipo, bien sea cine, shows en vivo, entre otros, mi preferencia siempre ha sido hacia la pantalla, hacia la televisión, aunque igualmente me disfruto la producción con un artista, al igual que un musical. Me encanta esa energía que es trabajar con un equipo grande con los directores, actores, puesta en escena, todo es muy bonito y gratificante.

¿Con qué artistas venezolanos e internacionales te ha gustado trabajar más? ¿Existen algunos con los que quisieras trabajar actualmente?

De los pocos artistas internacionales con los que he trabajado, puedo mencionar a Chenoa, que a pesar que hicimos un solo concierto cuando fue a Venezuela, nos conocimos y pudimos hacer música, fue una gran experiencia.

Pero de los artistas nacionales, me puedo quedar con todos, tanto de la generación de los 80 como los que vinieron después. Fueron experiencias distintas, trabajé con músicos muy talentosos y muy comprometidos con su carrera, pero con la artista con quien estuve trabajando mucho tiempo como guitarrista y director musical, es Karina, ella es una tremenda artista, una persona que tiene una gran vocación con su arte, y el año pasado tuve la oportunidad de trabajar con ella como productor, esta vez con su última canción Te Quiero.

Con Mariaca Semprún hicimos La Reina del Desamor, una obra escrita y dirigida por Gabriel Díaz, también fue una grata experiencia con Mariaca, estuvimos casi 3 años por toda Venezuela y fue una obra que tuvo mucho éxito en las tablas, y de hecho pudimos presentarnos una vez en Miami.

Me quedo con estas dos artistas, pero es por el largo tiempo que compartimos.

Sé que hay una gran movida pop en Venezuela, lo sigo pero no estoy completamente empapado, pero me encantaría volver a trabajar con Judy Buendía, con quien aún mantengo el contacto y trabajé por muchos años con ella, y también me gustaría volver a trabajar con Mariaca, ¡imagínate tú!

Pero de momento, sigo enfocado aquí en Los Angeles escribiendo mi música para televisión y cine, y esto es un camino que todavía queda por recorrer aquí.

Igual ahorita estoy produciendo para una cantante que se llama Constanza Herrero, que es chileno-australiana, y recientemente salió su primer single titulado I Didn’t Care.

¿Dirías que existe una diferencia entre hacer música para televisión y para cine?

La televisión es mucho más inmediata, el tiempo es mucho más corto, los tiempos de entrega son muy rápidos, por eso existen estas compañías que ya tienen música pre-escrita para que los editores musicales de esas series tengan la música a la mano. Sin embargo, algunas series tienen sus compositores principales para cuando el productor o el director quieran algo más específico.

Mientras que el cine es más holgado, ya que en ocasiones el compositor te entrega el guión y puedes empezar desde ahí a pinzar la música, y cuando la producción ya tiene toda la película filmada te pasa un draft de lo que es la película en video.

¿Cómo fue lanzar Short Tales Vol. 1 y Vol. 2?

La idea nació el año pasado durante el encierro. Estaba viendo una de las series de televisión, exactamente 100 Días para Enamorarnos de Telemundo, y vi que estaban poniendo música mía, y en ese momento pensé: “Cónchale, siento que esta música es de muy buena calidad y siento que queda en un lugar cautivo aquí”, o sea, aparece allí en la televisión y chévere, no se va a escuchar más, no se va a apreciar completamente.

Entonces dije: “De todo el catálogo que tengo, vamos a empezar a hacer recopilaciones en diferentes volúmenes”, y ahorita con las plataformas digitales donde prácticamente cualquiera puede subir su música, me puse a pensar que debería sacar diferentes volúmenes.

Digo lo de “diferentes volúmenes”, porque he trabajado con diferentes géneros, como cinematográfica, pop, latina, y otros estilos. Entonces el Vol.1 está más enfocado en el género cinematográfico, donde todo es más orquestal, con unos elementos electrónicos y el Vol.2 que sería más pop-electrónico.

El año que viene espero empezar a trabajar en un par de volúmenes más y se llamarán igual Short Tales.

¿Cuál es el género musical que más te gusta hacer?

Me encanta el rock. Soy rockerísimo. Y a mí me encantaría, si fuese posible, hacer música para cine. Pero si fuese por mí, y si algún día me dicen, “queremos que produzcas para tantas bandas de rock”, fascinado.

De hecho, en Venezuela tuve la oportunidad de producir para dos bandas de rock: Una de ellas fue Ninah Mars con su álbum ALBOOM, fue tremenda experiencia; y con Filipa, otra banda, no progresivo pero sí rock indie en inglés. Pero sí, el rock es mi género principal.

Han pasado muchos años desde que dejaste Venezuela, pero ¿sientes alguna diferencia entre hacer música en Estados Unidos y tu país?

Sí, la dinámica aquí es otra, los tiempos son completamente distintos, la cultura laboral también es diferente, aunque la música es un lenguaje universal y ese lenguaje se usa aquí, en Venezuela, en Japón, en todos lados y esa es una gran ventaja que tenemos los músicos. Sin embargo, he aprendido de esa dinámica y culturalmente cómo trabajan los americanos que son muy eficientes.

¿Alguna vez has contemplado volver a Venezuela y compartir con la escena musical local?

Me encantaría, así sea por un tiempo, volver a Venezuela a trabajar. Yo aquí he trabajado con muchos venezolanos en Los Angeles, también he participado en proyectos de cortometrajes y documentales, pero como todavía siento que estoy empezando a hacer carrera aquí, todavía hay tela por cortar.

De momento seguiré por acá, pero si me invitan hacer algo por Venezuela, por supuesto que estoy completamente dispuesto, ya sea con un artista o hacer música para una serie.

¿Qué quieres decirle a esos artistas que quisieran realizar música para la tv norteamericana pero que todavía no se atreven?

Gracias a esas compañías que son un intermediario entre el show y el compositor, la TV está abierta a recibir música nueva, porque incluso las necesitan para crear catálogos, pueden ser plasmadas en los shows, pero también se necesita que sea de buena calidad, con un buen criterio basado en que será música para televisión. No importa ahorita si estás en Venezuela, Estados Unidos, o Europa, puedes hacer contacto con ellos incluso a través de su página web donde algunas reciben y solo queda la espera de ver si son aprobadas o no. También se puede hacer contacto con compositores que estén conectados con estas compañías.

Y dicho esto, solo queda decir que se atrevan, no cuesta nada.

Recomendaciones

Serie: The Queen’s Gambit

Álbum: We Live Here – Pat Metheny Group

Playlist:

Billy Joel – Piano Man

Queen – Who Wants to Live Forever

Frank Quintero (Intérprete Ilan Chester) – Contigo

Gustav Mahler – Adagietto de la Sinfonía Nro 5 

Joe Satriani – Rubina’s Blue Sky Happiness

Juan Luis Guerra y 440 – Guavaberry

Pat Metheny – Letter From Home

A %d blogueros les gusta esto: