Invitando a todos sus escuchas que dejen atrás los malos hábitos dados en la pandemia, para que se levante de sus camas y dejen de hacer bingewatch en Netflix para comenzar a celebrar, el ícono musical Beyoncé esta semana sorprendió al mundo con el lanzamiento del single Break My Soul, que marca su regreso como la santa patrona de dejarse llevar y someterse al ritmo.

Con una energía contagiosa de la música dance de los noventa, Break My Soul marca un regreso triunfal, y un cambio de género emocionante para Beyoncé, una artista y visionaria que no teme reinventar su estética sonora y visual con cada nuevo ciclo de álbumes. Su obra maestra Lemonade del 2016 recibió elogios por su ingeniosa fusión de hip-hop, R&B, blues e indie rock, mientras que Beyoncé de 2013 encontró a la cantante coqueteando con el trip hop y el pop experimental.

En los versos de Break My Soul, Yoncé celebra las alegrías de vivir con un abandono imprudente y la emoción de volver a una nueva normalidad después de tres años de una existencia agitada. Si bien es difícil no examinar la canción a través de lentes de color COVID, es innegable que Beyoncé está reconociendo las experiencias compartidas de la pandemia mientras bromea con frases como «volvemos afuera» antes de mencionar la importancia continua de usar una máscara.

Agregando peso a las vibraciones retrospectivas de la pista, Break My Soul, producida por Beyoncé, The-Dream, Tricky Stewart, BlaqNmilD y Jay-Z, muestra apropiadamente Explode de Big Freedia y el éxito dance pop de 1993 Show Me Love de Robin S.. La aparición de Big Freedia en el sencillo, su segunda colaboración con Beyoncé, sirve como un poderoso complemento a los temas de liberación psicológica y física de la canción.

Ya puedes escuchar Break My Soul por aquí:

A %d blogueros les gusta esto: