Cimafunk, estudiante de medicina cubano convertido en estrella del funk latino, unió fuerzas con el llamado padrino del funk, George «Dr. Funkenstein» Clinton, para Funk Aspirin, un tema -con su respectivo videoclip- que mezcla magistralmente el funk clásico de Clinton con el sabor afrocubano de Cimafunk.

El chico escuchó por primera vez a George Clinton cuando aún era un adolescente en la Cuba rural; donde se colaba en el carro de su tío para oír casetes de música americana que su primo traía de La Habana. «Agoté la batería del carro muchas veces quedándome hasta tarde escuchando la música de George Clinton», dijo Cimafunk. «Años después, por fin tuve acceso a Internet para ver sus actuaciones. Rápidamente se convirtió en un ídolo.»

«¡Maaaaaaaaaaaan, me encanta este funk afrocubano! ¡90 millas no es demasiado lejos para ponerse funky!», dijo Clinton, que añadió estar impresionado con la capacidad de Cimafunk para fusionar el pasado y el presente. «¡Cuando comencé, me encantaba Coco Seco de Tito Puente, el Sexteto de la Playa y toda la música mambo cha-cha de los años ‘50! Cimafunk lo traslada allí, al pasado, manteniéndolo a su vez en el presente. Es como lo que hacemos nosotros, siempre reinventando el funk para mantenerlo fresco.»

Tanto la canción como el videoclip, se grabaron en el estudio de George Clinton en Tallahassee, donde los dos artistas pasaron horas hablando del movimiento global del funk, la importancia de la música cubana en la ciudad de Nueva York en los años ‘50 y ’60, y de la próxima generación de artistas funk.

«Hacía tiempo que soñaba conocer a George Clinton. Trabajar con él fue más que un sueño hecho realidad. Hablar de música y de la vida con él, fue aún más especial», señaló Cimafunk. «Pasar tiempo con el maestro del groove fue una experiencia Funkadelic en sí misma. Tiene mucha sabiduría y sabor.»

La producción fue llevada a cabo por el mismo cantante junto al productor Jack Splash, ganador de múltiples premios Grammy (al trabajar con Kendrick Lamar, Alicia Keys, John Legend, Goodie Mob, Valerie June, Tank & the Bangas), durante la pandemia del Covid19.

«Ese ritmo funky te mantiene en movimiento, sacudiendo la cabeza al ritmo de la canción. Eso es lo que representa George Clinton, algo con lo que te mueves, te sientes bien, un estímulo cuando lo necesitas», apuntó Cimafunk. «Me di cuenta de que esta era la terapia que necesitaba. Por eso lo llamé «Funk Aspirin»; porque la píldora del funk es medicina natural para mi alma, y proporciona una cura instantánea.»

La joven estrella cubana ha hablado abiertamente sobre las protestas en Cuba, criticando fuertemente al gobierno y poniéndose del lado de los manifestantes pacíficos que piden un cambio. «Estamos con el pueblo. Liberen al pueblo que marchó pacíficamente», cantó Cimafunk en apoyo a los manifestantes detenidos.

George Clinton es un cantante, compositor y productor estadounidense, quien fue principal artífice del P-Funk y la cabeza de las bandas Parliament y Funkadelic desde los años sesenta hasta principios de los ochenta. Ha sido citado como uno de los principales innovadores de la música funk junto con James Brown y Sly Stone. Fue admitido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1997 junto con otros 15 miembros de Parlament-Funkadelic. En 2019, a él y Parliament-Funkadelic les fue otorgado el Premio Grammy por su trayectoria musical.

Escucha y disfruta del visual que traen George Clinton y Cimafunk a continuación:

A %d blogueros les gusta esto: