La existencia de un llamado “gen musical” es una creencia bastante popular. Son estas determinadas características genéticas que facilitan la ejecución musical y la creatividad artística en aquellos que las poseen. Adicionalmente, se dice que son heredables, entonces no es muy sorpresivo conseguirnos con padres e hijos unidos por un nexo de la música, y que los hijos se vean sumamente influenciados por el hecho de crecer en un ambiente musical.

Lo que sí es más complicado es tener padres con fama internacional, trayectoria y trascendencia, e intentar arrancar con una carrera artística que se despeje de la sombra de lo que ellos ya construyeron. Es un trabajo duro presentarte y que vean más allá de tu apellido, pero existen muchos artistas que han demostrado que esto es lograble.

A continuación te presentamos tan sólo algunos de los artistas que heredaron su afinidad a la música de sus padres, y han logrado despegar por su propia cuenta.

Norah Jones // Ravi Shankar

Hija del virtuoso del sitar Ravi Shankar y la productora de conciertos Sue Jones, Geetali Norah Shankar, mejor conocida como Norah Jones, mostró inclinaciones hacia la música desde muy joven. A pesar de que sus padres se separaron cuando tenía apenas 5 años y estuvo desde entonces viviendo con su mamá, el desarrollo de su lado musical parecía inevitable. Formó parte del coro de la iglesia de su vecindario, tomó clases de canto y piano, y cursó sus estudios secundarios en una escuela de artes.

Su mayor influencia es la cantante de jazz Billie Holiday, y dedicó sus estudios universitarios a aprender piano para jazz. Una vez que cambia oficialmente su nombre a Norah Jones, se terminó de dar ese quiebre artístico entre ella y su padre (a diferencia de su hermana Anoushka Shankar, quien sí siguió sus pasos en el sitar), aunque sin duda alguna tiene el gen artístico en la sangre. No por nada ha ganado unos 9 Grammys.

 

 

Jeff Buckley // Tim Buckley

Tim Buckley fue uno de esos rockeros atormentados que murió demasiado pronto por imprudente. A los 28 años sufrió de una sobredosis de heroína, y dejó atrás una colección de nueve discos que, si bien en su momento no alcanzaron el éxito comercial, hoy son considerados como parte de las producciones más vanguardistas de los 60 y los 70, pues inició tocando folk y no paró de evolucionar hasta terminar tocando jazz progresivo.

Adicionalmente, con su muerte Tim dejó al pequeño Jeff con apenas 8 años. Realmente se vieron una sola vez, pero la espina de la música quedó clavada en él. Se dedicó a tocar guitarra desde muy corta edad, mientras crecía escuchando Led Zeppelin, Jimi Hendrix y más de los grandes de los 60. De mayor se convirtió en músico de sesión, hasta que el antiguo manager de su padre lo contactó para grabar unos demos. De ahí salió ‘Grace’ (1994), su único álbum, que, al igual que la música de su padre, no tuvo mucho éxito al momento de su lanzamiento, pero las ventas fueron aumentando gradualmente, y actualmente es una especie de álbum de culto. En 1997, Jeff murió a los 30 años, ahogado en el río Mississippi.

 

Sean Lennon // John Lennon y Yoko Ono

Del memorable matrimonio entre el Beatle John Lennon y la artista plástico y músico Yoko Ono nació Sean, curiosamente el mismo día que el cumpleaños de su padre. Con un árbol genealógico de ese calibre, era lo más lógico y prudente que no se dedicara a otra cosa más que la música.

Ya a los 5 años de edad, Sean colaboró en un disco de su madre recitando una historia, y se mantuvo apareciendo en sus álbumes hasta su adolescencia. A los 20 años, cuando funda su primera banda, alcanzó una relativa independencia artística, pues andaba buscando que el público se enfocara en su arte y no en su apellido. Tres años más tarde publica ‘Into The Sun’, su debut como solista, y desde entonces ha ido creciendo su currículum, involucrándose en producciones para diversos artistas, colaboraciones con músicos que van desde Les Claypool hasta The Flaming Lips y se mantiene trabajando con su madre.

 

 

Miley Cyrus // Billy Ray Cyrus

Desde muy joven, Billy Ray Cyrus tuvo interés en la música, pero no fue sino hasta los 31 años que lanzó su debut y se volvió una estrella del country. Ese mismo año nació su hija Destiny Hope, hoy conocida como Miley. El hecho de que su carrera y la vida de su hija arrancaran al mismo tiempo generó un estrecho lazo entre ambos, que giró en torno a la música.

Aunque realmente la carrera de Miley inició con la actuación, en casa el canto era lo suyo. La serie de Disney ‘Hannah Montana’ le dio la oportunidad de hacer una conjunción entre ambas, y la mejor parte es que recorrió todo ese camino junto a su padre, quien en la serie se llamaba Bobby Ray. Una vez finalizada la serie, ambas carreras se independizaron, para bien o para mal. Mientras Miley fue evolucionando de inocente niña que canta country a participar en photoshoots NSFW y grabar uno de los álbumes más bizarros de los últimos tiempos junto a The Flaming Lips, Billy Ray ha atravesado varias fases, incluyendo una adecuada crisis de los 40.

 

 

Zoë Kravitz // Lenny Kravitz

Lenny Kravitz parecía sentir un amor y afinidad por la música desde muy joven, y sus padres siempre buscaron apoyarlo, enseñándole muchísima música y llevándolo a presentaciones. Creció desenvolviéndose en el ambiente musical mientras se hacía camino como músico de sesión, y tuvo la oportunidad de conocer a la actriz Lisa Bonet, con se casó y tuvo a su hija Zoë.

Zoë creció rodeada de famosos y estrellas, y ese mundo inevitablemente la llamó. El fuerte de Zoë es en realidad la actuación, y se ha desenvuelto en numerosos papeles diferentes, pero de igual manera tiene ciertas inclinaciones a la música, quizás un poco más como un hobby, y, por qué no, para darle ese gusto a su padre. Actualmente es la vocalista de la agrupación LOLAWOLF, una propuesta bastante interesante de R&B y electro pop.

 

 

Jakob Dylan // Bob Dylan

Bob Dylan se inició en el mundo de la música desde muy joven, y se ha mantenido hasta el día de hoy, con una prolífica carrera de casi 40 álbumes de estudio. Es uno de los músicos que moldeó el folk de los 60, y actualmente es un ícono de la cultura pop. Cuando tenía 28 años, nació Jakob, el cuarto hijo de su matrimonio con Sara Dylan.

Mientras crecía, el camino natural para Jakob parecía ser la música. Escuchaba más que nada rock inglés, como The Clash o Buzzcocks, pero al final del día fue su padre quien terminó siendo una de sus más grandes influencias al momento de componer y tocar música. Ascendió a la fama como parte de la agrupación The Wallflowers, aunque su material como solista también ha sido bastante exitoso.

 

 

Servando y Florentino // Alí Primera

Alí Primera, conocido como “El Cantor del Pueblo Venezolano”, es uno de los grandes artistas del folclore venezolano. Siendo un ávido militante del partido comunista, dedicó su música a las causas sociales, a la protesta y a la representación artística de las minorías. Con ayuda de su cuatro logró llevar su música a varios rincones del mundo, y en el 2005 el gobierno declaró su obra como patrimonio nacional. A sus 40 años tuvo a sus hijos Servando y Florentino Primera, y falleció 3 años más tarde.

Servando y Florentino siguieron los pasos de su padre, prácticamente de manera natural. A los 12 años, Servando ya se encontraba ganando premios por sus composiciones. Los hermanos iniciaron su carrera como cantantes con la Orquesta Salserìn, hasta que dejaron la agrupación para independizarse como dueto, el cual resultó ser de los proyectos más exitosos del país en su momento. Actualmente están ejerciendo sus carreras por separado como músicos y compositores.

 

A %d blogueros les gusta esto: