Esta semana salió el primer sencillo en solitario del aclamado cantante y compositor Matteo Bocelli, acertadamente titulado Solo.

Sobre exuberantes arreglos orquestales, delicado piano interpretado por el mismo Matteo y los vívidos neones de la producción pop moderna de Jesse Shaktin, canta con pasión y claridad sobre el romance perdido, forjando un nuevo camino y el vacío que se siente cuando un ser querido esta fuera de alcance.

El video que lo acompaña, es rico en simbolismo y la belleza natural de las majestuosas montañas Dolomitas, ubicadas en el noreste de Italia. Fue realizada por Gaetano Morbioli, quien también dirigió el video oficial de Fall On Me, un dúo que emparejó a Matteo con su padre, la leyenda de la ópera Andrea Bocelli.

A los seis años, estaba aprendiendo piano, y a los 18 debutó en el escenario para cantar Verdi en el Coliseo de Roma. Ha trabajado toda su vida para dominar su oficio. Pero las melodías que surgen cada vez que el joven abre la boca se sienten reales de una manera que no puede explicarse con una educación clásica. Canta con una pureza de expresión que parece innata, con carisma y claridad de propósito.

A %d blogueros les gusta esto: