Desde su lanzamiento el disco de Olivia Rodrigo ha sido uno de los más discutidos tanto en las redes sociales como en la prensa musical y tiene sentido. No solo es un trabajo profundamente honesto, sino que además sirve como un ejemplo de cómo modernizar un sonido del pasado, en este caso el pop punk. No es que la cantante –y estrella de Disney Channel en sus ratos libres– no tenga un sonido moderno, sino que tiene sus influencias bastante claras. Así mismo el trabajo lírico de sus temas, recuerda a otras cantautoras, algunas contemporáneas, y otras, sus predecesoras directas. 

En este caso seleccionamos 10 discos que pueden servir como buen siguiente paso tras terminar de escuchar a Rodrigo. 

Paramore – ‘Riot’

La banda de Hayley Williams siempre ha sido una de las caras más reconocibles tanto del movimiento pop punk como de la explosión emo. Pero probablemente este disco, su segundo larga duración, siga siendo su grabación más reconocible. 
Aquí hay temas en los que Williams se permitía sangrar por la herida de su angustia adolescente sin demasiados prejuicios. Temas como Misery Business o CrushCrushCrush se han convertido en auténticos himnos intergeneracionales, tan accesibles y atérmicos hoy como el año de su lanzamiento.

Avril Lavinge – ‘Let Go’

La cantautora canadiense hizo mucho ruido a principios del milenio con este disco debut, que ha envejecido sorprendentemente bien. Un disco de pop primero, pero que no ignora sus influencias más rocanroleras y punketas.
Si bien Complicated y Sk8er boi son canciones que aún pueden sonar en la radio, hay algunos temas un poco ignorados en el disco que vale la pena repasar. Canciones como la optimista Mobile y la retadora Nobody’s Fool mostraban una voz que era necesaria en el pop, y que lamentablemente se fue diluyendo en lanzamientos posteriores.

Green Day – ‘Warning’ 

Si bien para muchos Green Day es una banda con dos grandes pilares en su discografía, Dookie de 1994 y American Idiot de 2005, par de obras que opacan el resto de sus lanzamientos, hay joyas en su discografía que vale la pena revisar. En particular Warning, que fue el disco con el que recibían el nuevo milenio, es un trabajo valiente, e incluso experimental para un grupo que empezó escribiendo sobre fumar hierba y masturbarse. 
Por un lado podemos ver al grupo trabajando con temas que cuentan historias como Misery y en la otra prueban acercarse al punk desde los instrumentos acústicos, con resultados que van desde lo explosivo de Minority hasta la belleza de Waiting. Una antesala de lo que lograrían con su icónica ópera punk.

St Vincent – ‘St Vincent’

St Vincent, el nombre artístico de Annie Clark, es, por donde se le mire, una de las voces más interesantes de la escena alternativa. Una compositora que ha experimentado con la electrónica, el punk, y el indie a partes iguales en una carrera que incluye varios clásicos y que la eleva a ella como una de las grandes guitarristas del siglo XXI.
Su disco homónimo de 2015 es un buen punto de inicio en una discografía ecléctica con sencillos como Rattlesnake y Sparrow enseñando varias de sus facetas al mismo tiempo.

Lorde – ‘Pure Heroine’

Cuando Lorde sorprendió a propios y extraños con Royals en ese lejano 2013, parecía destinada a devorar el mundo del pop, masticarlo y escupirlo a su imagen. Si bien el impacto no llegó a ese punto, es difícil discutir que ha dejado una marca clara que ayudó al éxito de artistas como Billie Eilish y la propia Olivia Rodrigo. 

En 2021 sigue siendo una colección de canciones única gracias a la potencia de temas como Tennis Court o Buzzcut Season que dejaban entrever a una de las cantautoras más talentosas de su generación.

Bikini Kill – ‘Pussy Whipped’

La banda insignia del movimiento Riot Grrrl, Bikini Kill ha vuelto recientemente a los reflectores gracias al uso de su hit, Rebel Girl en la cinta Moxie, de Netflix. Pero el disco en el que está incluida la canción es además una entrada necesaria al punk moderno. 

Malcriado, peleón y potente, la banda construye todo un manifiesto en menos de 30 minutos. Una obra clave de la música alternativa de los años 90 y de todo el punk.

Billy Joel – ‘The Stranger’

A primera instancia puede parecer toda una sorpresa que Olivia suelte una referencia como Billy Joel en uno de sus temas. Sin embargo este disco muestra a Joel, uno de los compositores más importantes del pop norteamericano, en su lado más melancólico y nostálgico. 

El tema que le da título al disco, así como la icónica Scenes From an Italian Restaurant, son piezas interesantes para entender el rompecabezas de influencias de Rodrigo, y Only The Good Die Young es un buen ejemplo del mismo tipo de historias adolescentes que ella compone. 

Pj Harvey – ‘Let England Shake’

Pj Harvey está en la extraña posición de ser una de las voces más influyentes y menos conocidas del mundo del rock. La cantautora y guitarrista inglesa ha tenido una carrera variada, donde la han comparado con figuras tan disímiles como Nick Cave o Josh Homme. 

En el caso de Let England Shake,  su disco de 2011, la artista cambiaba su sonido profundamente. Una predecesora quizás algo olvidada entre figuras como Lana del Rey o la propia Olivia.

Taylor Swift – ‘Folklore’ (o ‘Speak Now’)

Era difícil no poner en esta lista a una de las influencias más directas de Rodrigo, en especial cuando la propia cantautora la ha mencionado abiertamente. Lo difícil sin embargo es saber cuál disco de la habitante de Nashville mencionar.

Quizás Speak Now sea el mejor ejemplo, al ser el disco de “coming of age” para las adolescentes de la generación millenial, del mismo modo que Sour lo es para la generación z, pero Folklore tiene más en común en cuanto a la forma que ambas abordan la melancolía. Afortunadamente Spotify nos permite no borrar canciones por lo que bien vale repasar ambos trabajos.

Ginebras – ‘Dormiré Cuando me Muera’

Finalmente, y desde España, las Ginebras nos dejan un modo diferente de actualizar el pop punk tan presente en el disco de Olivia. Más fiesteras, más rockabilly y más felices, pero no por eso menos interesantes. 

Temas como Crystal Fighters o Vintage son absolutas revelaciones, que cuentan la vida nocturna de Madrid en tono jocoso y con cierta malcriadez de fondo. Son una de las revelaciones más recientes de la nueva escena madrileña (¿nueva movida madrileña?) y que poco a poco ganan más espacio en la radio.

A %d blogueros les gusta esto: