El venezolano y maestro de la música, Gustavo Dudamel, fue nombrado como el nuevo director musical de la Ópera de París, cargo que llevará junto a su puesto de director de la Filarmónica de Los Ángeles durante las próximas seis temporadas.

Con éste nuevo puesto se convierte en el primer latinoamericano en liderar uno de los más importantes templos europeos de la ópera, nombrado por el mismo director de la ópera de París, Alexander Neef -alemán-, antigua discípulo de Gérard Mortier, que sustituyó al veetrano Stéphane Lissner a finales del 2020.

Fue un proceso de comenzó en el 2017, cuando Dudamel fue a la institución para dirigir La Boheme de Puccini, con una puesta en escena controversial de Claus Guth. Su sintonía y buen manejo del grupo orquestal dejo un buen recuerdo para los directores de la casa, por lo que años mas tarde lo llamaron para tomar lugar en él.

En una rueda de prensa el venezolano expresó «Cuando me hallé al frente de la orquesta supe haber encontrado mi hogar espiritual para la ópera. Puedo describir cada uno de nuestros ensayos, nuestras funciones. Cuando Alexander me llamó para ofrecerme la posición, no dudé ni un momento en decir que oui. Supe que era aquí donde me llevaría el futuro».

La candidatura de Dudamel (sustituyendo a Philippe Jordan nombrado en la Ópera Estatal de Viena) tenia muchas bazas por su perfil reconocido y su altura en los diferentes registros mostrados. Y por su labor en la Filarmónica de Los Ángeles, recreando trabajos de John Adams, Philip Glass y más, el músico d 40 años se identifica mucho con lo sinfónico, a pesar de también haber dirigido 13 óperas antes.

Ahora se tendrá que enfrentar al reto de devolver la confianza en una institución en crisis debido a las tensiones internas y el mal estado de las finanzas por la crisis de la pandemia. Recordemos que el año pasado la Ópera de París perdió 45 millones de euros por suspensión de 130 obras. Pero a pesar de ellos, el músico dijo que asumirá este reto «con optimismo y regocijo».

A %d blogueros les gusta esto: