Después de 3 años de La Lucha y de culminar con la trilogía Nuestra Será La Lucha, los paisanos de La Vida Bohème están listos para brindarnos más música, ritmo y líricas intelectuales con su estilo original.

En conversaciones con el vocalista de la banda, Henry D’Arthenay, nos revela que este es el single que dará inicio a una interesante actividad a La Vida Bohème, además de hablar sobre sus pensamientos sobre el proceso de grabación, su creación, cómo los ha tratado la cuarentena y otros detalles.

El Último Round no será su único single

Henry comenta que esta canción fue grabada entre febrero y abril de este año, y la mezcla y el master estuvo listo a mediados de abril.

“El proceso fue muy lindo, y esta vez contamos con Héctor Tosta en la guitarra y Daniel Briceño, quien ya había estado con la banda desde los últimos tres años cuando promocionamos La Lucha”, cuenta el vocalista.

También menciona que no recuerda exactamente cuándo la canción estuvo completamente lista, ya que la banda tomó una dinámica de verse todos los días en el estudio El Submarino, hacer maquetas, improvisar y más.

“Esta dinámica que mantuvimos, hacía que puliéramos las canciones de lo nuevo que se viene”.

Con respecto a su promoción, todo tuvo que ser reestructurado a raíz de la pandemia, inclusive el video musical tuvo que ser grabado de una manera completamente distinta.

“Todo el mundo está en el peo de “Nadie puede grabar con tantas personas”, entonces todo se volvió solitario y fue lo que más costó cambiar a nivel de estrategia”, expresa D’Arthenay. Sin embargo, lograron ejecutar un grandioso video de la mano del ex Rawayana: Rodrigo Michelangeli.

Muchos tal vez se pregunten si Último Round será solo un single y si habrá que esperar demasiado por nuevo material: pues la respuesta es no. “Este es un nuevo periodo para nosotros, nunca habíamos tenido tanto material grabado, casi que dos años de música nueva que saldrá”, comenta asombrado Henry.

También acota que lo que viene no lo llamaría álbum, pero Último Round es la introducción de una nueva etapa y eso es algo que los mantiene emocionados a nivel de trabajo.

“Yo que ustedes, me mantengo suscrito a todos los canales de la banda porque habrá música todos los meses”.

México y los sueños de la banda

Cuando se le pregunta a Henry sobre la banda destacando en la escena musical mexicana, él contesta: “No creo que nos haya costado destacar, pero creo que sí nos ha costado que sea rentable”.

“No hemos visto que la banda sea un recurso popular; nosotros solo aportamos ideas y estamos muy agradecidos con México por darnos un lugar, y los fans que tenemos es gente muy linda y mantienen un fuego con nosotros”.

También comparte que han recibido ese “fuego” de otros lugares del continente por hermanos venezolanos, y que gracias a ese apoyo han podido sacar muchas cosas adelante.

“Tenemos 10 años sacando discos y gracias al apoyo es posible, además que siempre hemos apostado por nuestras ideas más que por “vamos a sacar esto porque nos va a generar una rentabilidad equis”.

La banda también ha cumplido diversos sueños, desde tocar en grandes escenarios como también trabajar con un artista increíble, como lo es Gerry Weil.

“Tuvimos la oportunidad de trabajar con el maestro Gerry Weil para Kosmic Flow; pudimos hacer algo ahí y es algo que nos tiene muy orgullosos. Por fin cumplimos un sueño de adolescente que nos hace muy felices”.

D’Arthenay también mencionó que le gustaría hacer una colaboración con varios músicos extranjeros, como con el saxofonista canadiense Colin Stetson; el francés Rone, quién combina música clásica con electrónica; y con el japonés Ryūichi Sakamoto.

“Creo que me gustaría trabajar con alguien así, que nos ayude a traer algo a la mesa que nosotros no podamos”, relata el cantante.

La cuarentena tampoco ha pasado factura y D’Arthenay revela con gracia que donde se encuentra actualmente no es en su casa.

“Gracias a mis hermanos del alma, Carmen Ruiz, una súper artista de México y Chango Menas, súper artista de Puerto Rico, he tenido un hogar en Ciudad de México”.

También dijo que esta cuarentena ha sido un tiempo interesante ya que ha compartido con ellos como artistas y seres humanos.

“Debe haber en el mundo muchas personas como yo, ‘sin locación’. Espero todos lleguemos a nuestro lugar de destino”.

View this post on Instagram

✌🏽🧛🏾‍♂️💓 #quarentime

A post shared by Henry D'Arthenay (@henrydarthenay) on

Diferencias entre 10 años de actividad

La Vida Bohème empezó su carrera musical profesional al ser ganadores del Festival Nuevas Bandas 2008; dos años después, al lanzar su primer álbum Nuestra en 2010.

Después de más de una década de hacer música y de compartir esa vibra en diversas partes del mundo, Henry comenta que sí existe una diferencia de aquella época a la actual.

“La banda en este momento se siente bien y completamente distinta a la de Nuestra”.

Él continúa: “Te vas dando cuenta que la gloria que el mundo te vende, no es la que te va a hacer feliz eventualmente; pero son cosas que vale la pena vivir, intentarlo, hacerlo, y además te definen como ser humano, ya que uno no vive en escudos, la vida es mucho más grande”.

Con respecto a La Vida Bohème de hoy, él cuenta que viven de y por amor a la música, de su camaradería y que esas son las cosas que la hacen ir al estudio, trabajar, verse, escuchar música y por las cuales deciden unirse todos en ese barco.

“En el 2010, la banda pensaba que todo era definitivo y no estábamos conscientes que la vida es bastante larga, y una vez que tienes tiempo y ves todo como es, es cuando uno le da un significado, tomar los caminos elegidos y hacerlos interesantes; no caer en la rutina”.

“Yo creo que es muy bonito cuando pasas por primera vez por un lugar, pero cuando pasas una segunda vez, es momento de hacer algo totalmente distinto porque el que cambia es uno y es algo humanizante”, finaliza.

Venezuela como aprendizaje

En diciembre del año pasado, La Vida Bohème tuvo la oportunidad de presentarse en el Cúsica Fest y Henry cuenta con emoción la energía que sintió en ese momento en conjunto con la banda y los presentes.

“El Cúsica Fest fue una bendición; no solo pudimos ver a nuestras familias, compartir, sino que también nos dio la oportunidad de tener esa energía que todavía resuena muy fuerte en nuestros corazones y que también creo resuenan en los corazones de los espectadores de ese día, y esa energía se transmutó”.

El cantante revela que toda esa energía fue la que dio apertura a la fase de preparación en enero de este año y que se pudo dividir entre Ciudad de México y Nueva York.

Comenta que todas las cosas que vivieron y aprendieron estando en Venezuela es la información que se encuentra grabada en este momento.

Cuando se le preguntó sobre cómo se sentían cuando una banda venezolana los menciona como influencia  y también cómo se sentían cuando una banda los fusila, Henry contesta:

“Me siento muy agradecido que hayan bandas que nos mencionen como influencia, y también amo cuando nos fusilan bien boleta porque nosotros también lo hicimos con quienes fueron nuestros ídolos de cuando éramos más jóvenes”.

Continúa, “De Todosantos yo me agarré muchas cosas, de The Strokes también. Por ejemplo, en Nuestra hay varias canciones donde los fusilamos”.

“Pero ese proceso de encontrarte, descubrirte, saber quién eres, tiene también mucho que ver con imitación y repetición. Es como los niños, ellos entienden las cosas solo por observar y luego repetir, y después ya con el tiempo de uso, uno refuerza la técnica y la misma persona le pone su personalidad.

La música es un gigante y todos en verdad somos humildes enanos en sus hombros, teniendo el gran privilegio de ver más allá de lo que el sol y las estrellas dan”, culmina.

¿Qué recomiendas a los músicos que siguen en Venezuela y quieren crecer como ustedes?

“A los músicos que siguen en Venezuela y quieren seguir creciendo:

Lo primero es que: tú eres la oficina, tú eres el estudio, tú eres la sala de composición. Dentro de sus almas están todos esos espacios. Y los lugares que estén en sus vidas, sea su casa, sea alquilado, sea en Venezuela o incluso fuera del país, sean traductores de esa energía que ya está dentro, esa necesidad expresiva.

La meta del artista es sobrevivir y ayudarnos al resto a sobrevivir emocionalmente.

Presérvense. Preserven su espíritu, su ánimo, coman, duerman, no dejen que su arte los ahogue. El arte es una tabla en el mar, no la ola que te tumba. A pesar que se sienta turbulento arriba, en verdad está calmo el océano abajo.

Ese es el mejor consejo que les puedo dar. Persigan las cosas y escojan el camino que quieren y háganlo sin dudas.

Al final nadie sabe la fórmula, nadie tiene la respuesta correcta, pero algo que hace la diferencia completamente es la seguridad de tomar un camino y sencillamente recorrerlo con todo lo que eso implica”.

Recomendaciones:

Libro: Último Round de Julio Cortázar

Serie: Kidding, creado por Dave Holstein

Película: Hereditary de Ari Aster

Álbum: Standards de Tortoise

Playlist de cuarentena:

Spring – Angel Olsen

Cannon – Lil Wayne

Memphis Blues Again – Daniele Luppi & Parquet Courts

Death Is Not Enough – Pretenders

Ché (Maracas Mix) – Spacemen 3

Sonali – Iggy Pop

Blackjack – Tortoise

NYC – Interpol

Skip Divided – Thom Yorke

Northern Sky – Nick Drake

Fotos de La Vida Bohème en el Cúsica Fest por Maria Fernanda Burbano.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: