La cantante pop Britney Spears, se encuentra recluida en un centro psiquiátrico durante 30 días, luego de que sufriera fuertes ataques de ansiedad, tras lidiar con la enfermedad de su padre, que sufre de problemas en los intestinos y el colon.

Si bien aún no puede salir del centro de salud, Britney obtuvo un permiso de un día para compartir con su pareja y familiares durante el día de pascuas, por lo que los fans de la cantante acudieron a West Hollywood City Hall el lunes para exigir la liberación total del centro, y afirman que está recluida contra su voluntad.

Aunque se le acusa a su equipo de obligarla a que asistiera al centro de salud mental, un integrante anónimo de dicho equipo, afirmó que: “nadie ha obligado a Britney a estar aquí. Fue una decisión propia”.

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: