Rubén Strauss y Victoria Gámez son dos venezolanos de Maracay que juntos formaron su banda Los Aros de Saturno, donde ponen en práctica sus dotes de multi-instrumentistas para crear ritmos neo-psicodélicos.

Por oportunidades laborales, el dúo tuvo que viajar a Buenos Aires, Argentina, para presentarse en el homenaje del 65° Aniversario de Charlie García en el museo de Los Beatles, y más adelante les tocó mudarse a China para poder seguir con sus proyectos.

Hace poco, sacaron un nuevo tema titulado El Lado Oscuro de La Luna, que vino acompañado de un video musical al mejor estilo retro de los 80 para transmitir un mensaje de locura que interpretan dos personajes adolescentes.

Desde China, tuvimos la oportunidad de conversar con ambos músicos para conocer la historia detrás de El Lado Oscuro de la Luna, su experiencia con su estadía en otro país, las creencias que los inspiran en la música y mucho más.

¿Qué referencias usaron para el vídeo de El Lado Oscuro de la Luna? 

Rubén: En realidad nosotros somos fanáticos de todo lo que tenga que ver con lo triste, nos gusta mucho la música triste, también las historias con mucho misterio y fantasía, y la idea más o menos es que estamos tocando en un video tape, donde salimos nosotros con cierta influencia al espectador, y es por eso que la protagonista está como drogada por el video, y al final ya queda como desmayada. Pensamos en un video de Korn sobre la publicidad loca y la influencia que tiene en la gente, también en películas como El Aro… fueron muchas cosas juntas, más que todo relacionado a la locura porque la canción trata de eso. 

Victoria: En los 80 estaban muy de moda todas las series de estilo thriller, no de terror pero de suspenso y misterio, psicodélicas o que implicaban historias medio confusas; eso estaba muy de moda y por eso quisimos tomarlo por ahí.

¿Sienten esa fuerte conexión con los 80 entonces? Así como para rememorar esos detalles de la época.

Victoria: Justamente nosotros tenemos un amor muy fuerte con la música retro, vintage, que implica no solo los 80 sino de los 60 hasta los 90, y a pesar de que nuestra música mayormente va entre los 60 y 70, esta canción en particular quedó perfectamente como un tema ochentero. Nos lo imaginamos completamente en otro estilo y no sonaría igual, fue hecho para ser un tema de los 80 y le dimos con todo. Y de ahí, es ochentero, decidimos darle a la gente la experiencia completa, desde la trama hasta el video, la letra, la música, todo.

Rubén: En verdad la canción debió haber salido en los ochenta, pero bueno, como cosa loca, salió ahorita (se ríe). 

La canción trata sobre las personas que van a ese lado de la luna cuando tienen esa chispa de locura dentro de su ser, ¿se sienten identificados  con ese estamento?

Rubén: Creo que la locura siempre está presente en las personas visionarias, y creo que este mundo necesita algo de locura para poder avanzar y evolucionar. Si pensamos convencionalmente, nunca podremos avanzar. Y como te dije, somos fanáticos de esa locura y esa magia en la música que existía mucho en los años 70 y 80, y es por eso que siempre será el común denominador de nuestro concepto musical: magia, locura, cosas que no puedes ver normalmente. 

Entiendo que fue un video grabado entre Shenzhen (China), y Maracay (Vzla), ¿cómo fue ese proceso? ¿Con qué dificultades se enfrentaron?

Victoria: Todo este tema con ELODLL es algo muy emocional y personal también y tiene muchos elementos. El tema se hizo en un entorno de todo este problema de la pandemia, tiene mucho contenido emocional y el videoclip también. Nosotros invitamos a participar a unos amigos de Maracay, los invitamos a ellos porque son unos muchachos super jóvenes, son casi adolescentes, no son la compañía más famosa, grande o experimentada pero tenía todo el amor y todas las ganas de hacerlo, y eso nos gustó mucho.

Ya que preguntas las dificultades, una de ellas fue que los chicos son de una zona de Maracay que se llama El Limón, y justo durante los días del rodaje hubo muchas lluvias en esa zona y se desbordó el río, lo que causó que pasaran muchos derrumbes, que la gente perdiera sus casas, y los muchachos siguieron adelante, y eso me dejó impresionada, incluso nos mandaron todo el material a tiempo. Siento que el video tiene una vibra, no pesada pero sí fuerte porque, todas las ganas que teníamos de darle y ganas de seguir lo sientes en el video, que es un clip sencillo pero tiene mucho corazón. 

Y la idea del video ¿fue totalmente creada por ustedes o tuvieron ayudas externas?

Rubén: Fue totalmente creado por nosotros. Solo nuestros panas de Maracay nos ayudaron a plasmarlo en video, pero todo el plan y concepto lo hicimos nosotros acá.

Y sobre los personajes mostrados en el vídeo ¿que historia buscaban contar con cada personalidad? Porque son dos personas muy distintas

Rubén: En todo el video, quien pareciera estar loca es la chama, pero mientras tanto te das cuenta que el pana también entiende y siente la presencia de la novia al final del video. Da mucha risa, pero también nosotros que aparecemos en el video nos proyectamos como dos seres locos -a parte- que tratan de influenciar a esos dos chicos con nuestra música, y al final hace que cada quien que lo vea, le dé una impresión única, aunque nuestra idea inicial fue demostrar la locura en diferentes facetas y colores. 

El primer tema que sacaron, llamado Broken Bed, está en inglés, y ELODLL es una canción en español. ¿Piensan seguir haciendo temas en español o les gusta usar diferentes idiomas?

Victoria: Sinceramente, cuando grabamos Broken Bed fue con unos amigos de Maracay y esa vez quedó en consenso que se grabará en inglés y listo, pero, ya Rubén y yo con nuestro proyecto nosotros solos, que es muy personal, decidimos hacerlo en español porque nos dimos cuenta que escribimos mejor en nuestro idioma y es como más orgánico y sincero todo lo que queremos decir.

Rubén: También tiene que ver con lo que sentimos en estos momentos que queremos componer en español; quién sabe si más adelante aprendemos chino y terminamos componiendo en chino o en alemán. Por ahora solo queremos seguir componiendo en español.

¿Ya dominan el mandarín?

Rubén: Tú sabes que para aprender el idioma hay escuelas y universidades porque es bastante complicado, y en verdad también nos acostumbramos a que todos aquí nos hablan en inglés, y por eso tal vez los medios entendemos cuando hablan, pero nosotros no hablamos, nada que ver, sólo algunas frases. 

Yéndonos un poco más atrás, ¿por qué decidieron escoger el nombre “Los Aros de Saturno” para su banda?

Rubén: Es una historia chistosa. Nosotros, a parte de que nos gusta la música triste y oscura, tenemos mucha afinidad con las cosas espirituales y creemos que son más reales que el mundo real, y siempre le hemos dado importancia a los sueños, a los mundo oníricos, y hace como tres años, en Buenos Aires, Vicky me echa el cuento de que tuvo un sueño en el cual estuvo frente al planeta saturno, y justamente fue una experiencia que no sabemos si fue un sueño o una experiencia espiritual, porque también creemos en eso, porque cuando me lo cuenta lo hace como algo normal,y caigo en cuenta que yo también había soñado con Saturno, el mismo día o un día antes, y eso nos sorprendió mucho y marcó bastante, y ahí dijimos “nada, hay que hacer algo con este planeta”, y quedamos con el nombre, porque lo vimos como un mensaje del más allá. 

¿Se acuerdan de la primera canción que escribieron o de la primera canción que cantaron juntos? En la vida y como Aros de Saturno

Rubén: En la vida creo que fue una canción de los Beatles, ¿no?

Victoria: Creo que fue Twist and Shout. Tendría yo como 18 y Rubén 20.

Rubén: Como Los Aros de Saturno creo que fue una canción que compuso Vicky que aún no ha salido. 

Ambos son multi-instrumentistas y han dicho que les va muy bien produciendo todo ustedes dos, porque ya todo es más cómodo y no tienen que hacer gastos para que otros músicos los acompañen, ya que es algo que ustedes saben hacer, ¿a qué punto se dieron cuenta de ésto de que no necesitaban una banda grande para sonar como una? Y además, ¿cómo es el proceso creativo siendo nada más ustedes dos?

Victoria: No todo el mundo cree en la astrología, pero esto funciona muy bien porque los dos somos Virgo (risas). 

Rubén: Es que mantener una banda a distancia también es un poco complicado, y también son muchas mentes y universos distintos. Al principio intentamos empezar el proyecto con unos panas, pero sabes lo inestable que es mantenerse con los amigos en el extranjero y tener un proyecto consolidado por mucho tiempo; es algo difícil. No es imposible pero, como dice Vicky, ambos somos Virgo y nos gusta que las cosas salgan de una manera perfecta y como nosotros queremos, y el proceso de cuando hacemos las canciones es como un ritual, donde empieza Vicky con una idea y tratamos simplemente de seguir nuestro espíritu y escuchar dentro de nosotros el cómo debería seguir la canción. Es algo que no solemos hacer con otras personas.

Victoria: Y de alguna manera mágica siempre terminamos estando de acuerdo, y así, no se como, si algo suena mal o bien, siempre coincidimos. 

Rubén: No es fácil porque son dos cabezas pensando, pero siempre buscamos la manera de encontrar la sincronía espiritual para poder siempre llegar a una conclusión que sea efectiva para nuestros escuchas. 

Algo que los identifica mucho son sus looks y su estilo ¿es algo que han pensado como una marca con la que quieren que los reconozca?

Victoria: No has visto nada, espera a que entremos en confianza (se ríen) No nos has visto en tanga. Nosotros somos normalmente así estrafalarios.

Rubén: Sí, creo que es algo natural, es más, hay veces que nos tenemos que controlar y ser humanos normales en una sociedad, pero, si fuera por nosotros, estuviéramos más locos, porque somos unos locos.

Victoria: Yo no

Rubén: Sí, sí, claro (se ríen)

Cuando se acabe la pandemia ¿piensan hacer shows en vivo? Y si es así ¿cuáles son los lugares que no pueden dejar atrás en la lista?

Rubén: Obviamente tenemos una deuda con Venezuela, que esa va 100% seguro y de primera, así sea en el patio de mi casa, y sin duda Buenos Aires es un lugar en el cual sin duda nos queremos presentar. Latinoamérica es nuestro objetivo, queremos invertir principalmente en latinoamérica. 

Los Aros de Saturno en Argentina

¿Cuál ha sido la diferencia más grande que han  tenido que afrontar de tener la banda en Venezuela a tener la banda en China?

Rubén: Lo más obvio es el idioma y la cultura. Es un país que está a 12 horas de Venezuela, es el punto máximo al que podemos estar alejados de nuestro país, porque si nos vamos más allá, nos estaríamos devolviendo. Lo más impresionante de todo es el choque cultural. Por lo menos en Venezuela, para mí más que todo, el público se caracteriza por ser uno de los públicos más exigentes y más efusivos, en el sentido de que, si no les gusta, te gritan y te ignoran, te lo demuestran al momento si le gusta o no tu propuesta musical, y lo digo porque lo he vivido en Venezuela. Cuando un artista hace algo que en algún punto no le gusta al público, he visto como le gritan y le dice cosas, no solo porque sea malo, solo que es exigente.

En cambio en China es totalmente diferente, es lo contrario, aquí son muy pasivos, es muy difícil que te aplaudan pero no significa que no les guste, son solo apáticos y cero sentimentales como el latino. Igual la música es un idioma universal y hemos logrado conectar con la gente, así estemos en China, Venezuela o Buenos Aires, siempre vamos a conectar con la música. 

¿Cómo ha sido la estadía y receptividad de música en China?

Rubén: No es algo que te demuestran de primera o de una forma tan sentimental como en Venezuela o países latinos, pero sí te demuestran que les gustó lo que haces ofreciendo un cigarro (se ríe). Yo sé que suena extraño pero cuando un chino te ofrece un cigarro o te quiere regalar un trago es porque de verdad le caiste bien, de esa manera entablan amistad y si algo les gusta de verdad. Aquí hay un mundo musical muy extenso, a ellos hasta les gusta el reggaetón, la salsa, el rock… es muy hermética y mucha gente no conoce lo que está sucediendo aquí dentro, pero sí es cierto que acá hay mucha gente que de verdad le echa pichón a la música. Y es en toda el área asiática. 

¿Qué le recomiendas a la gente escuchar antes de pisar el 2021?

Rubén: Es una pregunta un poco cruel (se ríe). Es algo que nunca me han preguntado. Estamos escuchando mucho a Charly García; aunque no lo creas, Génesis, sus primeros discos, Pink Floyd, Queen y también estamos escuchando la banda del hijo de John Lennon, The Claypool Lennon Delirium con una influencia bastante psicodélica que nos gusta mucho últimamente. Y de Venezuela, no lo vas a creer pero, Ilan Chester tuvo una primera banda de progresivo psicodélico de Venezuela, Ananta, que de verdad les sugiero que la escuchen porque es algo tan mágico y maravilloso; algo que no tiene que ver con ‘Eres una en un millón’, pero es algo impresionante con la que los fanáticos del rock nos podemos sentir más identificados. 

A %d blogueros les gusta esto: