A principios del milenio Blink-182 fue el escape perfecto para aquellos jóvenes que no se sentían completamente identificados  con la movida de boybands y estrellas pop o con el naciente nü metal representado por bandas como Slipknot o Korn, sino que también supo resumir el espíritu de una generación sarcástica, inclinada al humor del absurdo, simple y a las cosas sencillas sin dejar de sentir las angustias típicas de la adolescencia que se reflejan primordialmente en sus discos ‘Enemema of the State’ y ‘Take Off Your Pants and Jacket’.

Rescatando la simplicidad musical y lírica del punk de finales de los sesentas que buscaba más contar una historia para entretener o llevar un mensaje sencillo con respecto a las problemáticas que ya hemos comentado, haciéndolo más pop, es decir, más accesible y cercana a esta nueva generación de adolescentes.

Es necesario entender este contexto para dar una mirada a lo que se intentó hacer con el nuevo disco de Blink-182, ‘California’, grabado entre mediados del año pasado e inicios de este, ahora sin ese “yo no sé qué” oscuro y ácido que le agregaba Tom Delonge a la banda, ya que decidió buscar la verdad sobre los extraterrestres, algo que para él ocupa gran parte de su tiempo ahora.

blink-182-california-cusica-plus

En su lugar ahora los restantes Blink, Mark Hoppus y Travis Barker, decidieron colocar a Matt Skiba de Alkaline Trio, que musicalmente puede tener cierta concordancia con cosas hechas por los californianos; y con la colaboración del productor de 5 Seconds Of Summer John Feldmann (Goldfinger) en su Foxy Studio en California según la banda trabajando todos los días hasta 18 horas diarias para lograr lo que vino a ser ‘California’, lanzado el 1 de julio por BMG y que de hecho y a pesar de lo que podremos decir del disco logró debutar con un gran éxito comercial.

A pesar de ese éxito comercial pueda deberse a una especie de nostalgia de los tiempos pasados, estos son muy mal representados en este disco. ‘California’ muestra el deseo y el esfuerzo exagerado de un Blink-182 que busca desesperadamente volver a sus tiempos de gloria como en el típico personaje de película gringa que sigue reviviendo sus momentos de exitoso jugador de fútbol americano en el colegio.

En general las letras no tienen mayor profundidad pero “Cynical”, el primer track del disco, musicalmente es el que llama la atención por la descarga fúrica bastante punk. Más allá de eso, al igual que “Bored To Death” y otras que van por esa línea de problemáticas personales tratando de mostrarse universalizadas, estas realmente son obviamente sacadas del libro de clichés de problemas adolescentes que muchas de las bandas de jovencitos que están empezando explotan hasta que se dan cuenta de que quizás son cosas tan superficiales que no causan ningún impacto en el público con el paso del tiempo.

“Los Angeles”, “San Diego” y “California” que podrían marcar una línea narrativa de las experiencias vividas por la banda en ambas ciudades y en su estado natal, realmente son bastante genéricas y no tienen mucha relación entre ellas más que este componente genérico del nombre citadino.

Musicalmente muchas son más de lo mismo que trataron de variar en temas como “Los Ángeles” y la acústica “Home is Such A Lonely Place”, pero que tampoco marcan gran diferencia más que la utilización de elementos más electrónicos en una y la de los elementos acústicos en la otra.

Realmente la que quizás llamó mi atención líricamente y un poco musicalmente sea la última “Bohemian Rhapsody” que no hace ninguna referencia al clásico de Queen más que el nombre ya que su único verso reza “Hay algo en ti en lo que no puedo meter mi dedo”.

Debemos agregar que muchos de los coros que encontramos en los temas estilo “aaaaah” y “woooooh ooooh” parecen puestos sin haberse pensado o solo para que estuviesen ahí a ver si alguno lograba gustar o simplemente se grabara en la mente de los que la escuchan, muy lejos quedaron los “na na – na naaa” de “All The Small Things”.

No digo que sea malo, de alguna manera, que quieras volver a rescatar los sonidos de antaño, lo que te hizo relevante, principalmente porque era lo que te encantaba hacer en aquel momento, pero allí está la cuestión.‘California’ es como un trabajo obligado por el cual te están pagando muy poco. Con una intención forzada, no algo que realmente está en Blink-182 ahora y que quieran disfrutar sino que es muy vacío  y hecho por hacerlo.

Todos esto también se demuestra a nivel de grabación y mezcla pues las guitarras, que en Blink-182 nunca destacaron por su nivel técnico, se marcaban con overdrives claros perceptibles y sin muchos otros efectos, no tienen ni siquiera alguna relevancia al oído. Al nivel de un Matt Skiba con 20 años como guitarrista de Alkaline Trio no debería aceptar en este punto en que su guitarra sonara mal ecualizada con un pedal digital barato que está aprendiendo a usar.

Por otro lado el bajo de Hoppus casi pareciera que lo hubiesen hecho programado y luego mezclado para darle cierta naturalidad, tiene presencia pero queda por encima de la guitarra.

Ambos elementos forman un todo pero sin llenar los espacios de las canciones siendo opacados no solo técnicamente sino a nivel sonoro por la batería de Travis Barker cuya mezcla es quizás la más aceptable pero no la mejor y el sonido de la caja en momentos llega a ser molesto.

Por último las voces ni siquiera llegan a amalgamar al nivel en que sucedía con la presencia de Delonge cuyo puesto como vocalista realmente ocupa ahora Hoppus pero Skiba deja mucho que desear ocupando el puesto de acompañante pues aun con la mezcla y la afinación digital se perciben los esfuerzos que hizo con su voz para lograr llegar a ciertas notas.

En general podemos decir que ‘California’, muy en criollo, es un disco “jalado de los cabellos” parece un esfuerzo demasiado grande para algo que de forma y fondo no logrará quedar grabado en la mente de las personas, que trata de ser una novedad y a la vez rescatar los sonidos clásicos de Blink-182 y que no logra ninguno de sus objetivos pues es un disco sin intención real a nivel de contenido y con un mal trabajo de ingeniería de sonido ya que apelaron, quizás, a vender la nostalgia más que vender música honesta.

Blink-182 - ‘California’
Letras génericas y poco originales, la mezcla deja mucho que desear. Quizás es la ejemplificación de la crisis de la mediana edad de Mark Hoppus.
1.5Nota Final
Puntuación de los lectores 2 Votos

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: