El próximo 21 y 22 de octubre, la sala Ríos Reyna del teatro Teresa Carreño verá un espectáculo sin precedentes. El cantante y compositor de salsa Joseph Amado estará realizando una de sus famosas interpretaciones en homenaje a Héctor Lavoe, pero esta vez que un toque único e inigualable: Lavoe Sinfónico.

joseph-amado-lavoe-sinfonico-cusica-plus

Amado estará acompañado de la maravillosa orquesta sinfónica Teresa Carreño, la coral juvenil nacional Simón Bolívar, con los arreglos del maestro Jairo Gómez, el elenco Danza Contemporánea, la agrupación Afrocódigo, Alfredo Naranjo como invitado, un elenco de bailarines de ballet, y todo dirigido por el maestro Christian Vásquez, con la producción ejecutiva de Erick “El Pollo” Simonato (productor del Miss Venezuela). La parte tecnológica está llevada por Jorge Redondo, y la gerente general de la producción es la esposa de Amado, Erika Llorente, de la mano de la Fundación Teresa Carreño, y con el apoyo de Fundamusical.

A pesar de que tiene 10 años realizando este homenaje a Héctor Lavoe, Joseph Amado es en realidad un ícono de la salsa. Mientras que muchos han intentado hacer algo similar, han sido visto como detractores, Amado ha sido aceptado, hasta el punto donde la familia del mismo Lavoe lo ha recibido en el barrio donde nació. En Puerto Rico es bastante respetado por el hecho de no haber hecho del personaje una caricatura, y, aunque le costó, logró dejar de ser visto como un imitador para que lo conocieran por su nombre.

En una entrevista con Joseph Amado, nos habla sobre las preparaciones de este show único en su especie, las sorpresas que esperan a los asistentes, y toda la magnitud del trabajo detrás.

1. Llevas un tiempo presentando tu homenaje a Hector Lavoe. ¿De dónde surgió esa necesidad desde un principio?

 

Desde un principio, es un compromiso muy grande. Lo que pasa es que tenemos un timbre muy parecido, y hubo muchas personas, incluyendo al puertorriqueño Andy Montañez, que me incentivaron y me decían que probara con eso. Yo insistía en que no me gustaban esos clichés de dobles o imitadores, para mí es muy difícil porque yo soy cantante, y uno quiere brillar por luz propia. De hecho me encuentro grabando mi disco, pero estamos parados porque la producción de este evento es muy exigente, y es difícil ser productor y cantante a la misma vez. Este concierto sinfónico en homenaje a Héctor Lavoe es como un niño chiquito para mí, porque llevo desde el año 99 soñando con esto, y ahora tengo la oportunidad de realizarlo en la sala más importante de nuestro país, que es la Ríos Reyna del Teresa Carreño, acompañado de un elenco, productores, directores y técnicos muy profesionales.

La propuesta mía no es la orquesta, el director y el cantante, ni un concierto. Mi propuesta es un espectáculo. Pero ¿por qué tan grande? Porque es primera vez en la historia de la música que se hace un homenaje sinfónico a Héctor Lavoe, y si vamos a escribir la historia, vamos a escribirla como Dios manda. Y el hecho de que se haga primero aquí, y no en ningún otro lado, con un elenco 100% venezolano, es también parte de esa historia.

2. ¿Cómo nació la idea de probar con este formato sinfónico?

 

Yo soy muy fanático de Juan Gabriel, y mi mamá también. Yo le regalé a ella el DVD del concierto de Bellas Artes que él hizo en sus 25 años de carrera artística, en el 92 o 93. Fue un concierto muy controversial, porque en aquel momento lo que era música popular no podía entrar al Bellas Artes, era sólo para música clásica. Juan Gabriel prácticamente luchó contra el mundo para poder presentar su espectáculo ahí, y se le dio. A nivel de producción a mí me pareció brutal, y me dije a mí mismo que algún día haría un concierto como ese.

Hemos estado trabajando duro en esta producción, e invitamos a la gente que nos acompañe, pues será un concierto muy bonito y muy sentido. Esto es para mí una manera de darle gracias a Héctor Lavoe por todo lo que nos dio, de regalarle este concierto a él, que nunca antas se ha hecho. Donde quiera que esté, sé que estará muy satisfecho con el trabajo que se está haciendo.

3. Con tanta gente involucrada en el proyecto, ¿cómo ha sido el proceso de preparación y ensayos? ¿Cómo se ha dado la dinámica entre todos los participantes?

 

Nada más en la Orquesta Sinfónica hay 150 miembros. En la lista que nos mandaron enumeran a 86 coralistas. De danza contemporánea son 30 miembros. Yo estoy llevando a 20 bailarines, más los 20 músicos de mi orquesta. En la agrupación Afrocódigo hay 8 miembros. Alfredo Naranjo lleva 3 invitados. En un punto, van a haber 300 personas en el escenario. La parte más terrible es alimentarlos (risas).

En el primer ensayo con la coral, pude aguantar solamente como 20 minutos, pero por qué yo soy muy llorón, y no pude contenerme al escucharlos. Cuando arrancó la orquesta, en realidad fue peor. Garantizar mi estabilidad emocional en la sala va a ser muy difícil. Todos realmente se complementan, y es una cosa muy bonita.

4. ¿Qué  podemos esperarnos para las presentaciones? Aparte de todo el variado elenco, ¿de qué otros elementos podremos disfrutar?

 

A pesar de que la fecha está tan cerca, estamos buscando la manera de que Héctor Lavoe cante con nosotros esa noche. Estamos acudiendo a la parte tecnológica en ese sentido, y esperamos que se pueda, y que en alguna canción en especial él cante con nosotros.

Con esta producción, rompimos los esquemas y estructura del teatro. Mandamos a quitar un par de columnas a los lados, porque me fijé que no permitían que se viera la totalidad del escenario desde ciertos asientos, para que desde donde sea que uno se siente, pueda apreciarlo todo, eso está garantizado. Si somos tantos en tarima, nuestro interés para todos aquellos que su entrada, que en verdad es más barata que una caja de cigarros, es que logren verlo.

El espectáculo se va a grabar, y se va a editar un vídeo muy especial, con más de 10 cámaras trabajando. Estamos cuidando todos los detalles, para que quien no pueda llegar, igual tenga la oportunidad de verlo.

5. ¿Qué expectativas tienes del show?

 

Espero satisfacer a la gente. Ser salsero es complicado, pero cuando tú haces un homenaje a un ícono de la salsa, como lo era Héctor Lavoe, se torna más complicado aún. De todas maneras pienso que van a salir satisfechos. El premio es el aplauso para todos los que están en esta producción, y el premio es que todo el público salga con una sonrisa. No sólo estamos haciendo historia, estamos haciendo un aporte al género. Puede que no esté en su mejor momento, y no es que yo sea un salsero “rajao”, pero este será un evento histórico, y sólo quiero que la gente salga satisfecha y que se hagan buenos comentarios en el futuro sobre los venezolanos y su aporte.

A %d blogueros les gusta esto: