La música electroacústica nace en los años 50, con antecedentes que van desde los años 20, con la creación de instrumentos como el Theremin, el órgano eléctrico y prototipos de sintetizadores. Cuando los avances tecnológicos alcanzaron a todo el mundo, llamaron la atención de los compositores de música clásica alineados con el movimiento vanguardista, pues las nuevas tecnologías y los equipos electrónicos parecieron presentar un mundo lleno de nuevas posibilidades y nuevos sonidos para explorar.

Los músicos visionarios que se dedicaron a explorar este género se enfocaron en los nuevos recursos sonoros que se podían conseguir con la implementación de equipos electrónicos, y los aportes que podían tener para variar en el género clásico al acoplarlos con instrumentos acústicos.

Precursores del género empezaron a surgir alrededor del mundo, presentando sus experimentos sonoros, donde el más peculiar de los sonidos podía ser organizado y transformado en parte de una composición musical. Los venezolanos no fueron la excepción. Tanto los artistas que partieron del país para formarse, como músicos extranjeros que introdujeron nuevos métodos y estilos en el territorio, hicieron importantes aportes para el establecimiento de una generación de músicos y compositores dedicados a la exploración de la música electroacústica, los experimentos sonoros, objetos electrónicos como instrumentos y el diseño de sonidos a partir de objetos corrientes.

A continuación te presentamos una breve lista con los artistas electroacústicos venezolanos que surgieron a partir de la llegada del género a nuestro país, como una especie de introducción al amplio paisaje que implica la música electroacústica no solo como género, sino como manera de percibir el entorno.

Alfredo Del Mónaco

Alfredo del Mónaco, fallecido apenas el año pasado, fue de los incursores de la música electroacústica en el país, y uno de los pioneros del género en el mundo. Con un doctorado en Artes Musicales en la Universidad de Columbia, ya en 1966 estaba componiendo las primeras obras de música electrónica que se habían realizado en Venezuela: “Cromofonías” y “Estudio electrónico I”. Más tarde compuso “Estudio electrónico II” y “Estudio electrónico III”, unos experimentos electrónicos grabados con cinta. Otra de sus obras más destacadas es la pieza para cinta “Trópicos, banda magnética ”, una compilación de los sonidos más característicos de Caracas durante inicios de los 70.

Su trabajo es conocido alrededor del mundo como innovador y altamente fascinante, y a lo largo de su vida presentó sus obras en varios países de Europa y Latinoamérica. De igual manera, piezas suyas han sido interpretadas por ensambles de todo el mundo. Recibió el Premio Nacional de Música en 1968 y luego en 1999 por sus aportes en el campo de la música electroacústica, música concreta, experimentos sonoros y composiciones orquestales y fue uno de los fundadores de la Sociedad Venezolana de Música Contemporánea.

 

Miguel Ángel Noya

Noya es otro de los grandes incursores de la música electrónica en Venezuela. Aunque para 1976 ya estaba produciendo su propio material, en 1984 debuta oficialmente como solista con su álbum ‘Gran Sabana’, que fue aclamado tanto nacional como internacionalmente. Desde finales de los 80 formó un dúo con el músico Paul Godwin llamado Dogon, con quien editó varios discos, dedicándose sobre todo a la creación de paisajes sonoros. También enfocó parte de su carrera en la creación de ambientación sonora para varias instalaciones de artes visuales y exposiciones que se llevaron a cabo en el país. Publicó otro par de discos solistas en los 90s, mientras trabajó con bandas sonoras de películas y televisión.

Tras el paso de los años, Noya se ha mantenido vigente en la escena, publicando ‘Ballrooms on the Moon’ en el 2009, e involucrándose con artistas de la nueva era como Jimmy Flamante para realizar unos remixes de su exitoso álbum debut. Esta re-edición de ‘Gran Sabana’ fue publicada en el 2012.

 

Vinicio Adames

Hijo del reconocido director de corales y orquestas, el maestro José Vinicio Adames, heredó sus habilidades musicales y su curiosidad por incursionar en nuevos campos. En 1985 debuta con su LP ‘Al comienzo del camino’, una exploración de sonidos electrónicos experimentales, con un toque de pop. En este disco, Adames contó con la colaboración de Miguel Noya. Publicó unos 3 discos más, incluyendo ‘Cinema’, un álbum compilatorio de bandas sonoras que compuso para las películas ‘Terra Nova’, ‘Un sueño en el abismo’ y ‘Tierna es la noche’. Con este disco es reconocido por diversas academias tanto en el país como en el exterior. Actualmente se dedica al diseño de bandas sonoras para películas y comerciales.

Durante la década de los 80, Adames formó parte del conjunto de músicos experimentales que fueron diluyendo las fronteras entre el rock y la música experimental. También llegó a formar parte de la agrupación Musikautomátika, conformada por otros músicos electroacústicos como Luis Levin, Alvise Sacchi y Stefano Gramitto. Con Musikautomática se pretendía explorar en el diseño sonoro a través de tanto materiales como agua o madera, como instrumentos tradicionales.

 

Jacky Schreiber

Este compositor venezolano es parte de la ola de artistas que surgieron en los 80s que se inclinaron hacia un estilo más minimalista, como una especie de reacción a lo que se venía haciendo en el mundo de la música electroacústica. Mientras se formó a la par de Miguel Noya y Vinicio Adames, optó por una estética diferente, y quizás un poco más comercial. Inició su carrera en 1983, y desde entonces no se ha detenido.

Sus obras han sido reconocidas e interpretadas en el exterior, pasando por países como Estados Unidos, Italia y hasta Japón, y ha llevado su carrera de manera completamente independiente. Además de sus composiciones experimentales, trabaja también con música para comerciales, televisión, montajes teatrales y hasta imagen corporativa.

Durante un punto de su carrera formó parte de la agrupación Musikautomátika, y hace un par de años hizo público el proyecto schreiber-sacchi-projekt, que estuvo desarrollando con Sacchi, uno de los fundadores de la agrupación.

Schreiber está constantemente publicando sus creaciones instrumentales y experimentales a través de su Soundcloud.

 

Vytas Brenner

Quizás alejándose un poco de la propuesta de música concreta y diseño de sonido, Brenner llevó su experimentación a un lado más armónico. Reconocido como uno de los músicos experimentales y sinfónicos más influyentes del mundo, este compositor jugó con los sonidos electroacústicos y la música folklórica venezolana, creando para los 70 una interesantísima mezcla sinfónica.

Los más importantes discos de su carrera los grabó con su agrupación La Ofrenda, dando muestra del juego entre instrumentos electrónicos e instrumentos acústicos y percusiones. El sonido que lo identifica, y lo que lo volvió uno de los músicos venezolanos más innovadores del siglo XX fue su combinación armónica entre los ritmos latinos y venezolanos con rock sinfónico-progresivo, de la mano de la influencia de la movida electroacústica de la época.

Dio inicio a su carrera con ‘La Ofrenda y Vytas’ en 1973. Después de varios discos, publicó en 1977 el primer álbum doble en vivo que se grabó en Venezuela, ‘La Ofrenda En Vivo!’. Este disco funcionó como una especie de cierre de ciclo, pues a partir de ahí cambió de estilo, adaptándose a las tendencias mundiales del funk, el soul y el disco. Continuó su carrera por más de 20 años, hasta que en el 2004 murió de un infarto.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: