Todos podemos renacer una y mil veces. En esto Wincho es especialista.

Un absoluto ave fénix de nuestra música, cargado de verdad y sencillez. Un experto en los grandes regresos y no porque lo busque, sino porque es la muestra más clara de un músico que va y vuelve de si mismo una y otra vez con historias que contar.

Hoy trajo “Amor de madre”, un nuevo disco que tiene todos los ingredientes para ser el viaje del héroe. A mitad de ese viaje, ya emprendiendo el retorno a casa, nos topamos en el disco con “Nuevos apóstoles”, el tema que esta vez compete a nuestra radiografía.

Radiografía de una canción: “Nuevos apóstoles” de Wincho Schäfer. Cusica Plus.

¿Dónde estabas cuando la escribiste?

W: Estaba en Caracas, en un cuarto en casa de mi mamá donde me siento a trabajar. Era de día, casi siempre escribo de día, no trabajo bien de noche.

Radiografía de una canción: “Nuevos apóstoles” de Wincho Schäfer. Cusica Plus.

¿Salió de un solo tirón?

W:  Si. Yo estaba acompañando a mi hermana al banco y si tengo el teléfono cerca me pongo a anotar cosas ahí en un bloc de notas. Yo estaba en un buen momento, en el que te llegan las cosas sin esfuerzo y así me llegó.

La canción es muy sencilla, su estructura es la de la típica canción pop, de hecho en mi cabeza es la única canción pop que hay en el disco.

Cuéntame de esa primera estrofa. Le estás hablando a tu mamá, ¿cierto?

W: Si. Yo soy muy protector de mi mamá. Siempre estoy tratando de protegerla.

 Y esos nuevos apóstoles ¿Quiénes serían?

W: Son personajes anónimos. Cualquier persona puede ser un “nuevo apóstol”. Se trata de la gente de a pie que prefiere obrar bien y no obrar deliberadamente mal. Tiene que ver mucho con la doctrina de fe con la que fui criado y es básicamente lo que está en las escrituras sagradas: amar al prójimo y no joderlo. Los nuevos apóstoles son personas que tienen una conciencia diferente. Ojo, no son personajes que tienen necesariamente una postura religiosa o moralista, sino más bien sentido común.

Y en la misma canción también están los “falsos profetas”, que serían quizá la sombra de esos nuevos apóstoles…

W: Exactamente. Son falsos profetas porque siempre están buscando una jugada para aprovecharse de algo.  Por otro lado, me aterroriza la idea de sonar panfletario. Yo he roto más de un plato y me encanta romper platos (risa). Pero cada día que pasa empiezas a conectar más con la bondad verdadera.

Y luego hablas de las 7 vidas y el regreso.

W: Ahí estoy hablando más de mi, siendo muy honesto conmigo mismo. Uno en una misma vida tienes diferentes fases o etapas y con cada proyecto en el que te involucras, te queda un aprendizaje.
Yo por ejemplo, me veía mucho estando en Sentimiento Muerto como bajista de oficio, yo jamás pensé en escribir canciones. No tenía esa inquietud para nada.

Desde hace algún tiempo para acá me he refugiado dentro de las canciones y he encontrado ahí un universo que me parece súper interesante y le da mucho sentido a mi vida. Siento una responsabilidad muy grande conmigo mismo y por la misma razón me siento bajo presión constante.

Ya después si las personas oyen las canciones o si conectan o no, es algo que no controlo y no quiero estar en esa situación porque es muy dolorosa. Yo sólo hago las canciones y si fueran galletas de chocolate, hay que hacer las galletas de chocolate. Si se venden bien y si no también.

¿Qué edad tenías cuando empezaste a escribir canciones?

W: Empecé a escribir canciones con más cancha cuando estuve con Sur Carabela. Incluso un poco antes, estando Cayayo con vida. Estábamos trabajando en un proyecto juntos y montamos un tema mío que se llamaba “No empuje”.

Si tuvieses que pensar en un momento específico en el que alguien deba escuchar “Nuevos apóstoles”. ¿Cuál sería?

W: Cualquier persona que haya sufrido una decepción con algo o con alguien, cuando las cosas no hayan salido como esperaba, quizá ese sea un buen momento. En los momentos en los que uno se derrumba es bueno recordar que los nuevos apóstoles están en todos lados. En esa circunstancia yo me pondría unos audífonos y escucharía esa canción.

¿La melodía llegó en simultáneo con la letra?

W: Si. Mi principio al momento de escribir una canción es menos es más, prefiero que haya muy poquito texto para cantar.

La melodía llega sola cuando le doy varias vueltas a la guitarra y a tararear. Empiezo a tararear y dependiendo de lo que tarareo empiezo a montar el texto.

¿Tenías algo al llegar al estudio?

W: Las maquetas estaban en mi cabeza, la verdad es que no tenía nada cuando llegué al estudio. Tuve suerte de trabajar con dos chamos muy musicales, Armando Añez y Carlos Más.

El disco lo grabamos en tiempo récord, en un día logramos grabar 4 temas. «Nuevos apóstoles» tiene la particularidad junto a «Monkey Mind» de ser los únicos dos temas en el disco con batería electrónica.

Descarga Amor de Madre de Wincho Schäfer

Hablando de los arreglos, ¿La decisión de incorporar las cuerdas fue tuya?

W: No, nos faltaba algo en el coro. Y a Armando y Carlos se les ocurrió meter unos strings de teclado.

¿Y el tururúuu del sintetizador?

W: Ese sí estaba, lo tenía dando vueltas en mi cabeza.

Del video que realizó Nico Manzano para este tema, ¿qué es lo que más te gusta?

(Nota al lector: Puedes ver el video de “Nuevos apóstoles” aquí>>> https://www.youtube.com/watch?v=hubwqspSJ0k )

W: Algo que me parece de pinga es que los videos no tengan nada que ver con la canción ni busquen ser literales.

Me gustan las burbujas que coinciden con el bombo y la caja y el pececito. Y me gusta que no haya en ningún lado esa idea de que la persona que canta tiene que ser un galán, sino que éste está distorsionado y lo que vemos es la deformación del cantante.
Wincho se autodefine como un activista del rock en español. Cosa que se agradece en este mar de laca, auto tune y apariencias.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: