Después de cuatro años, que se han vuelto un poco largos para los fanáticos de Queens Of The Stone Age, la banda ha decidido presentar al sucesor de ‘…Like A Clockwork’ (2013) que a diferencia de éste no tuvo un trabajo tan intrincado y conciso al momento de su producción. También destaca la falta de colaboraciones de amigos y otros músicos, algo que no sucedía desde su debut en 1998. Sin embargo Queens sí reclutó a uno de los productores más reconocidos del mundo pop y hip hop, el creador del exitoso “Uptown Funk”, Mark Ronson.

 

Este disco titulado ‘Villians’ presenta diferentes características que han venido acompañando a la banda desde el transcurso de su carrera y aún en algunos de sus temas se escucha la oscuridad nostálgica del anterior. Pero el fundamento principal es que ahora se han tomado el trabajo de grabar con más calma y en un proceso menos estricto enfocados, como su líder Josh Homme ha confesado, en tonadas para bailar por ello abren con “Feet Don’t Fail Me’ con un riff repetitivo y casi mecánico al inicio que cumple con el objetivo antes mencionado.

En este tema al igual que en su segundo sencillo promocional “The Evil Has Landed” destacan los abruptos pero bien pensados cambios de ritmo que le dan un toque de rock progresivo, sobre todo en esta última que nos hace pensar en una extraña fusión de Genesis con Robert Fripp de King Crimson. Otra cosa que se puede destacar desde el inicio es la influencia que tuvo en Homme su labor al producir la última placa del legendario Iggy Pop, ‘Post Pop Depression’ (2016) siendo más notable al inicio de “Feet Don’t Fail Me” ya que la línea de sintetizador suena bastante parecido al coro Always ready, always steady del tema “Sunday” extraído de este álbum.

 

Así mismo se puede notar la influencia de The Cramps, una banda rockabilly punk que inspiró a Homme a tocar la guitarra en la canción “Head Like A Haunted House” así como la de David Bowie y su trabajo con Brian Eno en una de mis favoritas “Hideaway” y en “Un-Reborn Again”.

El disco va pasando por diferentes ritmos que van desde el rock swing en “The Way You Used To Be”, pasando por el progresivo, como mencioné con anterioridad, en “The Evil Has Landed” y “Domesticated Animals”, hasta llegar a los más apacibles y nostálgicos como “Fortress” y “Villains Of The Circumstance”. La última pieza además juega con la intensidad al subir esta en su coro como en el antecesor de ‘Villains’ sucedía con el hermoso tema “Kalopsia” demostrando una vez más la versatilidad de QOTSA.

 

Ciertamente la decisión de contratar a Mark Ronson para darle forma al sonido de este nuevo disco fue bastante acertada. Todo suena totalmente acoplado y a pesar de ser un disco en el que se abrieron un poco más a improvisar en el proceso de producción cada detalle, lick y fill de los instrumentos parece haber sido trabajado con el mismo perfeccionismo de ‘…Like A Clockwork’, detalles simples casi imperceptibles que son característicos de los trabajos de Homme.

La mezcla del álbum parece ser la unión perfecta de lo “industrial” y “mecánico” que lograron con ‘Era Vulgaris’ (2007) y el sonido art pop de ‘…Like A Clockwork’, fuzz trabajados para emular el sonido mecánico en las guitarras mientras que los sintetizadores están más envueltos en reverbs y distorsiones, aportando en muchos casos tonadas más ambientales y algunos toques de piano en canciones como “The Way You Used To Do”.

 

El bajo tan nítido como en el disco anterior de Queens of the Stone Age donde que hay que destacar el trabajo de Michael Shuman con esos pequeños arreglos y escaladas agregados que son parte importante del groove o ese “no sé qué” bailable que encontramos en la mayoría las canciones de los californianos.

Quizás lo que se puede relacionar más con los trabajos de Ronson es lo ajustado del sonido de la percusión aún más notable en canciones con fills intrincados como “The Evil Has Landed” y “The Way You Used To Be”, en esta última además el ex The Mars Volta, Jon Theodore, demuestra su habilidad en el uso del bombo con repiques en tresillo al final del tema que es uno de los elementos poco comunes en los trabajos anteriores de la banda que podemos encontrar en este.

En general es ‘Villians’ viene a ser un álbum con la esencia oscura y divertida de Queens Of The Stone Age con nuevos elementos que han influido a la agrupación en los últimos años como el post punk, el art rock, ritmos bailables y rock progresivo con un sonido completo que da paso y oportunidad de percibir esos pequeños detalles que sin notarlo llaman bastante la atención de nuestros oídos. Un disco interesante para aquellos que disfrutan de la complejidad que se encuentra dentro de la sencillez en la música.

Queens Of The Stone Age - ‘Villains’
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: