Los venezolanos Javier García, conocido por sus proyectos #YE Iy Telegrama, y Rubén Gutiérrez de la banda Gaêlica se unieron para darle vida al álbum El Cuento de Jonja, trabajado originalmente en el 2019.

El mismo trae un concepto de un viaje musical por un mundo paralelo de fantasía, guiado a través del folk indie anglosajón y venezolano, el world music y otros subgéneros; donde la poesía es el desahogo de emociones densas y la melancolía, el hilo conductor.

Originalmente, en el proceso de creación, #YEI llevó sus letras y bocetos musicales a Rubén Gutiérrez con la intención de hacer un EP folk, pero luego terminó convertido en un trabajo artístico compartido con Javier como voz líder y creador de la historia que concibió junto a Miguel Vasquez; Rubén como productor, ingeniero, multi-instrumentista, Juan Daniel González y su esposa Sol Domínguez a cargo de las ilustraciones que le dieron vida a la estética visual del proyecto y además de aportar mucho la hora de crear la historia.

Cada una las nueve canciones que lo conforman son un universo propio donde se guardan una conexión entre sí. Las voces que emulan los cantos de las hadas, texturas musicales que crean la atmósfera de un mundo encantado, son algunos de los recursos sonoros para acompañar cada historia que describe sentimientos muy humanos como la melancolía, el despecho y la nostalgia de un amor que no pudo ser.

“Un niño con el don único de ver e interactuar con el universo paralelo de la montaña donde nació, criado por un chamán y por seres mágicos pertenecientes a la Madre Tierra, es la metáfora sobre el amor incondicional, con la que El Cuento de Jonja traspasa el umbral entre la poesía autobiográfica y la historia personal de quien la escuche”, expone #YEI acerca de la narrativa que motivó sus composiciones para este trabajo.

El álbum transita la experimentación entre el folk clásico, el indie folk y el world music, sumando momentos orquestales épicos. Los ambientes y sonidos fueron logrados con instrumentos acústicos, como el banjo, la mandolina, la guitarra acústica, pero también, dijo García, «quisimos incluir los del folklore venezolano como el arpa y el cuatro para jugar con matices diferentes y evocadores, no propiamente con ritmos criollos, sino, más bien, generando un contraste de lo que pudieras esperar de esos instrumentos. Paseamos por la música orquestal en varios momentos y, a esa mezcla, yo la denomino Fantasy Folk”.

Otro aspecto que define el carácter colaborativo del proyecto es la participación de artistas invitados como Alissa Lovera y Álvaro Casas; junto al reconocido arpista venezolano Eduardo Betancourt, el flautista José Gabriel Figueira, el tecladista Jon Carlos Medina y el baterista Gonzalo Suárez, cuyas contribuciones enriquecieron, con su sello propio, la propuesta conceptual.

Te dejamos a continuación con Cinematográfico, uno de los temas de este proyecto melancólico folk:

A %d blogueros les gusta esto: