Han sido años complicados para la vida personal de Demi Lovato. Desde recaídas fuertes en las drogas que casi acaban con su vida, pasando por rupturas amorosas, hasta meses recluida -voluntariamente- en un centro de rehabilitación.

El pasado 21 de junio de 2018, Demi se pedía disculpas a ella misma, a sus familiares, amigos y colegas por no estar más sobria y regresar a las adicciones con “Sober”, un tema que desgarra desde lo más profundo, sabiendo que se encuentra luchando por seguir en pie y no darse por vencida, sin embargo, también marcó una pausa indefinida en su carrera, que claramente se convirtió en una preocupación en la industria que podía perder a una de sus voces más imponentes dentro de la cultura pop.

La tarima de los premios Grammy 2020 fue el regreso ideal para ella luego de dos años de ausencia. Junto a “Anyone”, un tema que llega únicamente con sonidos de un piano lleno de melancolía, y una voz que si bien se impone y muestra su poder, guarda un nudo en la garganta que se hace notar en todo momento. 

Un sencillo de casi cuatro minutos, sirvió como un grito de ayuda, un grito que viene acompañado de lágrimas pidiendo atención -casi urgente-.

Si bien todo esto se puede tratar de su regreso, Anyone es la marca con tinta indeleble de Demi Lovato, para dejar claro que es hora prestarle atención antes de que sea tarde.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: