El fundador del extinto festival de música electrónica Love Parade, Matthias Roeingh, ha decidido que es hora de realizar nuevamente su evento musical, y para ello ha publicado una original propuesta a través de su página web, donde creó una maqueta gigante con forma de una redoma y que se extienda por 40 metros, con capacidad para más de 1 millón de diminutos ravers. La idea de Matthias, es poblar toda la maqueta con pequeños muñecos que pueden ser adquiridos por el público, al donar un mínimo de 5 euros; hasta los momentos, han llegado a más de 7.000 donaciones, que equivalen a la misma cantidad de muñecos.

Sin embargo, lo más resaltante de toda su propuesta, es que Matthias Roeingh le ha propuesto a la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), declarar la música electrónica un patrimonio inmaterial de la humanidad. Dicha propuesta fue aceptada para ser considerada por la organización, la decisión se encuentra en manos de los expertos que se encuentran evaluando la relevancia de dicha música.

Hay que recordar que el Festival Parade que se realizó por primera vez en 1989 en Berlín antes de la caída del muro, ha sido parte importante dentro de la música electrónica en todo el mundo. El concierto se volvió un encuentro de miles de personas cada año hasta 2003. Luego se retomó en 2006, pero, en 2010 se realizó su última edición, luego de que una estampida dejara un saldo de 21 asistentes muertos.

A %d blogueros les gusta esto: