“Nunca crees nada, será mal interpretado, te encadenará y te seguirá el resto de tu vida”

Arthur (Bob Dylan), “I’m Not There”

 

En el 2007, Todd Haynes decidió hacer un homenaje en vida a Bob Dylan con el falso documental I’m Not There, una película que desprende a Dylan en seis personajes que muestran distintas caras del poeta. Va en cursiva, porque esta narración va de un poeta, no de un cantante cualquiera.

I'm Not There. Cúsica Plus. I'm Not There. Cúsica Plus.

Cierto es que estos falsos documentales suelen enaltecer a muchos en lo que es su carrera artística, pero siempre quitándole crédito humano mostrando un lado oscuro de su vida, la clásica violencia doméstica, la promiscuidad o el abuso de sustancias, como ocurre también en las películas de Miles Davis (“Miles Ahead”) o Felipe Pirela (“El Malquerido”), por ejemplo. Pero el poeta reluce de una manera impresionante, los Bob Dylan que presenta Haynes son para entregarles el Grammy, el Oscar, y por supuesto el Nobel.

Y nombro todos esos premios quedándome corta, porque el mostrar al personaje en seis individuos distintos nos da una probada de artista integral. Bien dicen que cuando se trata de ficción hay que hacerlo siempre más creíble que la realidad, y quizás como una creación de Haynes, un solo Dylan hubiese resultado un personaje del que la gente hubiese dicho “nadie puede ser así”, como tantos otros que la historia del cine nos ha mostrado.

Fue astuto Haynes, sobre todo en irnos mostrando durante toda la trama que no estaba hablando sobre un cantante, resumido al final en la contundente frase de Jude, el Dylan que encarna Cate Blanchett: “Everybody knows I’m not a folk singer” (“Todo el mundo sabe que no soy un cantante de folk”).  Esa frase acuñada hace 9 años debió haber sido resaltada, y sería una espectacular forma de aceptar el premio Nobel en la ceremonia de entrega, si es que Bob se decide a ir.

Bob Dylan. "Todo el mundo sabe que no soy un cantante de folk". I'm Not There.

«Todo el mundo sabe que no soy un cantante de folk». I’m Not There.

La película está llena de estas gemas que nos dicen “Bob Dylan es un poeta, y no es tu poeta convencional”, es uno de los pocos que nos han regalado nuestros tiempos; es uno de los pocos que llega a las masas, que es algo que hay que valorar. Y es un poeta como se tendría que ser, porque la poesía se hizo para ser declamada, como lo hacía Homero, de quien no sabemos que haya escrito realmente una sola de sus líneas.

Bob Dylan se nos presenta en principio como un niño negro con su guitarra, huyendo de su hogar, al que la gente le pide que viva en su propia época, porque parece atrapado en el pasado, uno que ni siquiera vivió. Que es un gran signo de poeta crítico. Destaca también el interpretado por Blanchett, que podríamos pensar en que la elección de la mujer es para rescatar ese lado femenino que todo artista explota, incluso el ser poesía más que poeta. Cate es el verdadero Dylan, la que realmente se presenta con un parecido físico. Todos van con su guitarra y sus líricas, excepto por las intervenciones de Arthur que no terminamos de entender muy bien por qué está siendo interrogado.

Finalmente, una última versión de Bob, interpretada por Richard Gere, que parece cansado del mundo, de una fama extraña, uno que nos muestran como si se está escondiendo, aunque no sabemos de qué o quién, pero sí que nos deja con la reflexión de nunca mirarse a uno mismo, que es quizás de lo que huye ahora en la vida real, no queriendo responder a la Academia Sueca.

"Sus canciones son una visión verdadera de cómo las cosas son realmente" Cúsica Plus.

«Sus canciones son una visión verdadera de cómo las cosas son realmente» I’m Not There.

Times are a-changing y eso no tiene porque ser malo. Si la música es parte de nuestro día a día, es un arte, es letra y crítica, si el Grammy premia lo mismo que los premios de votación popular, ¿por qué no permitirnos que la música realmente buena sea reconocida a lo grande?

Escuchen a Bob Dylan, incluso si es “solo ahora porque ganó el Nobel”, y lean poesía también, que el mundo quizás sería mejor si todos lo hiciéramos.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: