Después de muchos años dedicándole su vida a la música, crecer en un ambiente impulsado por padres músicos, y mucho esfuerzo, dedicación y amor al arte, Valeria Falcón, bajista venezolana residenciada en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, sigue impulsando su carrera y su instrumento, enseñándonos, con su trabajo duro, que los sueños no son inalcanzables. Graduada de Berklee en la carrera de Performance, lleva un tiempo impulsando su carrera como solista, y es que el año pasado fue que finalmente lanzó su primera canción: Vulnerable, un tema muy rítmico y atípico, dedicado a las personas de habla hispana, con el objetivo de conectar con personas que tengan experiencias parecidas a las de ella. Hoy también es la bajista en vivo de Harry Styles.

Fue este año que, a Valeria, quien ha tocado con la cantante venezolana Maye en varios shows por EEUU y abierto el concierto para bandas como The Marías, fue sorprendida con la propuesta de ser suplente en el bajo para siete presentaciones de la gira europea LOVE ON TOUR de Styles, cumpliendo así un sueño y abriendo puertas a mayores oportunidades.

Para saber un poco más sobre los próximos proyectos de Valeria, lo que viene con su música, y sus experiencias como músico en bandas que hoy en día tocan en grandes arenas, tuvimos la oportunidad de conversar con la venezolana para aprender de sus experiencias y recomendaciones personales.

Fotografía: Sassa (@sassafresa)

Justo ahora estuviste de gira con Harry Styles, háblanos de esa experiencia desde su comienzo 

Todo empezó porque al graduarme de Berklee, tuve ese momento en el que pensaba ¿ahora qué voy a hacer? ¿será que me mudaré a Los Ángeles? Porque tenía mis dudas sobre irme, ya que la parte económica es muy difícil, pero lo que hice fue que, cuando estaba en la universidad, ahí hay muchos grupos de bandas que tocan en bodas, fiestas y clubes y ahí fue que yo empecé a ganar dinero, tocando en esos eventos. Ya más tarde logré mudarme a Los Ángeles, y  ahí conocí a la bajista que ahora toca con Harry Styles (Elin Sandberg); a ella la conocí porque me habían hablado mucho de ella por ser estudiante (mayor que yo) de Berklee, pero cuando yo entré, ella se había graduado, pero luego conectamos por Instagram cuando yo empecé a poner videos, y como yo la seguía y ella también me siguió en su momento, comenzamos a hablar, a comentarnos y dándonos apoyo en los videos, y así poco a poco nos fuimos siendo amigas por Instagram. Tiempo después me salió una oportunidad para tocar con una cantante en Los Angeles el año pasado, y le dije como que: “mira, voy para allá, vamos a tomarnos un café” y ahí fue cuando empezamos a hablar realmente y en persona. A ella le había gustado mucho lo que yo hacía, como tocaba, y al final, después de un año, ella resulta que empezó a tocar con Harry. ¿Qué pasa? Este año ella se iba a casar, y necesitaba a una sustituta para algunas fechas del tour, y por ende me llamó para el trabajo. Ella le contó al director musical de la banda, Pauili Lovejoy, sobre mí, le gustó como tocaba, luego le mostraron mi video a Harry, y de ahí todo empezó a moverse porque a él le gusto, y a la gente que trabaja con él también le gustó como tocaba, y luego fue que finalmente me llamaron para hacer esto. Toda esta experiencia ha llegado después de mucho esfuerzo, porque yo comencé tocando en orquestas de mi colegio cuando estaba en Venezuela en el Emil Friedman y ahí tocaba Cello, ya después mi papá me enseñó a tocar bajo, porque él, Álvaro Falcón (The Love Depression) también es músico y de ahí salió todo mi interés por la música. Después, cuando yo dije que quería aplicar a Berklee, lo hice, y después de mucho esfuerzo fue que saqué una beca completa, es decir, no tuve que pagar nada del precio de la universidad, y así fui moviéndome en este mundo poco a poco y fui escalando de nivel a nivel hasta llegar acá. 

Y desde que comenzó la gira ¿qué sientes qué es lo que más has aprendido, tanto del músico como de su equipo?

Yo siento que en todas mis experiencias musicales aprendo algo, y en esta ocasión también he aprendido muchísimo de cómo se mueve todo este mundo, de lo que significa tocar en un sitio tan grande como lo es una arena, y todo lo que implica vivir esa experiencia tan nueva, ¡porque es una locura! Todo el mundo grita la canción al mismo tiempo, y capaz eso lo había experimentado en otros tours que he hecho antes, pero nunca a este nivel, con Harry todo el mundo está gritando altísimo y, como músico, tienes que mantener tu concentración muy fuerte, porque si no, te puedes distraer muy fácil en ese ambiente. Pero al final, es una experiencia con la que siempre había soñado, y ha sido una locura, pero realmente he aprendido mucho; también, la bajista con la que él toca, me dio muchísimos tips que la ayudaron con los retos que ella tuvo que pasar también en su momento. Definitivamente he aprendido mucho. 

También estuviste un tiempo girando con The Marías, ¿qué es lo que más te gustó de esa experiencia? 

¡Claro! Eso fue en febrero; yo antes estuve tocando con una chama venezolana llamada Maye, que nació en Venezuela pero ha estado casi toda su vida en Miami, y ella además hace música muy chévere; yo venía tocando con ella desde el año pasado con su banda, que está conformada por puras mujeres, y todas son increíbles. Comenzamos a tocar en febrero para irnos de gira con The Marías como abridoras del show desde Los Ángeles; recorrimos todo Estados Unidos del Sur y luego subimos a Nueva York. Esa también fue una experiencia muy enriquecedora y buena para mí, para saber cómo tocar en esa escena, para saber no ponerte nerviosa cuando tocas al frente de 4000 personas y sentir esas mariposas en el estómago, el cómo saber controlar eso y mucho más ha sido algo muy chévere, pero de nuevo, también ha sido un esfuerzo muy grande, tú puedes ver que los músicos están ahí tocando y ya, pero lo que requiere es una práctica sobrehumana, porque es  aprenderse todas las canciones, asistir a todos los ensayos y repasar cada tema varias veces, es calarse todo el proceso y todas las horas de estudio, pero al final fue algo muy bonito que repetiría al 100%.

 Y sobre los ensayos y todo ese esfuerzo que comentas, ¿cómo fueron los ensayos ahora que estuviste en Londres previo a la gira? 

¡Sí, claro! Nos teníamos que parar super temprano y estar todo el día, desde la mañana hasta la noche ensayando, cuadrando arreglos… repasamos el set por el día entero una y otra vez para acostumbrarse a todos los cambios, aprender a cómo pasar de una cosa a otra, cómo agarrar este bajo de cierta manera, luego el cómo agarrar otro instrumento desde otra posición, etc.  Es toda una especie de coreografía (risas) si podemos decirlo así, pero fue muy chévere al final, porque era algo nuevo para mí.  

¿Cómo describirías toda esta experiencia de gira europea con Harry Styles entonces, una vez que lo viviste?

Mira, estuve dos semanas en Europa tocando 7 shows dentro de esas dos semanas, y era porque en ese tiempo la bajista titular se estaba casando, y como ya tenía eso planeado desde hace mucho tiempo, pues se vieron en la necesidad de buscar a un suplente, y de aquí salió eso y espero que sigan saliendo más oportunidades después de acá. Creo que lo que más me quedó fue poder haber ido a ciudades que parecían un museo de lo lindo que eran los edificios y todo el arte que había en la ciudad. También la energía de la banda y el público.

Algo que nos gusta preguntar mucho es sobre esas experiencias inolvidables que uno vive en estos momentos nuevos. Tanto con la experiencia con The Marías y con este tour, ¿tienes algunas historias que te gustaría compartir?

Creo que, por lo menos, con esta experiencia de Harry, todo ha sido una locura, porque hay veces que, como músico, te salen muy buenas oportunidades como esta, que fue como una bendición, pero también he tenido otras experiencias en el pasado en las que, por ejemplo, me dicen para tocar en un sitio, y  luego el trato no es tan bueno, algo así me pasó hace tiempo, que estaba tocando con una muchacha y se tenía pensado tocar en otra ciudad, pero como ella era un artista independiente no tenía tantos fondos, y por ende tuve que dormir que sí en un sofá súper incómodo. ¿Qué pasa con las sorpresas de la vida? Que unas cuantas semanas después estaba tocando con Harry Styles en una arena y durmiendo en un súper hotel, y vivir ese cambio es súper loco y abrumador, porque te quedas como ‘wait ¿qué está pasando?’ (risas) y bueno, eso me ha tomado mucha energía para procesarlo, el cómo acostumbrarme a esta vida, pero esperando a que pasen cosas como las que pasaron con Harry, que estemos a este nivel y que sigan saliendo grandes oportunidades como estas. Por ejemplo, me pasó también, cuando estaba tocando con Harry Styles por primera vez, el mismo Harry vino y me dijo: ‘mira, no te pongas nerviosa, todo va a estar bien’ y fue súper bonito, porque él apoya mucho a sus músicos y es muy amable, y fue una experiencia muy linda porque, a pesar de que estén a un nivel muy grande, siguen siendo unas personas súper amigables y chéveres. Con The Marías, una de las cosas que fue chévere fue que, detrás de escena,  una vez el baterista de la banda se enfermó, y no iba a poder tocar uno de los shows, y la baterista con la que yo estaba tocando se aprendió TODO el repertorio de ellos en una sola noche, súper estresada para poder resolver, estuvo a punto de tocar como suplente, pero al final el chamo se recuperó y lo pudo tocar; pero fue una experiencia súper loca y muy emocionante, el ver como alguien se puede esforzar a ese nivel para salvar el barco. Con esas experiencias te das cuenta de que hay cosas que hay que resolver al momento; también pasó con Harry y este tema de que la bajista se iba a casar, es saber cómo resolvemos rápido; son cosas que salen así y terminas viéndolo como algo muy loco. 

Con todas estas experiencias también te das cuenta de lo importante que es cada músico en una presentación, y de lo importante que es siempre ser buena persona, porque no es solamente importante el personaje principal para dejar a los demás como si no importaran, en estas experiencias siempre te hacen saber que todos son fundamentales, el bajista, la batería, está TODO. Son valores que en verdad siempre he tenido, pero estas vivencias la refuerzan, y espero que, con mi proyecto personal, pase lo mismo, porque estoy clara de que todos en el equipo echamos adelante un proyecto.

Justo ahora que mencionas tu proyecto, fue el año pasado cuando lanzaste tu primer sencillo, Vulnerable, ¿tienes pensado en seguir sacando música como solista?

Sí, ya tengo varias canciones propias que quiero empezar a producir y a sacar muy pronto, porque definitivamente mi proyecto solista es algo que quiero ponerle más enfoque a que estar tocando con otros artistas, es decir, no es que no quiera seguir tocando, pero quisiera enfocarme -en algún momento cercano- en sacar más música bajo mi nombre, hacer que más gente conecte conmigo y con mi música porque al final es la meta de todos los que amamos la música. Pero sí, eso es algo a lo que quisiera ponerle más atención pronto y seguir haciendo seguido, para poco a poco ir creciendo y haciendo que la música les llegue a más personas. 

¿Y existen algunos otros artistas con los que te gustaría -o visualizas- trabajar en un futuro cercano?

Coye sí. La verdad es que, pasaba mucho que yo decía: “Wow, siento que todos estos artistas grandes que ya están firmados están muy lejos”, ¿entiendes? Lo veía como inalcanzable, y cuando mi amiga empezó a tocar con Harry, yo sentía que era normal para ella, porque ella se lo merece, pero yo no sabía, o nunca pensé que eso me iba a poder pasar a mí, uno como que no lo ve para sí mismo, lo ves inalcanzable, y cuando pasa te quedas como “wow… qué locura, pero ya estoy aquí y tengo que seguir”. Volviendo a la pregunta, creo que un artista con el que siempre he pensado que quiero tocar, pero a veces siento que es inalcanzable -pero tal vez no lo sea- creo que serían Rosalía y John Mayer, esos serían un super WOW, y ojalá pudiera tocar con ellos, sería una locura. También Kali Uchis entraría en esa lista, todos ellos serían unos artistas con los que me encantaría formar parte de la banda de sus conciertos. Vamos a ver qué pasa después de esto (risas).

Quiero irme un poquito más atrás (y sé que hemos mencionado algunas cositas de esto) Pero ¿cómo comenzó tu camino por la música? ¿Cuándo seguías en Venezuela formaste parte de alguna banda?

Mis papás son músicos, mi papá, Álvaro Falcón, produjo a Franco De Vita como en los 80, y siempre hemos tenido mucha conexión con la música; además, mi papá y mi mamá, Biella Da Costa, siempre han estado haciendo toques desde que yo estaba chiquita, siempre han tenido shows, entonces crecí en ese ambiente musical. A veces pasaba que llegaba del colegio y ya ellos se estaban preparando para un toque que tenían, y siempre estaban ensayando en la casa, era un ambiente muy musical. Yo luego estudié en el Friedman, donde empecé a tocar Cello siempre asistía a las orquestas y conciertos que organizaba el colegio.  Más adelante, cuando empecé a tocar bajo, empecé a tocar en las gaitas del colegio, que es lo típico (risas) y poco a poco fuimos formando un grupo en el colegio y de las gaitas en donde, mientras que uno toca percusión, otro tocaba el violín, otro piano y al final formamos como una pequeña banda, pero se quedó ahí, se quedó como “el grupito musical del colegio”; tocamos unas cuantas canciones y, ya era el último año del bachillerato, fue cuando apliqué a Berklee, y de ahí me fui moviendo. Yo no tuve mucho movimiento en Venezuela, toqué con mis padres de vez en cuando, haciendo algunas suplencias, o a veces tocaba con mis padres en sus shows, pero nunca tuve como una banda persé en Venezuela, y como que no tenía mucho tiempo tampoco, para ese momento estaba súper enfocada en el colegio, y luego en la aplicación de Berklee, entonces nunca tuve mucho tiempo de nutrir esa parte de mí en Venezuela, pero ya después pude hacerlo en la universidad. 

¿Qué fue lo que estudiaste en Berklee como tal y cómo describirías toda esa experiencia con sus aprendizajes?

Yo en Berklee estudié Performance, que es como la ejecución del bajo eléctrico, y el otro major lo hice en Professional Music, en donde al final puedes combinar tres carreras, en donde yo agarré producción, composición en Jazz y Business (Negocios), y este último es el más importante en verdad, porque yo puedo tener todo el talento del mundo, pero si yo no sé cómo hacer el marketing de lo que hago, entonces no le llegaré nadie. La verdad, y algo que aprendes ahí, es que es super pesado y trabajoso, y te toma mucho tiempo, es decir, si yo estoy tocando y también tengo que producir mi música, pues también tengo que buscar a alguien que lo masterice, luego a otro que lo mezcle,  para ver entonces cómo estará en un playlist. Son demasiadas cosas que pensar, pero se tiene que hacer, porque así es la industria musical, es otra cosa, y yo todavía estoy entendiendo cómo funciona (risas), puede ser un poco extraño pero uno lo va entendiendo poco a poco.

Siento que, cuando estaba en Berklee, me enfoqué muchísimo, y si había un obstáculo, yo iba por él, y pasaba que algunas veces me asustaba un poco porque la competencia era fuerte, pero también me decía: “ok, yo estoy aquí para hacer esto y no queda de otra”. Puede ser que existan momentos difíciles, pero yo sabía que tenían que ser superados, yo sabía que lo que me estaba pasando era fuerte, pero no me importaba, yo me decía: “vamos a cumplir con este objetivo y hacer lo mejor que yo pueda”. Siento que también, viniendo de Venezuela, y con tantos problemas que nuestro país ha pasado, yo sentía que no me podía rendir, no podía tener el lujo de decir: “Ah, bueno, si esto no funciona me voy a mi casa y ya y luego veo que haré”, NO, yo lo que decía era que esto era una oportunidad una en un millón, y ya no hay de otra, hay que seguir adelante. Siento que eso me empujó, y a veces había otros amigos americanos que tenían a su mamá y a su papá a tres horas en avión, y ellos podían tomar uno bien rapidito resolver rápido. Yo no podía hacer eso, porque para yo ir a Venezuela tenía que tomar tres aviones con conexiones, y no tenía ese lujo. Pero eso mismo es lo que me impulsaba a hacerlo cada vez mejor, entonces ya nada me podía sentir down, nada podía derrumbarme. También, algo que me gustaba de la universidad, era hacer mis propios recitales, tocar mi música en vivo, también ahí aprendí muchísimo de otros alumnos, y eso siento que me llenó muchísimo, porque me dio esa caja de herramientas para ser mejor músico y lograr las cosas que he logrado.

También me mencionaste que has trabajado con venezolanos como Maye, ¿para ti qué significa trabajar con gente “hermana”, digámoslo así, en este mundo de la música, y además, cerca de las “grandes ligas” si se podría decir así?

Me gusta mucho ver lo que han logrado, y ver a personas que han tenido una vida similar a lo que he vivido, como lo que es salir de tu país y encontrarte con un mundo diferente y muy nuevo, es muy admirable; y esas personas también me impulsan, porque también me hacen entender que no estoy sola, porque muchos otros venezolanos también han pasado por eso, y siento que apoyarse mutuamente es algo muy importante al final del día… eso es lo que siento.

Tocando el tema LA, muchos mencionan el tema de que es un cambio fuerte por el movimiento de ciudad y la competencia ¿qué dirías que fue lo más retador de trabajar como músico en una ciudad conocida por ser tan demandante y competitiva?

A ver, sí fue un momento muy retador porque yo decidí mudarme a un área totalmente nueva para mí, diferente a todo lo que yo conozco, no solo en el área musical, sino en cosas/ actividades cotidianas, tanto en cómo se compra a cómo movilizarse, si uso carro o no uso carro, ¿debía agarrar el transporte público? porque no es como el de Boston. Pero también sentí que, como ya conocía a muchas personas allá, el cambio no fue taaaan duro, porque, en serio, me aseguré de que había gente conocida en Los Angeles antes de yo hacer la mudanza, es decir, preparé un poquito el terreno y todo lo que quería hacer con mi vida antes de mudarme como tal. Uno también hace conexiones como “hey, qué hacen los músicos bajistas que actualmente están tocando por aquí” porque al final quiero que me conozcan, quería que la gente supiera que estaba aquí antes de hacer como esa movida tan grande, porque si yo me venía para acá y no hablaba con nadie, y no le decía nada a nadie,  no iba a funcionar,  entonces ahí tuve que hacer un poquito más de ruido para llegar a casa. Definitivamente, al principio sí fue un cambio fuerte, porque fue muy repentino, también porque yo no sabía si me iba a mudar para acá, tenía mis dudas, y hasta pensé que me mudaría a Florida, pero eso no pasó, y al final terminé en Los Angeles como con una semana de anticipación, tenía también amigos que llamé de la universidad, como para compartir el tema del apartamento, hacernos roommates, y al final fluyó todo muy rápido. Fue difícil, porque es un proceso ir muy poco a poco, y es normal que uno se quiera rendir, pero, y esto lo digo como recomendación, no se rindan, porque las cosas del futuro vienen, las oportunidades llegan, así que sigan luchando por sus por sus sueños, que en algún momento, y con trabajo duro, siempre se cumplirán.

Gracias por ese mensaje, que justo te quería decir, ¿qué le recomendarías a todas aquellas personas que quieren seguir pasos cómo los tuyos?

Que nada es inalcanzable si te lo propones, si tienes una visión claro y si trabajas duro, y también que las cosas son paso a paso, no esperes a que todo te caiga en un día, tienes que empezar poco a poco e ir construyendo lo que quieres hacer, para luego, tal vez, tocar puertas más grandes y seguir adelante. Así que eso, es poco a poco, esas cosas van a ir pasando, todo lo que vayas haciendo serán es un imán para las oportunidades, uno lo atrae, porque si uno hace su trabajo bien bonito y estudias (importante), en algún momento va a pasar, uno como que lo va manifestando.  

¡Claro! Y es que el trabajo duro y la disciplina es lo principal. También, no sé si te pasa, que recomiendan mucho el networking y uno como que se abruma cuando se es tímido, pero también te das cuenta de lo importante que es

Tal cual, y mira, yo en verdad soy una persona bastante tímida por naturaleza, y cuando la gente me decía ‘tú tienes que hacer networking’ o me lo querían forzar, yo me volvía loca porque me estresa que me obliguen hacer esas cosas que no me gustan, a uno le daba como social anxiety, es decir, que alguien me fuerce hacer algo nunca sale de la mejor manera. Al final yo creo que sí  hay que hacerlo, hay que hablar con la gente de tu entorno y darte a conocer, pero que sea de forma natural, hacerlo a tu manera, porque si uno se pone muy intenso en tratar de hablar con una persona y no generar negocios a cada rato, no lograrás nada, entonces hazlo a tu manera y a tu tiempo, ¡ y esas cosas llegaran! si a la gente le gusta tu forma de ser, pues poco a poco conseguirás más cosas, conseguirás más amistades, más apoyo, y a su vez, las oportunidades irán saliendo, pero de nuevo, eso es poco a poco, y lo mejor es nunca forzar las cosas. 

Otra cosita que quería preguntarte, a nivel de inspiración, ¿qué bajistas pondrías en tu lista de modelos a seguir? 

Hay una bajista que se llama Tal Wilkenfeld que es muy importante para mí, porque yo al principio veía a puros hombres en los bajos, y nunca había visto mujeres que estuvieran en esa parte y me hicieran verme a mí misma o que me reflejaban, y al verla a ella, que tiene mucho talento, me inspiré muchísimo. Entonces, cuando la conocí, la empecé a admirar porque es increíble, toca un montón de instrumentos siendo mujer y es increíble.  También está Jaco Pastorius, que también es alguien que admiro muchísimo, pero el murió hace unos años y era uno de mis favoritos; también está Victor Wooten y, en verdad, tengo a  muchas más, pero esos son creo que mis tres pilares de lo que siempre he seguido. Siempre los he admirado y han sido inspiración en mucho de lo que hago todos los días. 

Fotografía: @anthonypham

Sabes que, sobre lo que mencionas de ver a figuras femeninas en bandas, algo que siempre me ha llamado mucho la atención de Harry Styles y muchas bandas de ahora es que se ve mucha presencia femenina en el escenario, cosa que antes tal vez no veías tanto, porque incluso, uno se imaginaba una banda y solo te imaginabas a hombres (exceptuando algunos otros casos), ¿tú también te has sentido cómoda con esto?

Si mira, en los ensayos con Harry me gustó mucho haber visto el cómo las muchachas en el grupo manejaban ciertas situaciones siendo mujeres, ver el cómo yo puedo aprender de ellas, porque al final, como todo el mundo musical a veces se ve como un poco acaparado por hombres -digámoslo así- (risas), sí me gustó ver cómo se movían, cómo tomaban decisiones, y no es que solo sean mujeres, también son músicos increíbles, y ver como ellas se daban su lugar y como manejaban ciertas situaciones, como que: “ay, miren, hay que tocar esto mejor” o “hay que hacer esto de esta manera”… ver cómo manejaban ese liderazgo y tomaban decisiones era muy chévere. Pero sí, Harry tiene una banda que me parece que está bastante equitativa, no hay ni muchos hombres ni muchas mujeres, está como perfectamente pareja en donde cada uno hace su trabajo al máximo nivel, y eso fue muy chévere.

Para despedirnos, ¡danos tu top 5 de canciones más escuchadas del momento para conocer lo que escuchas!

  • SWV – Rain 
  • Daniel Caesar – Freudian (el álbum entero) 
  •  Kali Uchis – No eres tú soy yo 
  • Lucky Daye – Karma
  • Bobby Brown – Every little step I take
  • Rosalia – Candy
A %d blogueros les gusta esto: