Jhonny Seghabi lanzó en el espacio Escapismo de la Galería Abra su primer EP solista ‘Lo Real Maravilloso de Nicolás Ferdinandov’, anteriormente fue guitarrista de las bandas IdóneaJanet & Daniel y D’Eras.

Es un EP de folklore latinoamericano producido de manera independiente, que corresponde a un imaginario creado sobre la estadía de Nicolás Ferdinandov en Venezuela durante el siglo pasado, el pintor que fue maestro de Armando Reverón y encontró el amor en nuestras tierras. 

          Descarga ‘Lo Real Maravillo de Nicolás Ferdinandov’ 

En esta entrevista, Jhonny Seghabi nos revela un poco más sobre este interesante concepto ligado a la vida del pintor y su experimentación en su estreno como solista.

Tu cuarto es parte esencial de la grabación, incluso se convierte en la portada del EP ¿Cómo fue el proceso de grabar en tu propio cuarto? ¿A qué se debe esa decisión?

Es el sitio por predilección, porque decidí hacer una producción independiente y fui recolectando algunos equipos con los que pudiese grabar. Siempre ha habido una conexión muy grande con ese lugar porque es donde yo siempre estoy componiendo, o haciendo algo que tenga que ver con el arte, casi siempre es allí, en mi cuarto.

Fue muy interesante, estuvimos ahí Victor Valerio y mi persona, y los demás músicos a medida que fueron grabando.

La acústica del cuarto es muy buena y eso también nos ayudaba. También, a veces era como demasiado claustrofóbico porque mi cuarto es grande, pero igual se queda corto para tantas ideas, tantas energías y teníamos que salir. Había un momento como que “es hora de salir del cuarto, estamos mucho tiempo aquí”, y de repente salíamos a montar bicicleta, o a dar una vuelta por ahí, a despejarnos un poquito. Pero fue súper divertido, además estás en tu cuarto, más cómodo imposible.

Lo Real Maravilloso de Nicolás Ferdinandov - Jhonny Seghabi.jpg

Portada de ‘Lo Real Maravilloso de Nicolás Ferdinandov’

La composición de los temas está ligada a narrar la estadía en Venezuela de Nicolás Ferdinandov, ¿cómo te aproximas a él y su historia? ¿Qué conocías de él que te motiva a buscar narrar su vida de esta manera?

A Nicolás Ferdinandov lo conocí por Reverón, estudiando un poco la obra de Reverón, me di cuenta que Nicolás tenía mucho que ver ahí, en amistad y en que fue casi que un maestro, él fue un maestro de Reverón, entonces me interesé muchísimo por su historia y estuve investigando.

Es un personaje muy enigmático del cual no se conoce mucho o está subestimado, de alguna forma, y eso fue lo que quise recalcar. También porque es mi primera producción como solista, yo no había compuesto tantas canciones propias y también eso me ayudaba, tener una historia en la cual basarme me ayudaba a darle una línea conceptual a lo que estaba haciendo, y fue interesante por esos dos lados.

Investigué muchísimo, por internet básicamente porque no hay casi más nada. Sé que en la Galería de Arte Nacional hay muchas obras de él, de hecho las pocas que quedan de él porque todas desaparecieron en la II Guerra Mundial, las destruyeron.

Es un personaje… un visionario, pudiésemos decir que es una especie de Humboldt ruso, era arquitecto, era músico, era poeta, era pintor, era todo. Una persona con la que de repente me pudiese sentir identificado porque también me gusta tener muchas facetas en el arte, ser el artista integral. Entonces me siento un poco identificado con él hasta cierto punto.

¿Qué influencias musicales tienes y sientes reflejadas en el EP? Se puede sentir un poco de Devendra Banhart por ejemplo, pero al mismo tiempo está el cantar en portugués, que -a mí parecer- siempre es un homenaje a lo latino.

Sí, Devendra es una referencia innegable porque ha sido un artista que me ha movido mucho y me ha abierto muchas puertas en cuanto al entendimiento y de ciertos géneros y de ciertas maneras de plasmar la música; sin embargo creo que va un poco más allá, yo estuve por un buen tiempo escuchando mucha música brasilera, todo lo que es el inicio y el desarrollo del tropicalismo con Caetano Veloso, Gilberto Gil, Maria Betânia, Gal Costa, Jorge Ben, Seu Jorge, un montón. De verdad son infinitos los artistas brasileños de los que me he nutrido y creo que por ahí viene la influencia.

El escribir en portugués ya es otra cosa porque es más lírico, más que la música como tal y me parece un idioma súper bonito para escribir, estuve aprendiendo por Duolingo y escuchando muchas canciones y al final es como otra manera de expresarlo y de repente tienes más versatilidad en tu voz.

Otras influencias a parte de ellos, no sé qué decir, de repente Destroyer, el mismo Simón Díaz por ahí, en verdad eso es tan inconsciente hasta cierto punto que eso es lo único que veo reflejado directamente.

¿Cómo ha sido el recorrido para ‘Lo real maravilloso de Nicolás Ferdinandov’? ¿Qué extrañas de ser parte de una banda y qué prefieres de ser solista?

Ha sido difícil, sobre todo el principio fue muy difícil, porque había muchas cosas técnicas que de repente no habíamos contemplado y poco a poco se fueron solventando, pero allí hay muchos esfuerzos, muchos ahorros, mucho apoyo de la familia y muchos amigos que de una u otra forma han colaborado, y que han hecho posible esto.

Yo sí sabía que esto podía llegar a ser así, porque preferí antes de entrar en el estudio de alguna persona, tratar de hacer un estudio yo, y hacerlo todo a mi manera, no tener que rendirle cuentas a algún productor, propiamente hablando tener libertad que eso es lo que no extraño de estar en una banda que a veces hay que supeditarse al bien común musical por decirlo así. En cambio en un proyecto solista tú lo decides todo y si algún amigo quiere colaborar, darte alguna perspectiva suya sobre algún arreglo, tú decides si lo tomas o lo dejas. En este caso fue súper positivo, tuve mucha colaboración de músicos increíbles como Victor Valerio, Isaac Sasson de Colérico Espín y entre muchas otras personas que colaboraron así sea con un arreglo de alguna parte de una canción, siempre respetando el concepto y la composición original.

De la banda lo que sí extraño es que es un poquito más fácil tomar decisiones porque de repente lo que quiere la mayoría es lo que se hace, es mucho más sencillo; en cambio cuando estás solo tienes que tomar todas las decisiones tú, y tú vas a ser el responsable de las consecuencias de esas decisiones entonces a veces es difícil porque no estás seguro, no con eso quiero decir que tenga inseguridades, sí tengo inseguridades pero son todas tratando de llevarlo a lo positivo.

 

Es un EP muy curioso por la combinación del formato instrumental junto a las canciones líricas. ¿Hay un proceso de composición diferente para una canción que sabes que va a ser instrumental? ¿Sientes que la composición de letra y música va separada?

A nivel de composición yo soy una persona bien extraña, porque me estoy descubriendo todavía, de repente puedo ser súper ortodoxo y regirme por las estructuras o las progresiones del jazz o del blues o de la música clásica, como de repente puedo hacer algo completamente intuitivo, entonces todavía estoy buscando un balance.

Que una canción termine siendo instrumental o no yo creo que eso se define bastante temprano por la instrumentación y la melodía que lleven, yo creo que ya puedo definir que esta canción es instrumental por esto y por esto, sin embargo me han dicho que los temas instrumentales se prestan para que tengan letra también, pero eso lo iré viendo después si en algún futuro les hago una letra.

Las letras a mí en verdad es lo que más me cuesta en cuanto a la música, porque nunca fui el compositor de las bandas en las que he estado, siempre era arreglista entonces nunca estuve involucrado en el proceso de letras, sí he escrito bastante poesía en años anteriores, pero al ser un proyecto solista y ser tan importante para mí, siempre he tenido muchas dudas sobre lo que quería transmitir o decir en cada canción y en esa parte la historia de Nicolás me ayudó mucho a darle la vuelta a una perspectiva propia de cierta situación.

¿Cuáles son los próximos planes luego del showcase?

Sacarle el jugo al EP. Yo ya quiero empezar a grabar el disco, en verdad creo que esto se vuelve bastante adictivo, grabar música, y tener la posibilidad de hacerlo en tu casa 24/7 (24/7 no, porque uno tiene cosas que hacer también, aparte) pero saber que estás ahí y puedes anotar ideas y llegar un día y sentarte y grabarlas eso es súper adictivo. Creo que ese es el próximo paso, empezar el disco y tocar mucho, tocar muchísimo por ahí, todo lo que se pueda. Hay varias fechas que no me gustaría decir en este momento porque no están 100% confirmadas pero sí se vienen, voy a tratar de hacer alguna pequeña gira por el interior si es posible dependiendo de cómo esté la situación del país.

Preguntas rápidas

¿Cuál es tu disco favorito?

Ahorita, ‘Poison Season’ de Destroyer, pero es súper efímero.

Una canción que sea un placer culposo.

No sé, una de J Balvin que medio me guste, pero ni siquiera sé cómo se llama.

¿Con qué artista te gustaría colaborar?

Si hablamos internacionalmente: Noah Georgeson, alto productor, me encantaría grabar un disco con él. Devendra, Rodrigo Amarante. A nivel local, creo que Somalunar, Colérico Espín, por ahí va la cosa.

¿Quién es tu músico favorito?

Eso es muy difícil de decir. Devendra Banhart, me ha abierto muchas puertas de mi concepción de la música pero músico músico así como tal, a nivel de composición, de armonía, de experimentación, creo que podría ser Frank Zappa o no sé, no sabría decir.

Si pudieras ser Nicolás Ferdinandov por un día, ¿qué harías?

Wow. Esa me encanta. Bueno creo que me comería un pescado frito en La Guaira, después visitaría a Reverón y no sé, subiría a Caracas y daría una vuelta a ver cómo era la Caracas de ese entonces.

 

A %d blogueros les gusta esto: