Natalia Román es una actriz, bailarina, y cantautora venezolana-argentina, reconocida por haber participado en obras de teatro musical, películas, y además, por pertenecer a una familia de artistas. Nati Román, de un tiempo para acá, ha incursionado en el mundo de la música de una manera más profunda, para entregar a su público parte de lo que ella es. Sin duda, a través de sus canciones quiere ofrecer un mensaje alentador, y demostrar que el arte puede fusionarse dejando a un lado cualquier prejuicio. 

En esta ocasión, Nati nos cuenta cómo ha sido su trayectoria en el mundo del arte y también nos da detalles sobre su nuevo proyecto musical, un EP titulado Relatos.

¿Cómo fueron tus comienzos en el mundo del arte?

A los 6 o 7 años aproximadamente, empecé en la escuela del grupo teatral Colibrí, que es un grupo liderado por José Manuel Ascensao y Claudia Nieto. Este grupo teatral para niños hacía obras de teatro musical en la época dorada de una Caracas soñada, que hoy por hoy, además del tema pandemia, estamos muy limitados, y para entretener al público lo hacemos desde casa o a través de las plataformas digitales.

Cuando era pequeña, desde muy chica junto con mi hermana Marissa Román, actriz venezolana a quien admiro y respeto profundamente, estuvimos en este taller de formación actoral para niños, y allí pude hacer mis primeras obras de teatro infantil a nivel profesional porque nos pagaban algo simbólico, y siendo niños, mi mamá siempre estuvo muy interesada en que desarrolláramos nuestras cualidades artísticas. Somos cinco hermanos y todos somos artistas, y no fue algo fortuito;  mi mamá y mi papá nos incentivaron y nos apoyaron desde el día uno. Recuerdo que también estuve en clases de canto, de baile, de danza, de ballet; tomé clases en la escuela de música Yamaha, es decir, desde muy chica tuve una formación profesional en el arte y en todas sus disciplinas. Entonces, verme ahora y echar un vistazo hacía atrás, es darme cuenta de lo agradecida que debo estar por sobre todas las cosas, con mi familia que me apoyó desde mis inicios y mi carrera artística. 

¿Cómo y cuándo fue el momento en el que decidiste lanzarte oficialmente a la música de una manera más profesional? 

Tuve un trabajo muy interesante en el que compartí escenario con Daniela Barranco; imagínate, yo la conozco hace años luz y ella junto a Lale, su hermana, ambas eran mis hermanas en el musical juvenil Volver a Empezar, dirigido por Nana Ponceleón, la mamá de Daniela Barranco.  Yo empecé con ellas a hacer teatro musical a nivel profesional e inmediatamente, luego de esa experiencia tuve la oportunidad de participar en La Novicia Rebelde, en ese Teatro maravilloso que es el Teresa Carreño, con la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho, bajo la dirección de la maestra Elisa Vegas. Entonces te podría decir que desde los 14 o 15 años empieza mi carrera profesional en teatro musical donde el nivel de exigencia para una actriz, cantante y bailarina, es muy alto e importante. Digamos, mi formación estuvo en las tablas. 

Previo a esto, yo canté durante 9 años; me escapaba prácticamente para cantar en bodas, en el coro .Comcuero. Mi mamá evidentemente firmaba permisos para poder presentarme en bodas, bautizos, etc. Mis padres siempre apoyándome ahí, estaban siempre presentes como los primeros espectadores del espectáculo. 

Nunca he estado desligada del arte en todas las disciplinas. La composición musical como tal, surge desde casa con mi hermano que es guitarrista profesional; pasábamos horas encerrados en el cuarto componiendo, escribiendo letras, haciendo jammings con los amigos de mi hermano, con mis amigos, siempre en una nota muy musical y muy bohemia, nunca dije “Ay, yo quisiera ser Madonna”, no pasó por mi cabeza esa frase. En mi casa siempre se escuchó buena música, y música alternativa, también música de cantautor como Joaquín Sabina, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Gustavo Ceráti, Fito Páez, Charly García, obviamente todo argentino porque mi familia es de allá, entonces yo tengo como eso,  lo mejor de esos dos mundos.  

¿Cómo surgió la idea de crear un proyecto tan original e integral en donde mezclas una obra de teatro con un EP conceptual, como lo haces en Relatos?

Te miento si te digo “ay, en cuarentena me explotó la cotufa y quise hacer esto”. Con este proyecto tengo mas de 10 años, yo no soy escritora ni no soy guionista; soy actriz, cantante, modelo, bailo, me encanta la danza contemporánea y me he fajado en estudiar y en tener más conocimiento en cada una de estas áreas por separado. También estuve en la Escuela de Teatro Musical de Caracas, es decir, siempre le he apostado a la investigación y a la formación profesional. Creo que es importante estudiar lo que a uno le llama la atención, lo que uno ama, lo que uno quiere; además de ser Licenciada en Idiomas Modernos en la Universidad Metropolitana, saqué una carrera universitaria que me ha dado otras características que yo siento que todo va sumando, y al final terminas siendo quien eres, desarrollando el aspecto que más te gusta de tu vida, pero básicamente somos tridimensionales. Entonces,  yo no podría decir que Relatos salió de la noche a la mañana. 

En diciembre logré probar el material en La Íntima en Suka Bar, como una obra de teatro musical o como un concierto teatral, es decir, la teatralidad siempre me ha acompañado y ahora en Relatos que se viene online a finales de este año, también tiene ese pincel histriónico que me caracteriza; sin embargo, no puedo hablar de “voy montar online una obra de teatro”, porque es bien raro en todo esto de la tecnología y aunque plataformas como Teatro Zoom, como GoLive, hay montones de plataformas que están haciendo teatro en vivo a través de Zoom. En fin, Relatos tiene mucho tiempo de estarse escribiendo, yo tengo para hacer, no un EP, sino un disco. Tengo canciones.

Yo compongo desde los 12 o 13 años, esto me ha llevado toda la vida, parece una locura, pero tampoco es que sea tan señora (risas). Yo en este camino no estoy sola, tengo un productor musical: Sebastián Núñez, que está en Miami y con quien trabajé en Chocolate Music Caracas cuando tenía su sede aquí.  Tanto aquí como allá, hemos trabajado en varias producciones musicales y prácticamente es uno de los pioneros conmigo de Relatos. 

He cambiado el nombre, en algún momento se llamó El Baúl De Mis Muertos, pero luego me pareció horrible (risas). El primer nombre que tuvo fue En Proceso De Creación,  junto a mi hermano Federico Román, con quien compuse prácticamente la mayoría de mis canciones. Yo creo que el arte es como la vida misma, se va transformando al pasar de los años, y hay temas que van madurando y que van cambiando solos. Estos nuevos arreglos que tiene mi música, cuyo género inicial es pop, se los agradezco a todos los colaboradores del disco, además, yo en este primer acercamiento como cantautora, hacía mi música desde este lugar para compartirlo, tengo el apoyo y la colaboración de Antonio Masei en Andar junto a Federico Ruiz,  con quien he tenido la oportunidad de compartir en diferentes obras de teatro musical; un hombre que es un maestro como Huáscar Barradas en Amar, otro de los temas que también voy a lanzar en estos meses.

En Apagón, está nada más y nada menos que el bajo de Tony Casas de Rawayana, Lia, ex baterista de una banda alternativa que me fascinaba, que se llamaba Skin, que era una banda de puras mujeres. Andrés Mata colaboró en el tema Automercado, y Pavel Tello en la última canción que voy a lanzar que se llama Aterrizar. Te digo cada colaboración me ha volteado la cabeza… Yo digo “Wow, la música es esto”.

Hay algo que me ha ocurrido y es una experiencia hermosa: lograr ceder. Ceder tu música, tu creación, tu bebecito, a estos músicos maravillosos que tienen muchísima más experiencia que yo en la música, y darle la oportunidad de crear sobre las bases de guitarra y voz, ha sido una experiencia alucinante, te digo que tanto mi productor musical en Miami, como yo acá, estamos super complacidos y agradecidos de cada una de las colaboraciones de este EP.

 ¿Cómo fue el proceso de creación del videoclip de Apagón?

Relatos, lo que vamos a ver a finales de este año, es también el material audiovisual que estoy lanzando poquito a poco. Hay un poquito de eso, está obviamente la música que la vamos a tener en las plataformas digitales y Apagón en particular fue filmado aquí en Caracas por Gustavo Mendoza, con quien ya había tenido la oportunidad de trabajar en el video de Ultraviolenta de Viniloversus. Tuvimos esa experiencia maravillosa donde fui la actriz del video y nos quedó muchísimas ganas de seguir trabajando juntos; me pasa con casi todas las producciones en las que elijo trabajar, que queda un sabor tan sabroso de la creación y del arte que queremos volver a trabajar juntos y nos dimos la oportunidad con Apagón

Fueron cuatro días de rodaje, siendo yo la única actriz, porque era una coreografía, que me montó mi maestro Levi, a quien le debo la grandiosa idea de utilizar una sábana para darle más movimiento, ya que íbamos a trabajar en 60 cuadros. Ese video es una pintura, es una obra de arte, la verdad es que Gustavo y yo hicimos muy buen equipo al igual que Sebastián, que bueno, la mezcla de Chocolate Music Miami quedó espléndida, cada cosa está en su lugar. 

Ismael Figueroa me acompañó con la guitarra electroacústica, eso fue lo primero que se grabó para el tema Apagón, la guitarra electroacústica y la voz guía; luego se incorporaron otros dos elementos, el arreglo de Tony Casas y el arreglo de Lia quien me dijo desde Londres, “Natalia voy a ir al estudio y te voy a hacer ese arreglo porque me encantó la canción”, además, que Ismael Figueroa y Lia son amigos al igual que Sebastián. Todos nos conocemos y nos tenemos muchísimo cariño y respeto y creo que eso ha sido como la base fundamental de cada una de las creaciones, de cada una de las canciones; trabajar con esos dos valores: el respeto y la empatía.

Con respecto a Andar, me encantó que le metiste ese toque de bandoneón que le da al tema esas vibras porteñas.

En realidad es un acordeón, me hubiese encantado tener el bandoneón argentino pero es un acordeón porque el maestro Federico Ruiz toca acordeón, y me dijo “quédate tranquila que lo vamos a llevar con matices de bandoneón, al punto que la gente va a pensar que es un bandoneón. Déjame a mí el arreglo”. Recuerdo cuando lo fui a buscar a su casa hace tres años para que hiciera este arreglo, y me dijo: “Tú me buscas, me traes un litro de chicha, y me regresas a mi casa luego de la pauta de grabación, y ese arreglo te va a quedar bellísimo”, un nivel de humildad que yo admiro de músicos tan reconocidos en este país.

¿Por qué el primer sencillo que sacaste fue Andar y no otro?

Porque Relatos va sobre mi vida, sobre anécdotas y cómo no arrancar con mis dos tierras que amo. Yo soy argentina y soy venezolana, yo todos los días me levanto, veo el Ávila, me tomo mi mate, ese es como mi guayoyo. Yo fui criada por mis padres que son argentinos y hoy por hoy viven en Buenos Aires, y obviamente mi cultura viviendo en Caracas, es de una caraqueña importada, una caraqueña con reminiscencias  porteñas, tengo eso en la sangre: tengo el tango, el drama y lo sabroso, la sabrosura, el Caribe que corresponde a ser una venezolana. 

Hay gente que se va y dice: “ay, no, que vergüenza ser venezolano” Y yo digo: “¿Qué?… ¡yo amo ser venezolana!”, para mí es lo maximo decir soy caraqueña, además que no sólo las mejores playas, el Caribe, las mujeres, la comida, la gente, sino es ese sentirse en casa. Evidentemente de todos mis hermanos y de mi familia en general, soy la única que por rebeldía decidió quedarse en Venezuela a hacer país, y creo que ese valor también de lucha, de luchar por lo que uno quiere se lo debo a mis padres. Hacer lo que uno ama, en el lugar donde más cómodo y donde mejor se siente. 

Creo que la gente se va a identificar en Relatos, van a tener la necesidad de encontrarse a sí mismos a través de Relatos, eso es lo bonito de la pieza, que ahora lo podría llamar como una experiencia audiovisual más que un concierto teatral: tiene música, tiene danza, tiene anécdotas, tiene de todo, todo lo que soy. La gente podrá disfrutar de Relatos a finales de noviembre.

¿Cuáles han sido tus influencias a la hora de componer tu música? ¿Qué escuchabas? En el resto del EP, ¿dejas ver tus influencias argentinas como lo hiciste en Andar?

Mis gustos musicales son súper amplios. Yo he sido una persona que puede escuchar reggaetón sin problema, gozarme una buena salsa cabilla, amo la salsa erótica, como bailarina de salsa erótica te digo que para mí es lo máximo, así como el merengue; además trabajando con Chino en El Mal Querido, la película de Diego Rísquez, echábamos broma escuchando su música de Chino y Nacho: estuve como muy empapada de todo eso, y el merengue a mí me encanta. Así como el pasodoble y los boleros. También me fascina el rock, el rock argentino, Fito Páez, Soda stereo, fui a todos sus conciertos, incluso el último de Cerati acá en Caracas. Amo ir a conciertos, para mí ese es el mejor dinero invertido. 

A mí me fascina toda la música, la música en otros idiomas: me fascina Camille, es en francés, o Pauline Croze. Camille ha sido una de mis inspiraciones para componer desde la locura, desde la ‘folie’ (locura en francés), desde el no juzgarte, al igual que Shakira (risas), pero me gusta más la Shakira de Pies Descalzos que la actual, sin embargo creo que le ha dado un giro interesantisimo a su carrera. También Natalia Lafourcade, y si me preguntaran a qué artista admiro a nivel vocal, diría a Andrea Echeverri de Los Aterciopelados,  Esa colombiana se las trae, ella es esa voz gruesa, esa voz de mujer plantada, ese desenfado, me encanta. Y obviamente, si nos ponemos a hablar sobre teatro musical, y artistas ya a nivel operático, también han sido parte de mis influencias todos los musicales como Chicago, La Novicia Rebelde, son composiciones hermosísimas, y escuchar esa música es una escuela. Ni hablar de Mozart, Beethoven… En casa siempre se escuchó una variedad de música muy amplia. Y Metallica, fui a sus conciertos aquí, también Aerosmith, bueno todo, me gusta todo (risas). 

Definitivamente hay que escuchar de todo, uno no puede estar cerrado, uno tiene que estar abierto a todo. Eso amplía tu panorama, abre posibilidades. No todo es blanco y negro.

Yo no concibo mi vida sin la música, sin la danza, sin la actuación. Yo me identifico con las tres disciplinas absolutamente, como un arte integral. Por lo menos en este primer acercamiento a la música en cuanto mostrar mi faceta de cantautora, no podía abandonar el arte de bailar y de la interpretación. Las tres disciplinas están estrechamente vinculadas entre sí.

¿Qué le dices a todas esas personas que quieren dedicarse a la música y al arte, pero que aún no lo hacen por miedo o cualquier otra circunstancia?

Hay que alejarse de ese concepto del “yo no puedo”, y bajar el nivel de expectativa. Yo creo que es un trabajo interno con el que tenemos que lidiar toda nuestra vida, entonces, más bien, hay que abrazar nuestros defectos, enaltecer las virtudes y  hacer lo que uno va sintiendo cómo lo va sintiendo. Siempre teniendo en cuenta que nuestros límites  existen cuando empiezan los del otro. Se deben parar los juicios y empezar a hacer. Ese es mi mejor consejo o sugerencia. Hay que parar la cabeza para empezar a hacer.

Hay algo que aprendí en varios de los talleres de actuación que he hecho, y es “don’t overthink it”, no lo sobrepienses, si sobrepiensas mucho en escena, si sobrepiensas mucho una actividad, una tarea o una acción, va a estar obviamente delineada por el juicio, va a estar enmarcada por el juicio. ¿Qué pasa si de manera orgánica y natural, dejas que fluya, dejas que ocurra?, obviamente va a coger naturalidad y vas a hacerlo con un disfrute prácticamente envidiable, o contagioso, más que envidiable, y ese disfrute contagioso de hacer lo que estás haciendo, y que el otro te observe y se conecte contigo, es lo que hace posible el hecho artístico. 

Para eso existe Relatos, para lograr que los demás se contagien a emprender su camino artístico también, como yo que me lancé sin pensarlo mucho. Cuando tú tienes una convicción de que tu arte te mueve, y va a mover a los demás, no debes abandonarlo, por más necesidad que haya. Ojo, yo soy artista 100%, y soy 100% granolera. Yo hago granola, tengo una marca de granola que se llama La Natinola, y surgió en una de mis intentos de irme de este país, yo dije: “Nada, me voy a Buenos Aires a empezar de cero, no importa, ahí conozco a bastantes productores teatrales y me va a ir buenísimo”, con mucha energía positiva me fui, y evidentemente comenzar de cero en cualquier lugar, así tengas contactos, es difícil, es cuesta arriba, y cada vez que estaba allá, yo escuchando aquí lo de las marchas, yo decía: “Wow, yo necesito estar en mi país, yo quiero formar parte de este cambio, este giro que va a dar mi país, yo quiero estar presente”, esa convicción, esas raíces que te llaman. 

En fin, me fui para Buenos Aires, y como artista, canté en el subte, me presenté en cuanta tarima me invitaron. Más allá de todo lo que logré como artista en Buenos Aires, yo dije que tenía que emprender y lo que yo se hacer es granola, entonces dije que iba a vender granola. Yo no le tengo miedo al trabajo, hay que hacerlo. Tú crees que si hubiese pensado como “oye, qué dirán, Nati Román, granola” ¡Qué va!, hice hasta mi marca de granola, yo sí soy una atrevida, atrevidísima. Y me va muy bien, le doy gracias a la vida de darme el don de la cocina, porque gastronómicamente me va chévere, además soy fanática de comer rico, y tengo muchos amigos chef y cocineros, que me han brindado su apoyo durante toda mi carrera.

¿Cómo ha sido la receptividad del público? Tanto en Argentina como acá en Venezuela 

Tuve la oportunidad de presentarme en Buenos Aires, junto a Vargas, compartimos tarima en uno de sus conciertos y bueno, fue delicioso, primero la química, y ya nos conocíamos desde hace muchísimos años, aunque no tengo ninguna colaboración con él, pero el feeling está. Él siempre ha estado presente porque también trabajó con Chocolate Music acá cuando estaba en Caracas, y de ahí conozco a Vargas.

Cantamos Duraznito, una de sus canciones que es mi favorita. En ese momento, nos gozamos el tema, y el público se conectó con nosotros de una manera espectacular.  Acá en Caracas he tenido la oportunidad también de compartir con muchos músicos que admiro y respeto. Cómo te comenté, está Adicorock, que es una banda que amo que adoro de reggae flow; me encanta su género, y siempre invitan a artistas de la movida y en este caso me invitaron un  par de oportunidades a interpretar Andar, ellos como músicos que me acompañaron en este tema. Andar en vivo también lo tengo colgado en YouTube. Hicieron una súper fiesta y nos invitaron a Adicorock y estaban otros artistas también, como Andrés Mata, El Otro Polo. De ahí conozco a Ismael Figueroa, el guitarrista que hizo el arreglo en guitarra para Apagón.

¿Cómo fue para ti rehacer Relatos para adaptarlo a un formato streaming? Ya que a finales de noviembre estrenarás la comedia musical vía streaming.

El viaje de Relatos comienza  el 18 de diciembre del año pasado.  Cuando Daniel Gómez, de La Íntima de Suka Bar, que lamentablemente ya cerró sus puertas, me invita a presentarlo allí, dando como resultado sala llena, venta de entradas completa. Este concierto teatral, porque fue concebido como un concierto teatral, contaba con tres músicos en vivo, y todos los relatos que iba contando a través de la música y vivencias. La gente conectó muchísimo, el feedback del público fue inmediato. No habían pasado cinco minutos de la obra y la gente ya estaba riendo, aplaudiendo, conectada. Creo que está muy bien escrito para ser un concierto teatral, por lo que quise continuar a principio de año, tocando varias puertas de salas de teatro importantes en el país y en marzo llegó la pandemia.  Evidentemente fue un freno de mano para todos, en todos los aspectos de nuestra vida, y yo me senté frente al computador durante el confinamiento y dije “bueno, tengo dos opciones: o dejo Relatos para después, cuando pase todo esto, o lo retomo pero empiezo a contarlo desde un lado audiovisual, con otro lenguaje. Si ahora me voy a valer de pantallas para poder comunicarme, bueno, no lo puedo hacer como en un escenario”. El contacto con el público va a ser virtual, entonces vamos a llevarlo a un lenguaje audiovisual. Eso es lo que ha pasado con los cinco temas. Poco a poco grabé esos cinco temas en estudios de grabación antes de la pandemia, y luego de la pandemia terminé de grabar las voces finales de los últimos temas. Y a cada uno de los temas decidí hacerle un videoclip. Todo este material audiovisual nos va a acompañar en el nuevo viaje de Relatos online que se va a dar a finales de noviembre de este año. 

Por supuesto cómo te comenté, así como tengo un productor musical como Sebastián Núñez, desde Miami apoyándome, y Chocolate Music como casa productora, tengo el privilegio de contar con un equipo de producción para Relatos Online, a través de una productora audiovisual que se llama La Agencia, quienes junto a mí, contaremos esta historia. Es un equipo maravilloso que desde el día uno se rio conmigo en el proyecto; tenemos ideas frescas, nuevas, va a estar buenísimo. Relatos online, es una nueva manera de contar las historias a través de los medios audiovisuales, es decir, a través de pantallas, y la invitación es a que todos se atrevan a hacerlo. Aquí no hay nada probado, es muy nuevo para nosotros, esto de comunicarnos a través de plataformas. Y creo que esa es la nueva oportunidad que la pandemia nos ha dado, de reinventarnos, de rehacer, de adaptarnos a los nuevos cambios, a las nuevas situaciones.

¿Qué tienes pensado para el futuro? ¿Quieres seguir fusionando el teatro con la música, o tienes otros planes?

¿Pensar en el futuro? Yo creo que ya estamos. Algo que considerábamos lejano, como en el futuro. Esto de la era tecnológica, de comunicarnos a través de las pantallas, en que todo se resuma a un mensaje de texto; quizá aquello poético de la vida, el encontrarte al otro, el saludarte con un abrazo. Ahora todo se ha vuelto minimalista, es muy interesante lo que a nivel social está pasando con este tema de la pandemia, y creo que algo que me ha enseñado, es a vivir aquí y ahora. Creo que estar en el presente y ser agradecidos con lo que tenemos, no generar expectativas, no anhelar, es de lo que va a Relatos, y es lo que me propongo desde que empezó toda esta situación de pandemia. Así que por ahora voy a disfrutar el aquí y el ahora, y se viene muy prontito Relatos online, además que los lanzamientos de los videoclips y de las canciones ha sido maravilloso, así que lo estoy disfrutando. Uno a uno, voy de a poco. En dos o tres semanas más va el tercer tema promocional de este EP, que está conformado por cinco temas, y tengo una historia que contar a finales de noviembre.

A %d blogueros les gusta esto: