El vocalista de Luz Verde, Willbert Álvarez, habló sobre su más reciente álbum titulado Mundo Cruel, un disco lleno de letras que invitan a la reflexión, así como pensar en la existencia e inclusive en la oscuridad que rodea al universo como a uno mismo. Su álbum concordó con la misma semana de revelación con el nuevo disco de Luz Verde, y sin embargo, ambos proyectos de matices diversos, se apoyan y se dan la mano para promocionarse con mucha emoción y alegría.

En conversaciones con Willbert, él describe su percepción de Mundo Cruel, así como su dirección del video musical, una observación sobre su paso musical por Venezuela, entre otros aspectos.

¿Cómo nace Mundo Cruel?

Mundo Cruel nace de una lógica continuación de la carrera de mi proyecto solitario, que llega después de Musical Animal, mi primer disco. Después de aquella nominación que tuvimos del videoclip Te Busqué en el Latin Grammy, estuvimos haciendo conciertos y el paso lógico era crear otro disco.

Empezamos a trabajar en él, y con este proyecto, no llevamos prisa de terminarlo sino que quedara lo mejor posible, entonces teníamos una idea diferente en la cabeza y lo empezamos a trabajar, y ese proceso se alargó cinco años porque el estudio tuvo mucho trabajo y nosotros también estuvimos pensando en canciones nuevas, en una distinta dirección y dándole tiempo para que surgiera.

Mundo Cruel nace en una época oscura en la que había sucesos en el mundo que eran bastante complicados, cuando comenzó estaba todo el tema de las reuniones entre Trump y Kim Jong Un, estaban aquellas protestas en Venezuela, tema que se filtra dentro del disco, y empezó por ahí, en una época oscura. Lo que pasa es que ha sido toda una temporada muy larga.

¿Cómo eliges La Oscuridad del Tiempo como tema principal?

Fue el tema que marcó el momento en que dijimos:Ya tenemos la dirección correcta del disco”. Cuando hicimos ese tema, junto a Vladimir Peña, quien soltó los primeros acordes estando aquí en mi casa, entonces junto a él dijimos: “Aquí hay una canción”, la desarrollé, y luego la terminamos.

Nerio Gutiérrez de Playground Estudios, quien es uno de mis productores, confió en el tema ya que pensaba que era la más evolucionada, la que representaba más al disco y que decía que habíamos dado un paso hacia otro punto. Yo al principio no lo creía mucho, pero al final de haberlo grabado todo, creo que tenía toda la razón.

El video de este single fue dirigido completamente por ti, ¿Cómo fue el proceso?

Sí, el video fue dirigido por mí, ya que toda la vida he trabajado en 3D también, y quise unir las dos cosas que yo hago, también quería enviar el mensaje de la canción y que todo esto fuera dirigido y hecho por mí. Yo creé el concepto junto a Nerio Gutiérrez también, Playground Estudios hizo la dirección ejecutiva, pero yo hice toda la parte 3D, además que tenía ganas de juntarlo todo y sumarle una canción. Quedamos contentos con el resultado y la receptividad ha sido buenísima.

La Oscuridad del Tiempo trata sobre la duda de la existencia de Dios, sobre esa pregunta que se hace la humanidad, de si existe o no, e incluso se hace el planteamiento de la existencia misma de la humanidad, por eso está ese astronauta flotando en el espacio, un poco perdido y sin rumbo. Luego aparecen otros elementos como la nave, que representa la tecnología que se desmorona, también aparecen recuerdos que representan la fe y siente que lo pueden matar, pero esa incertidumbre es quien le da el poder para transformar el mundo. Así es como yo veo el video musical, pero también está abierta a cualquier interpretación.

El año pasado lanzaste Corazón Genial, ¿Qué tal ha sido la recepción de ese single hasta ahora?

Fue muy buena, fue sobre todo orientada por Facebook en el Día del Padre y la gente se lo mandaba de regalo a sus padres. La canción fue hecha con mucho corazón junto a mi amiga Nana Cadavieco, quien cambió un pasaje de avión para participar estando en Madrid, le agradezco mucho. Fue un tema dedicado a mi hijo Luke, que se origina cuando fue su primera ecografía, y la recepción fue bastante buena, pero más que todo se trataba de compartir algo con alguien personal, además de ser un adelanto de lo que venía.

¿Cómo describirías este nuevo álbum?

Describo este álbum doloroso de hacer, inconforme, incómodo, porque se dijeron muchas verdades, e incluso varias canciones quedaron por fuera porque algunas salieron antes como sencillos, y hubo otras que dejamos por el camino porque no queríamos que fueran redundantes.

Pero el disco es como un conjunto de canciones que se dan la mano para ser un solo mundo humano, el mundo que vivimos, entonces son todos estos aspectos que pueden ser contradictorios, ya que muchos dijimos que puede ser un mundo cruel, pero que también puede ser hermoso, hilarante, interesante, divertido.

Las canciones son todas diferentes, hay muchos aspectos como te digo, la muerte que está satirizada en el tema La Fábula del Gordo y la Muerte y es una historia real de un amigo que se encuentra en Venezuela, quien tuvo encuentros con la muerte. También está lo de la fe, el amor paternal, y temas que se enfocan en lo político que generan escamas, incluyendo Mundo Cruel que habla de personas que murieron luchando por su libertad.

Mundo Cruel es un disco más oscuro que luminoso, pero también es divertido. El álbum es si es un mensaje en donde los temas no podían salir por separado.

¿Qué sientes de diferente en este disco en comparación a Musical Animal?

Sí existe una gran diferencia, Mundo Cruel es oscuro, más denso en cuanto a sonidos, se trabajó en el sonido de la guitarra buscando cambiar, que no fuera solamente una acústica como Musical Animal’; intentamos experimentar más con pedales, efectos.

En cuanto a la composición, fue más satinada, más directa. Los mensajes fueron diferentes y pienso que es un sonido más maduro que Musical Animal. Definitivamente logramos un mejor sonido, más evolucionado, el disco es analógico, grabamos con cintas, lo que quiere decir que es más cálido y también sacamos un disco en vinilo, el cual sería el primero en mi carrera.

Hiciste este lanzamiento en paralelo con publicaciones de tu banda Luz Verde, al mismo tiempo. ¿Completamente intencional?

Digamos que fue una feliz casualidad y que era el hecho que no queríamos esperar más. Estábamos desesperados por soltar nuestros mensajes, por compartir con la gente, ya habíamos esperado demasiado tiempo y los dos estuvieron listos al mismo tiempo. No veníamos con ningún afán así como comercial o una agenda de cómo iba o no funcionar, simplemente dijimos, “Mira, tenemos que salir y debemos compartirlo con la gente”, y al final ha funcionado bien, la gente sabe que lo mío es una cosa aparte y lo disfrutan, que es lo importante.

¿Sientes que en Venezuela ha calado la faceta de Willbert de la misma forma que con Luz Verde?

Sinceramente, no lo sé, supongo que ha ido bien porque he estado recibiendo buenos comentarios por las redes y demás, y es cierto que Luz Verde tiene una trayectoria más grande en el país, yo nunca he ido a tocar en Venezuela. Si hubiera tenido la oportunidad de ir en las últimas épocas, creo que una parte del país hubiera podido ver ese proyecto y hubiese crecido más. Sin embargo, creo que la receptividad ha sido buena, también me alegra que la gente vea diferencia entre los dos proyectos, y que las canciones claves han sonado bastante y siento un buen feedback, por ese lado creo que estamos bien.

¿Sigues pensando que Barcelona es el sitio ideal al que pudiste migrar?

En su momento, sí fue el mejor lugar; en este momento, no sé sinceramente qué vendrá. Yo creo que la búsqueda no es un lugar, ¿sabes? Yo creo que ya la búsqueda es interna. Al principio sí, le pones mucho peso al lugar, pero ya llega un momento en el que te das cuenta que en realidad las cosas que haces las llevas tú dentro e independientemente donde estés, la búsqueda está dentro de ti y las luchas son más internas y propias.

Me gustaría de pronto tener la oportunidad de ir a probar en Estados Unidos y volver a tocar en Venezuela, me encantaría también hacer cosas por Latinoamérica. Lo que pasa es que también está la realidad, estoy hasta el cuello de muchas cosas como trabajo, proyectos, cosas dando vueltas y vamos a ver qué tan posible será.

Por el momento estoy muy contento de compartir con ustedes Mundo Cruel y espero que lo disfruten y que lo vivan así como yo lo viví componiendo.

A %d blogueros les gusta esto: