El cantautor venezolano Mikel Aitor, se encuentra de estreno con su nueva discográfica llamada Arrebol, con un total de nueve canciones todos grabados y compuestos en El Banquito Studios en Los Ángeles.

La palabra Arrebol viene derivado de la palabra en español para definir el tono rojizo que toman el cielo y las nubes durante ciertos atardeceres y amaneceres, al ser tocados por rayos del sol. También sirve para describir el tono rojizo en las mejillas de una persona cuando se sonroja.

El cantautor esta vez experimentó mucho con sonidos más electrónicos y un approach más Indie, con sintetizadores con más protagonismo, baterías electrónicas y filtros de voz, algo que contrarrestó mucho con el aspecto orgánico y acústico del primer disco, Sobremesa.

Sin embargo aún está presente ese factor íntimo, tranquilo y familiar en cuanto a la estructura y nostalgia de las letras y los procesos de composición del concepto a través de la música.

También el disco consta de la colaboración de tres ingenieros de sonidos y la propia participación de Mikel: Carlos Brandi (Novellus Studios) quien mezcló Zuma, Pelao, Vaivén y Sioux; Marcel Fernández (Waipea) ganador del Grammy por el disco en vivo de Molotov, y quien mezcló Marina del Rey y Graffiti; y Federico Giordano mezcló El Banquito. El resto de la ejecución y arreglos de los instrumentos llevaron el mando de Mikel.

El material cierra con la colaboración de Mddle en la producción de Bonito y en el Keyboards de Zuma.

Las influencias de Mikel para el desarrollo de su música van desde Gorillaz, pasando por José González, Jorge Drexler, Eduardo Mateo, Devendra Banhart, C. Tangana y Jarabe de Palo, para llegar a mezclarse con  detalles que hacen tributo a sonidos de los 80s y a ese clásico Synth Pop con baterías electrónicas.

A %d blogueros les gusta esto: