José Vargas, popularmente conocido en la escena musical venezolana como VARGAS, es un cantautor falconiano residenciado en Buenos Aires, Argentina, que ha tenido sencillos promocionales rotando en la FM venezolana, ha estado nominado diversas ocasiones en los Premios Pepsi Music, ha tenido la oportunidad de contar con las colaboraciones de artistas conocidos y compartir con ellos, y también ha podido presentarse en distintos países con su música reflexiva y pegajosa.

Luego de la publicación de cuatro álbumes de estudio, cumpliéndose ya diez años desde el estreno del primero de ellos Ciudad Mareada, Vargas vuelve con su nuevo tema Nos Quedamos, que forma parte de lo que será su nuevo disco que saldrá próximamente, y en Cúsica tuvimos la oportunidad de hablar con él para saber un poco más sobre su nuevo proyecto.

Sabemos que ha pasado tiempo desde que te mudaste, pero ¿cómo ha sido tu proceso de adaptación en Argentina? ¿Qué tanto cambió tu manera de ver la vida y la música en ese país? 

Cuando llegué pensé que iba a estar poco tiempo. Realmente desde siempre me ha interesado mucho lo que es la música argentina y he tenido influencias marcadas sobre eso, pero entonces cuando llegué aquí una de las cosas que más me llamó la atención, es el respeto a lo que es la carrera del músico como tal, desde los derechos de autor hasta las presentaciones en vivo, la organización, lo prolijo que es todo, la cantidad de gente que hay para cualquier tipo de género; o sea, venir de Venezuela, donde se encasillan un poco más los géneros, y por decirlo de una u otra forma, la movida alternativa en Venezuela es más cerrada, y hay subgrupos de subgrupos, y cada vez que lo divides se pone más pequeño. Aquí me sorprendió que hay mucho público para diferentes tipos de propuestas, y es además es cero discriminatorio, es como que el valor que le dan a la música, al rock and roll, al folklore, una cosa donde el folklore es rock aquí y que el día nacional del músico aquí en Argentina es el cumpleaños de Spinetta, ya allí eso te dice un montón. Es muy distinta la reacción cuando te preguntaban en Venezuela ¿qué haces? y uno respondía “soy músico, soy artista”, a la reacción acá. Aquí en Argentina hay otra visión.

¿Cómo ha sido la receptividad de la gente con tu nueva música tanto en Argentina, como aquí en Venezuela, a pesar de estar lejos?

Bien, porque hay gente que respalda el trabajo de uno, hay gente, venezolanos, que ya conocen mi música y cada vez que hay una presentación van y les gusta, tripean y a su vez van trayendo más gente y bueno, los argentinos siempre la pasan bien. Yo lo estoy viendo porque aquí no se ha visto tanto prejuicio en ese sentido, ni se ha visto tan limitada la cosa. Sí hubo fechas, digo hubo porque no sabemos cuándo vamos a volver a tocar; hubo fechas flojas como también hubo fechas más fuertes, pero la constancia de estar tocando también era divertida, quien está acá,  está dispuesto a escuchar cosas nuevas, a ir a shows y siempre hay una energía bonita.

¿Sientes que por haberte ido de Venezuela, ha cambiado algo en cuanto a la fuerza promocional de tus temas? 

La verdad es que obviamente al no estar en Venezuela y no presentarte y dar a conocer los temas, afecta un poco, pero otra cosa que suma desde acá, es las gestiones, digamos de difusión, que no se podían hacer o que yo no podía hacer desde Venezuela, entonces es medio a la par; hubo un momento muy loco de receso con mi música en donde por ahí no se mostraban muchas cosas, hasta ciertos singles que sí les fui dando como más importancia, lo que pasa es que yo, por más que esté sacando temas a cada rato, a todos los temas no les voy a dar la misma proyección, hay temas que están para proyectarlos de cierta manera. Y más allá de si sube o baja el consumo de mi música por haberme ido o no, la verdad es que no le había prestado atención en ese sentido para el por qué yo hago las cosas.

Sabemos que ya has trabajado con artistas urbanos anteriormente, dígase en vivo con Gona y Apache en Union Rock Show, te manageó Psycho en su momento. ¿Cómo fue trabajar con Apache en La Energía?, vemos que tienes cierta tendencia en trabajar con artistas urbanos. 

Trabajar con Apache era algo que ya se venía generando desde hace tiempo, porque durante la producción de Radio Cassette,  también tuve la oportunidad de producir a Gona, y producir otros proyectos junto con ellos, y nos hicimos bastante amigos. Entonces desde que llegué, cada vez que él venía a tocar, me presentaba con él o hacíamos lo que sea, hangueabamos como amigos y nos debíamos el tema. Muchos de esa onda se convirtieron en grandes amigos, y como yo no ando en un plan de que si es esto, o lo otro,  o si suena bien o suena mal, no me interesa mucho; lo que quería era poder crear con este pana que tiene un talento innegable y aparte es un súper tipo, y bueno venía de una depresión y hablando con él justamente, el bicho me dio un par de palabras.  Dijimos que de eso iba a ser la canción, y por eso nació así. Todo lo que se dice en la canción literal, es casi todo lo que hablamos por teléfono, yo todo intenso diciendo cosas metafóricas, y él, tipo diciéndome “no seas gafo, bájate de esa nube y haz las cosas que tienes que hacer”.

¿Vienen más colaboraciones en tu nuevo disco? 

Sí, vienen más colaboraciones. No sé si por el lado urbano, pero si hay más colaboraciones. Una de las colaboraciones es con un tipo así que tú dices “en mi vida pensé que iba tener un tema con este artista”, pero como no ha grabado las voces, o sea, ya grabó sus instrumentos, ya grabó todo, pero como no ha grabado las voces,  todavía no me arriesgo a sentenciar la vaina, porque no vaya a ser que… (risas), pero es una locura porque es una canción que mezcla mucho folklore, entonces eso es una locurita. Y hay otra colaboración que también estoy preparando, pero ¿qué tanto puedo decir de algo que todavía está caminando?,  como que no está, pues, todavía faltan esas voces. 

Urbano no tengo por ahora nada, con Apache quedamos en hacer otro tema, pero para este disco no.  La idea mía, es que puedo tener una idea para el próximo disco, y voy a estar sacando temas, y no sé, y si me da la locura, de que ya no va a ser un disco sino que saco  un EP, para después sacar otro EP con otro concepto donde quepa este proyecto.  O sea, estoy inquieto.  Entonces como que ahorita estoy con Nos Quedamos  y con el próximo single que voy a lanzar después, y estoy emocionado con eso. Después voy a hacer otras cosas. 

¿Cómo se llama el próximo single que vas a sacar?

Se llama El Pacto y es muy duro, es la antítesis de Nos Quedamos.

Nos Quedamos es todo “¿sábes que, bro? Todo está bien, aquí todo está fino” y El Pacto es una vaina tipo “me están persiguiendo, necesito salir de aquí”, entonces es como que cualquier cosa pasa.

¿Por qué Nos Quedamos es el primer tema que quisiste sacar?

Porque es un tema muy bonito, porque es un tema que tiene mucha buena onda y es un tema que expresa lo que siento ahorita. O sea, yo vengo haciendo un montón de temas que van para el disco y cuando tuve una cantidad ya listos, me di cuenta de que me acercaba hasta enero, que se cumplen 10 años desde mi primer disco, que fue el disco que yo tenía bajo el brazo para empezar a recorrer país, para mudarme a Caracas. 

Cuando estoy haciendo el tema y me doy cuenta de toda la locura que fue de verdad dedicarme a mi proyecto solista, me siento súper bien, ¿me entiendes? Me siento contento, aparte que para mí la música es lo que voy a dejar en el mundo, mis canciones, y no importa si se escuchan hoy o si se escuchan mañana, igual tienen un mensaje cargado, intenso, tienen algo que quiero dejar. Ya pasaron 10 años y dije como que “qué fino, ¿Cómo será todo en 10 años?, entonces la canción habla básicamente de que si yo me muero mañana,  voy a morir tranqui porque hago lo que quiero, vivo como quiero, y todo está bien;  Ojo,  hablo de mí pues.  Siempre dicen que alguien está peor que uno, pero estoy bien, y eso me motiva a seguir; también tiene que ver mucho con la madurez personal de cada uno.

¿Cómo fue el proceso de creación de este nuevo disco y en qué se diferencia de los discos anteriores?

Lo principal que va a estar muy de frente, es que no va haber tanto teclado; como que hay más guitarras, es más guitarrero. Tenía tiempo con ganas de hacer algo así.  Las letras, digamos que son distintas, no quiero decir maduradas ni controladas,  pero es que no sé cómo decir que antes estaba loco y no sabía controlarlo y ahora como que sigo igual de frito pero controlo el beta, ¿Entiendes? Imagínate un muchachito que está todo el día portándose bien, y cuando llega su casa roba los huevos de la nevera y los tira contra la pared y se ríe “jaja” y se va corriendo. Ese soy yo ahora, pues, medio controlando el sistema, en esa estoy.  Entonces eso es lo que cambia, en la madurez,  el sonido es un poco más prolijo también. 

Muchos artistas de tu género tienen prejuicios con los premios y galardones. En tu caso, estás nominado a los Premios Pepsi Music y tienes historias de años anteriores con estos premios. ¿Qué opinas sobre estas galas?

Eso es un debate que a mi modo de ver es un debate muy chimbo, porque está toda esa idea de la cultura y la contracultura, y es lo mismo y para mí es igual. O sea, para mí realmente el valor que tiene el trabajo que ha hecho por lo menos los Premios Pepsi Music desde que salió, es algo que es innegable para la industria musical venezolana, y a mi modo de ver las cosas, sea cual sea tu opinión, yo porque me los vacilo, me los tripeo, y desde que empezó todo está muy bien, pero si tú eres una persona que te vas encerrar en un pensamiento limitado con respecto a los premios y con una meritocracia de tu trabajo y tal, y si eres muy sensible a este tema, lo que yo le puedo decir a la gente así, es que, bro, tienes que pensar que si te suma o no te suma, entonces siempre suma. 

Por lo menos yo puedo ser el tipo más odiador del mundo y digo “esto es una mierda” pero entonces quedo nominado: te suma, amigo, y eso es lo que hacen las cosas como los premios  Pepsi Music, que asume a la movida cultural venezolana, y eso es innegable.

Por lo menos Lil Supa, que lo amo y es increíble, escuché que tiene una posición de que no le gustan los premios Pepsi Music, pero te suma; si a ti no te suma, al indie alternativo, que también como tú, tuvo mucho rato en ese plan, le suma. Porque lo que pasa es que la gente también ve la marca, y lo toma por otro lado. Cuando hablan de los Grammys también es lo mismo, y es como que, ¿por qué no dejan que fluya y ya? ¿Sabes? O sea, ¿qué importa si dicen que la mejor canción del 2020 es Despacito, o la que sea, qué importa si dicen eso, si al final es un trabajo en conjunto? Aparte que toda la proyección que le dan a los artistas ahí es innegable, a mí me ayudó un montón, pero también entiendo a la gente que no anda en esa onda. Entonces la verdad no me importa mucho si no se lo tripean, yo me lo tripeo.

¿Estarías dispuesto a volver a Venezuela en un futuro? ¿O ya te enamoraste de Argentina?

Mi plan este año era este disco, con otras canciones, y salir de Argentina. Pensaba ir a Uruguay, Chile, Colombia, estaba planeando todo eso, y quería cerrar gira en Venezuela. Era el plan de este año, y andaba arreglando pasaporte, locuras. Pero nada, no pasó, y quiero ir, quiero hacer un BOD, quiero tocar en el local de Cúsica que no lo conozco, quiero reencontrarme con los panas músicos que están allá, que se quedan. Yo tengo añoranza, no me gusta que me vendan la nostalgia, odio que me vendan la nostalgia, pero yo tengo añoranza. Y bueno, imagínate, yo que soy de Coro, que uno tiene como un sentimiento de casita muy del interior así, imagínate cuando te vas…¿cómo no voy a querer ir?, ¿cómo no voy a querer andar en ese plan?

¿Qué planes tienes a futuro? ¿Has pensado en hacer algún show streaming?

Si tengo planes, pero creo que hasta que yo no me sienta cómodo con la experiencia que le pueda brindar a la gente, no lo voy a hacer. Seguramente voy a hacer streams para festivales, bueno ya ahorita salió uno y están viniendo por todo este manejo de esta nueva etapa digamos, y ya estamos trabajando con un equipo argentino también, entonces van a venir varios streamings así, pero uno en donde yo diga “tal día, la entrada es tanto”, no quiero que la gente se aburra tampoco, ni sea una vaina a medias, entonces estoy viendo cómo hacerlo bien; mientras tanto, seguro va a haber cositas de 10 minutos por ahí, que es lo que estamos preparando. 

¿Qué le dices a todos aquellos músicos venezolanos que están empezando a adentrarse al mundo de la música actualmente y se mudan a Argentina?

A los que no se animan a mostrar su trabajo, les diría que se pregunten a ellos mismos si quieren que sus canciones se queden en el garage de su casa, y depende de su respuesta, lo que quieran. Y a los músicos que quieren emigrar y que quieren hacer una carrera musical fuera de Venezuela, organícense, registren su música, aprendan a leer y escribir música, y aprendan a entender que uno es una hormiga, uno es un número, y que lo único que le da valor a tu trabajo es la fuerza y la energía que tú le pongas. Entonces, organízate, ponte las pilas, ponte lindo, ponte serio y sal a buscar lo que estás buscando, así. 

¿Cuál es tu definición de éxito dentro de la industria musical?

Yo lo veo así, ojo, si hablamos de otras visiones, también es una visión de éxito, y también la comparto, me encantan. Pero para mí, lo importante es que lo que tú hagas se quede ahí, y que a la medida que vaya pasando tu vida, mi trabajo, por lo menos una canción mía, tú la escuches y te haga sentir bien, o te haga sentir mal y recurras a ella cuando quieras, por eso es que insisto en el tema, yo me muero tranquilo mañana porque uno también recibe cariño de gente que escucha la música de uno, y que se identifica, y a partir de ello uno tiene una conversación, pero ese soy yo porque para mí es muy importante la comunicación entre las personas y el estar con respeto, armonía y toda esa onda.

Pero por otro lado, mi lado más frívolo, sería 150 millones de copias obligado, no pasa nada, está bien (risas).

Y por último, ¿cuáles son tus recomendaciones musicales para escuchar en cuarentena?

Estoy escuchando Conociendo a Rusia, me encanta. También Summer Salt, Bandalos Chinos que me encanta, Breakbot, estoy escuchando otra vez a Donna Summer. Y más allá de recomendaciones, estoy súper pegado con una versión que hizo The Marias de Baby One More Time de Britney, que no la había escuchado que quedó pal playlist, es buenísima.

A %d blogueros les gusta esto: