Los hermanos Gallagher y compañía ya habían encendido la pólvora con Definitely Maybe. Enamoraron a sus paisanos, llegaron también a público norteamericano y ya el mundo anglosajón estaba atento a que unos individuos de Manchester con esencia “beatlera” tenían todo para cautivar con canciones bonitas, cualidad que no iba de la mano con el carácter arrogante y conflictivo de sus miembros. Era paradójico ver que sus dos líderes, Liam y Noel, eran verbalmente violentos al expresarse; y a su vez, esto se contrastaba con las hermosas melodías de sus himnos que salían de sus voces y manos. Nadie se explica como unas obras tan maravillosas salían de dos seres con una vibra tan pesada. Pero este caso, lo importante es lo que sus canciones le transmiten a su público, que sus temas siguen vivos décadas después y que hoy celebramos 25 años del disco que los puso en el Mapa Mundi: (What’s the Story) Morning Glory?

Si nos vamos al contexto de ese momento, en ese momento los medios querían forzar una nueva pugna que supliera a la de The Beatles vs. Rolling Stones, y en este caso era: Oasis vs. Blur; probablemente la banda de Damon Albarn haya tenido más suerte en lanzamientos de sencillos a nivel de charts, pero en lo que se refiere a discos completos, Oasis ha demostrado tener un poco de más contundencia a través del tiempo, sin restarle mérito a sus némesis de aquel entonces que lo estaban logrando con The Great Escape. Indudablemente, el ganador fue el público por vivir ese marketing cargado de buenas canciones de lado y lado.

Sony Music se encargó de la distribución de (What’s The Story) Morning Glory? en Venezuela. El movimiento que se veía en los anaqueles de Disco Center, Recordland, PPM Records y Esperanto con este lanzamiento, daba a entender que la banda lo estaba logrando en Latinoamérica y que las visitas era inminente que se hicieran giras en el país. La solicitud de sus canciones por fans en radios como La Mega, 92.9 y Hot 94 y sus lugares ocupados en el Record Report, daban a entender que Oasis era una banda para el Poliedro, aunque en las dos ocasiones que nos visitaron, se presentaron en Caracas fueron en la UCV y en la Universidad Simón Bolívar. Sin ánimos de ponernos con esa mala maña de vernos como ombligo del mundo, Venezuela era un medidor del pedestal que Oasis estaba ocupando, y las cableras nos mostraban el favoritismo que había por Oasis en canales como MTV.

Si es de preguntarle a un músico venezolano difectamente influenciado por el rock británico, tenemos a Luis Irán, ex frontband de Los Paranoias y actualmente lleva su proyecto Irán. Estas son sus impresiones sobre el álbum que hoy cumple un cuarto de siglo: «Admirando tanto a Los Beatles, la aparición de Oasis fue algo súper importante para mí. Si bien Definitely Maybe es un discazo, ‘WTSMG?’ es el disco que los convierte en un fenómeno mundial y consagra definitivamente a Noel Gallagher como un gran hacedor de himnos, en la tradición de Lennon y McCartney. Ni todos los escándalos, ni las peleas entre los hermanos Gallagher, logran opacar las hermosas canciones que forman este disco, como Wonderwall, Don’t Look Back In Anger y Champagne Supernova, sólo por nombrar tres joyas. A ninguno de mis amigos le gustaba Oasis, pero gocé un mundo viendo a todo el estadio Universitario cantando a todo pulmón las canciones de Oasis, en aquel Caracas Pop Festival del 2001. Hasta el mismo Noel se quedó loco».

Otro frontband caraqueño radicado en México, Alejandro Gómez, vocalista de la banda Los Telecaster, quien en su brazo luce un tatuaje del rostro de Liam Gallagher, también nos habla de su manera de vivir el segundo álbum de Oasis: “(What’s The Story) Morning Glory? me mostró el malandraje de los lads británicos y su onda Mod. Lo brutales que son The Kinks y la primera referencia sobre un flaco intenso llamado Richard Ascroft. Todo ese imaginario Gallagher; con su estilo “working class hero”, acordes prestados y Desert Boots, me colocaron en un camino de vida del cual nunca regresé. Se trata del poder del Rock ‘n’ Roll en un solo mandarriazo certero, vibrante, colorido, alegre y psicodélico, que te inspira a ser mejor persona. Tal vez exagero, pero cuando cantas Don’t Look Back in Anger –abrazado a un escocés llorón y ebrio en un concierto de Noel mientras te caen chorros de orina como lluvia–  te sientes conectado y, extrañamente, en familia. 25 años después, sigo preguntado: “Where were you while we were getting high?».

En cuanto a la perspectiva desde el periodismo, conversamos con Greta Álvarez, quien fue locutora de Hot 94, ex redactora para Buzzfeed, licenciada en Comunicación Social y conocedora del rock británico, hoy radicada en Los Angeles. Ella nos destaca la importancia de (What’s The Story) Morning Glory? Como un momento poderoso para la música: “Siento que la costumbre de escuchar un disco de principio a fin es algo que se ha perdido. Este fue uno de esos álbumes que recuerdo haber escuchado siempre de esta forma, incluso pienso que sigue siendo la mejor manera de disfrutarlo. (What’s the Story) Morning Glory?‘ es para mí nostalgia, top 10 de MTV, la consagración del Britpop en el mainstream, es leer el cancionero de un cd una y otra vez hasta saberte todos los temas de memoria, cantar frente al espejo con las manos hacía atrás e imaginar algún día ver a Oasis en vivo, sueño que casualmente en Venezuela se nos hizo realidad en dos ocasiones».

Por su parte, uno de los fundadores del portal OidosSucios.com, Rufi Guerrero, también nos da su visión de (What’s The Story) Morning Glory? un cuarto de siglo después: «Es bastante raro que una banda que irrumpe con un buen disco debut saque un segundo trabajo que lo supere en todos los aspectos. No solo a nivel musical, sino hasta en la resurrección de la apariencia «beatle» fue emblemático. Dejó dos himnos generacionales indiscutibles: Wonderwal y Don’t Look Back in Anger, que aún hoy son coreadas en campos de fútbol de todo el mundo y se han visto usadas en muchos reclamos sociales, como los que sucedieron en los homenajes tras el ataque terrorista en Manchester en 2017. Otra no tuvo tanta suerte comercial pero es, seguro, una de las mejores 5 canciones del grupo: Champagne Supernova. Hasta los lado B de este álbum son notables: The Masterplan, Acquiesce, Talk Tonight y Rockin’ Chair son temas reconocidos por cualquier seguidor del britpop. Oasis ha sido más influyente de lo que muchas personas quieren reconocer y ‘(What’s the Story)‘ es lo mejor de su legado. Su caótica grabación fue magistralmente recogida en Supersonic, uno de los mejores documentales de rock que he visto y que se alimenta, básicamente, de esta etapa».

Wonderwall, Don’t Look Back in Anger, Champagne Supernova, Some Might Say, Morning Glory, Roll With It… la mayoría de estas canciones eran palazos fijos en sus setlists y todas forman parte de esta obra. Solo con juntar todas estos temas, sabemos que, de estar aún activos, y si le hubiesen dado la suma importancia a 25 años de aniversario, podrían haber hecho una gira conmemorativa de este trabajo y su público estaría más que agradecido de principio a fin; pero ni se han reencontrado, y estamos en pandemia. Nos queda tomar este amuleto, darle play, soñar y darnos cuenta que un disco de 1995 puede sonar aun más vigente que muchos del 2020.

Oasis es uno de esos casos de bandas grandes en que su segunda publicación superó, en alcance, a su álbum predecesor, al menos en impacto y en expansión de su carrera, y que los convirtió en unas de esas bandas codiciadas por seguidores de todas las regiones. Que este sea el quinto disco más vendido en la historia de UK, nos da un medidor que llegó mucho más allá que al público rock. Por más que Definitely Maybe sea considerado, por muchos, superior en composiciones y en calidad de canciones, What’s the Story Morning Glory? fue el álbum que logró que hoy estemos haciendo aún esta comparación. 

Todo seguidor de la música que tiene la oportunidad de ir a Londres, tiene como parada fija ir a Abbey Road para hacer la foto de la portada del emblemático disco de The Beatles y ver el estudio ubicado en esa misma calle. También quiere ir a tomarse una birra en el Intrepid Fox, a The Electric Ballroom, The Crobar, al Hobgoblin, a The Fighting Cocks o a The Underworld. Pasear por Candem Town para ver dónde nace y radica la escena punk británica. También es parada obligada ir al Wembley Stadium así sea por fuera y retratarse en un venue tan legendario. Si además han escuchado el disco en cuestión que hoy cumple un cuarto de siglo, hay que ir a Berwick Street 34 en Soho, entre Noel Street y D’Arblay Street a tomarse la foto en la calle de la portada de What’s The Story Morning Glory?

El mundo necesitaba grandes herederos que sonaran a Inglaterra. Si bien cuatro décadas antes estaban los pioneros que marcaron el rumbo del rock universal, y unos cuantos ejemplares británicos que remaron bien ese mar un rato después, Oasis es la banda que naturalmente rescató el sonido más rock del BritPop en la última década del siglo XX e hizo que el mundo entero se maravillara con ese sonido. Si con Definitely Maybe impactaron con su existencia, con (What’s The Story) Morning Glory? se posicionaron como la banda de rock inglés más bestial de los 90 que muchas agrupaciones quisieron imitar. Belleza de disco que no envejece un cuarto de siglo después. Soundtrack ideal para estos días de lluvia y de entrada al otoño. ¡Magia!

A %d blogueros les gusta esto: