Para los escépticos e intelectuales no puede existir tal cosa como “un buen disco de reggaeton”. Incluso para el público en general, no existe tal cosa como “un disco de reggaeton”, solo los sencillos que rotan en la radio y los rimbombantes videos que los artistas publican en YouTube.

Con la industria manteniéndose en constante progreso, las fronteras y límites entre géneros se han ido quebrando. De esto surgen éxitos como el de Justin Bieber y “Sorry” – con claras e innegables influencias de reggaeton – o el auge de latinos como Jesse Baez, incursionando en el R&B/hip-hop que antes solo encontrábamos en The Weeknd o Drake.

J Balvin Energia Cusica Plus

En ‘Energía’, J Balvin trabaja de la mano con esa maravilla que es la globalización. Con casi 10 años siendo la representación del reggaeton colombiano, y uno de los exponentes del reggaeton más importantes de Latinoamérica, con éxitos internacionales como “Yo te lo dije”, “Ay vamos” o “6 AM”, en su cuarta producción discográfica J Balvin se despojó de paradigmas e hizo lo que quiso, resultando en una especie de collage entre los ritmos más sonados alrededor del mundo.

Su primer sencillo “Ginza” fue probablemente una de las canciones más sonadas del 2015 en América Latina. Esta es sin duda una oda al reggaeton más puro, en ritmo y en líricas. Pero con adelantos como “Bobo” o “Malvada”, aunque igual de exitosos, parecía que el artista no traía nada innovador, tan solo unas buenas canciones de rumba.

Fue a partir del estreno de “35 pa las 12” cuando nos dimos cuenta de que J Balvin se traía algo entre manos. Si bien no cuenta con la letra más elocuente (o coherente), musicalmente es una pieza bastante innovadora en el panorama latino. Esta colaboración con Fuego es una apropiación cultural del estilo que Drake impuso con “Hotline Bling”, pero es tan natural y tan bien hecha que no le queda de otra que ser un éxito.

Un caso similar sucede con el tema “Safari”, con un ritmo sensual y un beat tribal denso e hipnótico. Es un sonido tan global que la colaboración de Pharrell Williams en esta canción es completamente congruente y razonable. Aunque la canción más penetrante del álbum podría ser el tema intro “Veneno”. Rítmica y musicalmente densa, juega el papel del clásico track donde el artista se identifica a él mismo como lo mejor que hay en la industria actualmente.

Sin embargo, sincerándonos, seguimos hablando de reggaeton. Innegablemente disfrutable en ritmo, pero si prestamos un poco más de atención nos encontramos con catástrofes como “Pierde Los Modales”, junto a Daddy Yankee. En esta categoría podemos incluir a “Snapchat”, donde J Balvin adopta una vez más el seductor ritmo de R&B, pero es inevitable pasar por alto la ridícula letra aludiendo la popular red social y los fines eróticos que unos cuantos le dan. Las canciones sobre redes sociales son sin duda el mal más innecesario que ha acarreado el nuevo milenio.

Para el tema “No Hay Título” hay que crear un punto aparte. De lo admirable y fascinante que tiene ‘Energía’ es la adaptación de los sonidos que lo están logrando mundialmente y el haberlos compactado en un mismo álbum, con el flow latino que hacía falta. Pero “No Hay Título” es un vil e innecesario intento de “Love Yourself” de Justin Bieber. Si J Balvin logra pegar esa canción, pueden considerarlo como el artista latinoamericano más grande de la actualidad.

J Balvin - 'Energía'
Es un disco lleno de sonidos globales, diseñado para el éxito.
3.5Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: