El beat ralentizado de Claroscuro, tema que abre la tercera entrega de Caravana, marca la inesperada y ecléctica pauta del regreso solista de Rodrigo Santis (Congelador, Paranormal).

Transcurridos seis años desde su anterior álbum, lo que hoy nos muestra Caravana son los extremos desde una mirada reflexiva, que se desenvuelven entre sonidos folk, electrónica experimental y guitarras indie.

Un relato musical que explora las luces de una lírica que entrega mensajes de amor romántico y paternal, y los sonidos comandados por la voz profunda de Santis que retoma la mirada más intimista que ha caracterizado su trabajo en este alter ego, plasmado en sus anteriores álbumes: su disco homónimo de 2011 y Caminata de 2016.

Contrario a todas las modas y afanes de la industria de la música, Santis se tomó su tiempo para darle forma a una obra que no le teme a los riesgos y que, tal como han revelado sus singles de adelanto Consuelo, Relato Futurista, DA2 y Actitud, explora en diversos terrenos, donde las capas sonoras son protagonistas.

Co-producido junto a Martin Pérez Roa (chicarica, Simón Campusano), Claroscuro es el tercer largaduración de Caravana, y nos sorprende a través de ocho canciones que revelan su versatilidad estilística, que recorre desde la indietrónica, los tintes dembow hasta las guitarras filosas.

A %d blogueros les gusta esto: